Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualAño 2014Diciembre 2014Noviembre 2014Octubre 2014Setiembre 2014Agosto 2014Julio 2014Junio 2014Mayo 2014Abril 2014Marzo 2014Enero/Febrero 2014CarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 
Principal » Boletín Mensual » Año 2014 » Julio 2014


Pregón Criollo
Nº 36- Julio 2014

 


Noticias, artículos e información de las actividades del Folklore
Publicación de: Academia del Folklore de la República Argentina
Editor: Carlos Molinero
Compaginación y transmisión: Darío Pizarro



Contenido
a) Todo el Pregón: Si pulsa aquí verá en despliegue todo el “Pregón Criollo”, con los “copetes” de los artículos (el modo usual, anterior).

b) Comenzando por su sección preferida (pulsando abajo en cada título descriptivo de la misma), las informaciones de este número

c) Para ver solo una sección, pero de todos los pregones puede ubicarla solo con pulsar en donde se encuentra la foto de la sección que le interesa, más abajo


El "Pregón Criollo" ofrece en Julio de 2014, las siguientes secciones:



1)    Novedades
  Congresos, redes sociales y presentación.
2)    Noticias de los amigos/regionales

          Cursos, Actividades, Actuaciones

3)    El Himno Nacional

          De Carlos Molinero. (2da Nota)

4)    Discos

          A Piazzola- A Ramírez, por Facundo Ramírez

5)    Pintura Criolla

          Eleodoro Marenco

6)    Artesanías

          Tejidos

7)    Obras Integrales

          La Conquista del desierto. (3ra parte)

8)    Estudios Folklóricos

          Marta Blache y Ana María Dupey. (2da parte)

9)    Comidas Criollas

          Bifes y Torta para el mate

10)    Medicina Popular

          Área mapuche

11)    Regionalismos

          De la Rioja y con “U”

12)    Literatura Folklórica

          En la Didáctica del Folklore, de Ismael Moya: mitos tradiciones y leyendas

13)    Partidas

          Ildo Patriarca

14)    Reflexiones

          Meditaciones sobre el Folklore, por Rafael Rumich. (5ta Nota)




       
       
LITERATURA FOLKLÓRICA
       
PARTIDAS REFLEXIONES    
 
 














1) Novedades

    Tres Novedades llenan el escenario institucional de la Academia:


Primero, este mes, apenas concluido el Congreso, en el Senado de la Nación se “presenta en sociedad” la Academia Nacional del Folklore, con el orgullo y la responsabilidad consecuente. Informaremos más detalles por separado.

Segundo, los invitamos a visitar en Facebook la página de la Academia Nacional del Folklore.

Hacer click en el siguiente link...

"Academia Nacional del Folklore en Facebook  "


Tercero, el III Congreso Nacional del Folklore, de nuestra institución. El primero en Buenos Aires , luego de Cinco Años, y el primero como Academia Nacional. Su programa general es el siguiente, aunque seguramente, habrá ajustes de último momento. Los esperamos en el Centro Cultural Recoleta, de la Ciudad de Buenos Aires.







TERCER CONGRESO NACIONAL
DE FOLKLORE


Centro Cultural Recoleta
Junín 1930
Ciudad Autónoma de Buenos Aires


20 de agosto - 23 de agosto
2014
“Folklore y futuro”





TERCER CONGRESO NACIONAL
DE FOLKLORE


Auspician

•    Ministerio de Cultura de la Nación
•    Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música – SADAIC
•    Sociedad Argentina de Escritores - SADE
•    Asociación Argentina de Intérpretes – AADI
•    Confederación Gaucha Argentina
•    Programa IBERMUSICAS      SEGIB – Secretaría General Iberoamericana.
•    Sindicato Argentino de Locutores-SAL
•    Sindicato Argentino de Músicos - SADEM
•    Radio Nacional “La Folklórica”
•    Transportes FlechaBus





III Congreso  Nacional del Folklore
  
Miércoles 20 de Agosto



09:00         Recepción y acreditaciones.

10:00        Presentación y bienvenida a los participantes

        Saludos enviados
Claudio Patrico Massetti,
Director General del Centro Cultural Recoleta

Mariano Ovejero,
Ministro de Cultura y Deportes de Salta

Marián Farías Gómez,     
Presidenta del Tercer Congreso Nacional de Folklore.

10:30 a 12:00    Panel 1: “Folklore Aplicado

Panelistas:
Carlos Dellepiane Cálcena
Ana Maria Dupey
Mabel Ladaga
Elena Rojo
Marta S.C. Ruiz


Presenta y modera: María Azucena Colatarci



12:00 a 12:15    INTERMEDIO



12:15 a 13:00    “El habla regional de los argentinos
Conferencia del Dr. Salvio Martín Menéndez,
Director del Instituto de Lingüística de la Facultad
de Filosofía y Letras de la UBA.



13:00 a 15:00            INTERMEDIO



15:00 a 16:30    Panel 2: “Contenidos del Folklore como cultura Vigente

Panelistas:
Raúl Nicolás Aranda
Maria Cristina Bianchetti
Fernando Justo
Maria Inés Palleiro

Presenta y modera: Claudia Alicia Forgione
       
16:30 a 18:00          Panel 3: “Reflexiones Conceptuales sobre Folklore, Hoy”                   

Panelistas
Maria Azucena Colatarci
Claudia Alicia Forgione
Rafael Rumich
Facundo Arteaga

Presenta y Modera: Marta S. C. Ruiz
 

18:00 a 18:15            INTERMEDIO



18:15 a 20:00      Diálogo                           

    “Tradición y Renovación

Vitillo Abalos y Juan Carlos Saravia
   
Presenta y Modera: Carlos Molinero




Fin de la Jornada




Jueves 21 de Agosto



09:30 a 11:15    Panel 4 “Las Danzas Folklóricas

Panelistas:                                    
Omar Fiordelmondo,
Director del Ballet Folklórico Nacional
Margarita Fernández,
Sub Directora del Ballet Folklórico Nacional
Héctor Aricó,
Lito Luna,
Director del Ballet Folklórico de Salta
Hugo Morales,
Director del Ballet Folklórico de Tunuyán, Mendoza.
Rubén Suárez,
Director del Ballet del IUNA.

Presenta y Modera: Juan Cruz Guillén


11.15 a 11:30                 INTERMEDIO


11:30 a 12:00     “Las Misiones Jesuíticas en América – Pueblos Vivos”
Video producido y presentado por Sergio Raczko,
realizador del Estudio de Video Roque González de Santa Cruz,
Colegio del Salvador, Buenos Aires.
                       

12:00 a 13:45    Panel 5:    “Las Fiestas populares de la Canción y Danzas Folklóricas”           

Panelistas:
Gabriel Romero
Fabiola Orquera
Naldo Labrín
Ricardo Vernazza
Luis Arturo Luna
Presenta y Modera: Pedro Patzer




13:30 a 15:00            INTERMEDIO



15:00 a 16:30     Panel 6: “La Canción folklórica”

Panelistas.
Mónica Abraham
Martín Alemán
José Luis Castiñeira de Dios   
Coqui Ortiz 

Presenta y Modera: Fernando Pedernera



16.30 a 16:45            INTERMEDIO



16:45 a 17:30         “El ombú, un árbol emblemático de nuestra región”
Conferencia del Dr. Raúl Iturria, República Oriental del Uruguay.



17:30 a 17:45            INTERMEDIO



17:45 a 19:00     Panel 7: “La cocina criolla”   

Panelistas:
Adelina Villanueva
Gloriana Tejada
Carlos Paredes
Rubén Oporto
Jorge Díaz           

Presenta y Modera:


19:00             Actuación de :
Omar Moreno Palacios
Gerardo Macchi Falú
Trío “Dos Uno”
               



Fin de la Jornada



Viernes 22 de Agosto

Día Mundial del Folklore



09:30 a 11:00    Panel 8:“Las artesanías folklóricas”


Panelistas:
Roxana Amarilla
Franco Calderón
Pablo Bonaparte
Javier Pallarols

Presenta y Modera: Mabel Ladaga


11:00 a 11:15            INTERMEDIO


11:15 a 13:30    Panel 9: “Enseñanza del Folklore”                                    
Panelistas:
María Inés Pilatti Vergara,
Senadora Nacional, firmante como Diputada Nacional
del Proyecto de Ley de Enseñanza del Folklore en las Escuelas.
Yamila Cafrune,
Directora de Folklore, Artesania y Comunidades Originarias del
Instituto de Cultura de la Provincia de Buenos Aires
Felicitas Mamaní,
Vicerectora del Polivante de Arte de la Provincia de Salta
Víctor Giusto,
Decano del Area Transdepartamental de Folklore del IUNA.
Presenta y Modera: Mirta Molinero



13:30 a 15:00             INTERMEDIO



15:00 a 16:30    Panel 10: “La Difusión del Folklore”

Panelistas:
Marcelo Simón
Sergio Gelman
Santiago Giordano
Rolando Goldman
Juan Pedro Zubieta       
Bernardo Sukerman

Presenta y Modera: Roberto Lindon Colombo


16:30 a 16:45            INTERMEDIO



16:45 a 18:15    Panel 11: “La poesía folklórica”

Panelistas:
Teuco Castilla
Carlos Di Fulvio
Ricardo Kaliman
Héctor David Gatica
Edgar Morisoli

Presenta y Modera:  Roberto Espinosa


18:15 a 18:30            INTERMEDIO



18:30              Cierre del Congreso

Antonio Rodríguez Villar,
Presidente de la Academia Nacional del Folklore.
Claudio Patricio Massetti,
Director del Centro Cutural Recoleta
Marián Farías Gómez,
Presidenta del Tercer Congreso Nacional de Folklore.
   
19:15                 Actuación de:
Juan José Falú y Jorge Labanca
Mónica Abraham
Facundo Picone
Rolando Goldman

       

FIN DEL CONGRESO



Domingo 24 de agosto

Paseo por el Delta del Tigre
(Opcional)


9:00          Salida para Tigre en ómnibus desde un lugar a determinar


10:00         Salida en lancha desde la Estación Fluvial de Tigre hacia el
Museo Casa de  Domingo Faustino Sarmiento en el Río Sarmiento.

10:30 a 11:30    Visita guiada al Museo Casa de Domingo Faustino Sarmiento


11:30            Regreso en lancha a la Estaciòn Fluvial de Tigre


12:00            Regreso en ómnibus a Buenos Aires desde la Estaciòn Fluvial de Tigre









2. Noticias de los Amigos / Regionales



    Discos
    
    





    Rosario


    
    Salta ( Trichaco)



    

    Misiones
    



    Actuaciones


    Lorena Astudillo - anuncia

    Solo para compartirles algo del movimiento de este "un mar de flores" que parece viaja lindo y lejos..... fechas próximas incluyendo invitaciones de otros amados y admirados artistas, concierto con Cancioneras y actividades varias..., espero encontrarlos en alguna de estas vueltas...abrazos

    24 de julio concierto en festival Pampichuela provincia de Jujuy
    26 de julio 16 hs aprox “feria de mataderos itinerante ” en el planetario por gobierno de la ciudad.
    8 de agosto 20 hs invitada a la celebración por los 30 años del programa “raíces” de Blanca Rebori en la casa de Entre rios
    9 de agosto invitada del grupo "De tal palo" en el Viejo mercado
    15 de agosto invitada a la presentación del disco "Estamos como queremos" de Willy gonzalez en café vinilo.
    16 de agosto presentación de “un mar de flores” en La oreja negra con artistas invitados
    23 de agosto presentación de “un mar de flores” en el Aserradero rosario (santa fe)con artistas invitados
    6 de septiembre presentación de “un mar de flores” en Café vinilo con artistas invitados
    10 de septiembre entrega de los premios Gardel en el Gran REx
    20 de septiembre invitación a la presentación del nuevo disco de Rolando Goldman en el Viejo mercado
    27 de septiembre presentación de "Un mar de flores" en festival de Maipu (provincia de buenos aires)
    4 de octubre presentación de “un mar de flores” en la peña La salamanca (La Plata)
    24 de octubre "Cancioneras"…. En el centro cultural Haroldo COnti.
    Ultimas semanas de noviembre talleres y presentación de "Un mar de flores" en San juan (provincia de San Juan)
    Ultimo fin de semana de noviembre presentación en el festival Americanto en Mendoza

    




    
    PETECO CARABAJAL

    "Hace 40 años"

    Viernes 20 de Septiembre, 21hs.
    TEATRO COLISEO
     Marcelo T. de Alvear 1125, C.A.B.A.
    Entradas a la venta por sistema Ticketek 5237 7200 www.ticketek.com.ar y en el Teatro.

    "Hace 40 años que Peteco vive de la música. Hace más de 40 que en su vida se respira música.
    Un muchacho callado que era una promesa.
    Y ese muchacho cumplió. Porque nos regaló canciones que se convirtieron en folklore.
    Decir Carabajal es nombrar a La Banda, Santiago del Estero; decir Peteco es nombrar la Chacarera.
    Hace 40 años que sin proponérselo le dio un giro a la música de su provincia. Y su estilo ya es el estilo de los que lo siguieron.
    Y aunque hayan pasado esos 40 años, siempre tiene una sorpresa más: esta vez en EL TEATRO COLISEO." Isabel Noriega
    


    *.*
    
    




    
    Viene "La Luisa" a Buenos Aires... imperdible!

    

    Luisa Calcumil

    ¡Que despierten los durmientes, viva el teatro independiente!
    "Por un teatro que cambie el viento"
    "Es bueno mirarse en la propia sombra"
    18 y 19 de julio - en Bs.As.
    Agrelo 3045 - te.49316157-49460948




    •    De la red obtenemos



    CANTO CON SABOR A LA COCINA CRIOLLA
    Fotos  Tomadas en Museo De La Vid Y El Vino
    

    El día de hoy disfrutamos de un excelente espectáculo a cargo de la artista Adelina Villanueva, representante genuina del movimiento folclórico argentino. Nos deleitó con su música y acercó a los participantes de la actividad, conocimientos de nuestras comidas ancestrales y de la tradicional cocina criolla. Los visitantes tuvieron la oportunidad de aprender entre otras cosas, como es la preparación de la masa y cómo hacer el típico repulgue de las empanadas salteñas.
    ¡Muchas gracias Adelina!

    
    







    Tucumán (Simoca)
    

    






    
    



    Cursos


    El taller de Música Andina del C.Cult. Rojas abre las inscripciones para el 2do Cuatrimestre del 2014               

    
    Oleo de Hugo Guantay


    MARTES DE 19 a 21:30hs

    Esta convocatoria estuvo destinada a quienes deseen aprender a ejecutar: QUENAS, SICUS, CHARANGO, GUITARRA o BOMBO ANDINO.

    DESTINATARIOS:
    Jóvenes y adultos con o sin experiancia previa

    Informes e Inscripción: a partir del 24 de julio
    Cominezo de clases: 12 de agosto

    Corrientes 2038 - Tel: 4954-5521/5523
    Correo: cursosrojas@rec.uba.ar
    www.rojas.uba.ar




    Catamarca

    Se dictarán talleres de danzas en Agosto

    julio 10, 2014 en -, Catamarca, Santa Maria, Sociedad
   
Unos de los iconos de nuestra danza nativa visita los valles Calchaquíes dándonos la posibilidad de enriquecernos con sus talleres, junto a su compañera, Sandra Farias. La danza, la coreografía, el zapateo, el bombo, la percusión y la música, expresiones profundas del pueblo, son partes esenciales en la práctica de estos talleres.
    Los talleres de danzas tienen el objetivo y la misión de ser un aporte en la capacitación de los bailarines y publico en general, y dar elementos puntuales para satisfacer y enriquecer sus expectativas, sus necesidades y aumentar sus conocimientos.
    Los temas que se imparten en la práctica son los siguientes:

    • Activación de las energías circundantes y las energías internas del cuerpo. • Activación de las emociones, despertar de la percepción y la intuición a través del movimiento. • Audio perspectiva. • Danzas nativas y folklóricas desde su esencia, lo tradicional y su trascendencia en el presente. • Danza de proyección y danza de fusión. • Zapateo, bombo y sonido de la voz. • Danza libre e improvisación. • Composición. • Vivenciar la experiencia personal y colectiva, superar las trabas, las limitaciones y tener acceso a la libertad y a la creatividad.

    SABADO 2 Y DOMINGO 3 DE AGOSTO


    TALLER DE BOMBO de 15 a 16 hs TALLER DE DANZA de 16:30 a 18:30 hs Costos: Taller de bombo $150 – Taller de danza $250 (los 2 encuentros) Inscripciones lunes a viernes de 15 a 18 hs en Mitre 592, Santa María (Se requiere seña para la inscripción) SE OTORGAN CERTIFICADOS ORGANIZA: ESPACIO CULTURAL “LA MINGA” Informes: 381 6460997 – 381 6460954

    CURRICULUM VITTAE Juan Saavedra, bailarín, nació en Santiago del Estero el 26 de Septiembre de 1943. La danza en él, es natural, deviene de una familia de músicos y bailarines. Comienza su carrera profesional a la edad de 20 años junto a su hermano y guía Carlos Orlando Saavedra. Luego integra el Ballet de Santiago Ayala, el Chúcaro, y Norma Viola. Trabaja bajo la dirección del maestro Ariel Ramírez, Víctor Ayos, Ballet y del Bailarín y Coreógrafo, Néstor Pérez Fernández Año 1967- su primera gira al extranjero: Estados Unidos, Portugal, Italia, Polonia, la ex Unión Soviética, Hungría y Alemania, junto a grandes artistas, entre ellos, Mercedes Sosa. Año 1971- realiza su segunda gira al exterior: Francia, Paris, que le llevara 17 años de estadía, actuando en el Teatro Olimpia, Lido de Paris, Teatro Casino de Paris, Paladium de Londres, Inglaterra y en casi todos los países de Europa. Grupo de bailarines argentinos “Los Indianos”. Su carrera atraviesa distintos universos, circuitos artísticos y culturales, teatros, festivales, televisión, cine: cortos y largo metrajes, espacios alternativos, espacios al aire libre y trabajo callejero. Viaja a Nueva York, EE UU, Medio Oriente, Israel, Canadá en el Festival de Verano, Circo de Soleil, 1984-1985 (inicio del circo Soleil). Regresa a Europa y continúa sus giras. Año 1988- Regresa definitivamente a Argentina, Buenos Aires- Santiago del Estero, donde se radica para comenzar su trabajo de investigación de nuestras raíces. Junto a Jacinto Piedra y Peteco Carabajal, forma el Grupo “Los Santiagueños”, actuando en todo el país durante varios años. Luego crea el Grupo de Músicos y Bailarines “RAZA”, participando en Teatros, Peñas, Festivales y giras internacionales, entre ellos Cosquin 1997, Atahualpa por Jairo en el mismo año, en el Teatro Avenida de Capital Federal. También en ese mismo año en Guadalajara (México), Feria Internacional del Libro, Año 2001- Japón (Tokio), con la Compañía Tango For Ever y 2002, en California, San Francisco (EE UU) Año 2002- Con la compañía Tango For Ever en California, San Francisco, EE UU Año 2006-Teatro Coliseo, espectáculo Ckayna Cunan, junto a Peteco Carabajal Año 2007-Teatro Opera, junto a Los Carabajal, (festejo 40 años de este grupo)

    Sus últimas presentaciones son: Cosquin 2010 con el espectáculo “Salamanca Ya”, Cerro Colorado, homenaje a los 100 años del natalicio de Atahualpa Yupanqui, junto a Jairo y Juan Falu. Invitado, junto a Sandra Farias, al espectáculo Amapola del 66, por el grupo de Rock, Divididos: Gramilla (Stgo. Del Estero) Tilcara (Jujuy), Súper Domo Orfeo (Córdoba) y Luna Park (Capital Federal)
    Juan Saavedra, junto a su trabajo de intérprete, coreógrafo y director, viene realizando un trabajo paralelo, dictando talleres de formación integral con un sistema de trabajo alternativo en lo pedagógico y didáctico, aportando con toda su experiencia, la capacidad y estimulo a todos los participantes
    Fuente: http://www.vallecalchaqui.com



    Tucumán

    

    Mercado Cultural Tucumán
    A las 18:00 se abre el Mercado Cultural Tucumán. Agendá las actividades de hoy.
    De 18:00 a 22:00 hs.
    Espacio Cultural "Don Bosco" (Av. Mitre 396)
    ENTRADA LIBRE Y GRATUITA.
    Novedades en www.facebook.com/mercadoculturaltucuman



    Santiago del estero

    
    


   
En julio “Santiago es Pueblo que Baila”, Marcha de los Bombos e Intervención Teatral Urbana
    Desfile cívico-militar y una feria artesanal con grandes números.-
    De acuerdo a lo oficializado por el intendente de la capital, Hugo Infante, el cronograma de festejos que se desarrollará durante en el mes de julio por los 461 años de la fundación de la ciudad, contará con innumerables espectáculos musicales y muestra artística en diversos puntos de la ciudad, donde los vecinos y turistas podrán disfrutar de los encuentros.
    Infante señaló:‘Año a año pensamos siempre en mejorar lo que se hace, pensando siempre en el vecino. Es una gran satisfacción brindarle a la gente todos los espectáculos previstos para celebrar los 461 de la fundación de la ciudad’.
    Hoy, sábado a las 20 será la apertura oficial de la Feria Artesanal en el parque Aguirre, por cuyo escenario pasarán más de noventa artista.
    Por otra parte, el sábado 12, por la mañana en plaza Libertad se desarrollará el espectáculo denominado ‘Santiago es Pueblo que Baila’, con la participación de 500 bailarines que van a intervenir el microcentro.
    También habrá eventos en de Tango en Casa Argañaraz Alcorta. Por la tarde en Plaza Añoranzas los jóvenes podrán disfrutar de nuevo espacio de rock.
    El sábado 19, se desarrollará la Marcha de los Bombos que van a recorrer las calles de Santiago acompañado con la Marcha de las Cuerdas.

    DIA DEL AMIGO

    En el mismo día, el municipio capitalino llevará a cabo el festejo por el Día del Amigo, el encuentro se realizará en Plaza Añoranzas a partir de las 14, con la actuación de Daniel Agostini, Nene Malo, La Rosa , entre otros, con entrada libre y gratuita.

    DOMA Y FOLKLORE

    El domingo 20, en el Club Unión Santiago se llevará a cabo el Festival de Doma y Folclore cuya apertura está prevista para las 9.30. El miércoles 23, a partir de las 22, se llevará a cabo la tradicional Velada de Gala en el teatro 25 de Mayo.

    INTERVENCIÓN TEATRAL Y VIGILIA

    El jueves 24 por la mañana, el intendente de la capital abrirá las puertas del municipio para que más de 600 artistas desplieguen su arte en plaza Libertad y el microcentro mediante la Intervención Teatral Urbana.

    Luego será la Vigilia en plaza Libertad, con la participación de gran cantidad de artistas que van a brindar un espectáculo en diferentes escenarios.-





    Piano a lo grande

    El CIMAP recrea la historia del piano en el folklore
    Los Creadores e Intérpretes de la Música Argentina para Piano, dirigidos por Hilda Herrera, ofrecen en Julio un concierto gratuito en la sala Carlos Guastavino del Centro Nacional de la Música.
    
    Con dirección de la maestra Hilda Herrera, interpretarán sus obras los pianistas del CIMAP: Lisandro Baum, Liliana Campo, Sebastián Gangi, Matías Martino, Nicolas Müller y la propia Herrera.
    •    Compartir:
    •    Share on email
    •    Share on print
    •    Share on twitter
    •    Share on blogger
    •    Share on facebook
  
 En su presentación en el Centro Nacional de la Música (México 564, CABA), el CIMAP recrea la obra de los grandes compositores que, desde el piano, forjaron y revitalizaron la música popular argentina e hicieron que confluyera en el nuevo cancionero: Sergio Villar, Miguel Ángel Trejo, Luis Alberto Peralta Luna, Gustavo "Cuchi" Leguizamón, Polo Giménez, Ariel Ramírez, Eduardo Lagos, Remo Pignoni y Waldo de los Ríos, entre otros.


    Con dirección de la maestra Hilda Herrera, interpretarán sus obras los pianistas del CIMAP: Lisandro Baum, Liliana Campo, Sebastián Gangi, Matías Martino, Nicolas Müller y la propia Herrera.

    Fuente: Argentina.ar.



    Mexico


    Argentinos avecindados en México disfrutan de su folclore Notimex 06.07.2014 - 16:53h La Gran Peña ArgenMex, actividad con la que argentinos radicados en México celebran aquí la Independencia de su país, la cual se conmemora el 9 de julio, dio cuenta desde el primer momento del talento latinoamericano, con las actuaciones de la compañía de danza Malka y del cantante Gabriel Almeida. Luego de que se entonaran los himnos nacionales de México y Argentina, cuatro bellas bailarinas de la agrupación Malka, portando vestidos ajustados, largos y negros, se apoderaron del Teatro al aire libre "Juan Ruiz de Alarcón", donde contonearon sus cuerpos al ritmo de un tango. Para continuar, el cantante Gabriel Almeida, uno de los más destacados compositores y ejecutantes de la música popular rioplatense, quien con guitarra en mano inició su presentación, la cual pareció interrumpida cuando unas fallas en el audio silenciaron su voz, no obstante el cantante mostró profesionalismo al no detenerse y seguir con su actuación a capella. Una vez resueltas las fallas, el joven interpretó una pieza más que le valió fuertes aplausos del poco público reunido. La Gran Peña ArgenMex avanzó con la presentación de la compañía Malka, la cual salió al escenario en parejas mixtas para ejecutar algunas danzas tradicionales; ellas usando vestidos azules y zapatos beiges, y ellos con pantalones cortos, botas y chalecos negros. Respecto a su participación, la directora de Malka, María Julia Rodríguez, expresó su beneplácito por ser parte de esta celebración, que recuerda sus tradiciones argentinas y aquellas del país que la ha acogido como una de las suyas, México. "Para mi es un orgullo representar en todo momento a mi país y ser parte de esta nación, en la que vivo desde hace ocho años. Es una manera de compartir lo que a mi me gusta y me mueve", expresó. Del repertorio que presentó la agrupación que dirige, dijo que éste se dividió en dos partes; una dedicada al emblemático tango y otra a las danzas tradicionales, con lo cual "buscamos dar una muestra representativa de nuestra música, la cual es muy rica y bella". Las presentaciones de la Gran Peña ArgenMex, organizada por Juan Martín Medina, María Julia Rodríguez, Alberto Aragón y Nora Saúl, continúan en el Teatro al aire libre "Juan Ruiz de Alarcón" hasta las 18:00 horas.


    Ver más en: http://www.20minutos.com.mx/noticia/b171579/argentinos-avecindados-en-mexico-disfrutan-de-su-folclore/#xtor=AD-1&xts=513356




    España
    Félix Dardo Palorma, cantor y creador del folklore argentino

   
En los medios españoles se recrea al gran artista cuyano. Veamos si no, esta nota…


    En 1948, Palorma compone estando en Tucumán su primera canción, con letra y música  propia, titulada: “Mañanitas de Amaicha”. Esta obra fue estrenada en el mismo Tucumán, nada más y nada menos que por Marta de los Ríos, madre del famoso pianista y director de orquesta Waldo de los Ríos.   

    Obra Artística de Félix Dardo Palorma
    Por Andrés Hidalgo
    En 1949 crea su obra más conocida y difundida, “Póngale por las hileras” con ritmo de cueca, un clásico de la música popular cuyana, considerada  el himno folklórico de la vendimia. Esta cueca fue estrenada en el “Palacio Salvo” deMontevideo, República Oriental del Uruguay, con un éxito absoluto. Posteriormente sería grabada por  Carlos Montbrun Ocampo y sus Alegres Fiestas Gauchas, y más tarde porAntonio Tormo, que acrecentaron su difusión.
    Cuenta Félix Dardo Palorma que, en esta composición, se inspiro en los recuerdos primeros de su querida La Paz, allá, en la provincia de Mendoza,  donde los carros vendimiadores iban desde la finca de don Vicente Gil a la bodega Storniolo.  En 1951/52, Palorma presenta una de sus canciones para concursar con su música para la banda sonora de una producción cinematográfica norteamericana, “El Camino del Gaucho”, de la “Twentieth Century Fox”. Su música fue la ganadora y además  de la creación de toda la banda sonora de la película, Palorma interpreta y da asesoramiento a los cantantes norteamericanos. Esta fue, su primera proyección internacional.
    Durante su permanencia en Buenos Aires, incursiona también en la música popular bonaerense, creando numerosas composiciones, algunas de ellas, como la milonga “Ni más ni menos”, grabada en esos años por la orquesta de Aníbal Troilo y cantada por Ángel Cárdenas. En 1961 viaja  a Mendoza con la compañía teatral “Estampas Porteñas “deArsenio Mármol. Esta compañía permanecer un tiempo prolongado en esta ciudad debido a una fuerte nevada, que duró varios días. Allí Félix compone otro de sus grandes éxitos,  “El leñerito”, una canción serrana. Ese mismo año  en Buenos Aires forma un dúo de resonancia nacional, con el ex integrante del famoso trío; “Ruíz-Gallo y Pérez Cardozo” a este dúo lo bautizaron: “Ruíz-Palorma".
    En 1963 contrae matrimonio con Italia Duscio, también paceña, de cuya unión nace su único hijo, Dardo Antón Palorma, a quien le dedica la bella “Tonada de la Nacencia”. En 1987 Mendoza recibe la
presencia de su Santidad el Papa Juan Pablo II, y en homenaje a él se realiza un evento con música lugareña, interpretada por una orquesta, canto coral  y coreografía. Allí se interpretó la cueca de Félix Dardo Palorma “Llegando a Cuyo”.   Palorma refiere a esta cueca diciendo que la compuso en homenaje a su amigo Luis Profili, bodeguero y también compositor folklórico que registraba sus canciones  con el seudónimo de “Luis Morales”. Es el autor de la famosa “Zamba de mi esperanza” , éxito de Jorge Cafrune.

    La obra de Félix Dardo Palorma, está repleta de términos, modismos  y costumbres, amplia en vocablos muy  generosa y de  gran riqueza, con un contenido fiel a las costumbres de su tierra, expresiones  del viejo Cuyum, (tierra árida y de areniscas, hogar del Huarpes), que le permiten destacase en el panorama de la música cuyana por su originalidad. Es autor de más de 250 composiciones, entre ellas: Zambas como La Llamadora, Cañera tucumana, Camino a Andalgalá, El agua corre de a pié, La refranera, La bandeña, Zamba del Dios tomador, Zamba de la Noche Alta, La Cumbreña, etc.  Cuecas: Zonda terral, La Corocorteña, Cueca de las Chapecas,  La Vinajera, La refranera, La viña nueva, Viva Chile y la Argentina, etc. Tonadas: Discurren los que me ven, Las Tonadas, Donde te encuentres, Ese Será mi consuelo, Al cimbrar de la vida, etc. Valses: Amatoria, Mendoza toda, Entre fuegos, y muchas canciones más como El hombre es más que el cigarro (milonga), Se que el amor se aprende (estilo), Moroti (guarania), El Junquillerito (canción serrana), Cuartel de los Granaderos, Pal chango y pa’ vos.
    
    Además de su amplísima carrera artística y compositora,  Félix Dardo Palorma fue delegado en SADAIC (Sociedad Argentina de Artistas y Compositores) y presidente de U.A.D.A.V (Unión Argentina de Artistas de Variedades) en la Capital Federal.

    Andrés “Lolo” Hidalgo  (Juan María Gutiérrez - Berazategui - Buenos Aires - Argentina)        andreshidalgo1948@yahoo.com.ar

    










    Ciclo SADAIC
    




    Celebraciones

    




    Malosetti/ Goldman

    Ya SON Mayores de edad: el 18/7/14 cumplen 18 años … juntos!!!
    Felicitaciones


    






    16/7/14 en la inauguración de la muestra “Evita” nuestra Académica Consulta  Maria Azucena  Colatarci y su obra de “intervención fotográfica”
    









    
    
    La Asociación Argentina de Intérpretes celebra su 60º Aniversario
    y el Día del Intérprete Músico

    AADI es una entidad sin fines de lucro que, desde el 24 de julio 1954, es responsable de la administración y distribución de los derechos consagrados en el artículo 56 de la Ley 11.723, denominada “Ley de Propiedad Intelectual”.
    
    Desde entonces, nuclea a todos los artistas intérpretes argentinos para la administración de sus derechos de interpretación.
    Por eso, además de conmemorar sus seis décadas, elige celebrar
    el Día del Intérprete Músico, felicitando a todos aquellos que tienen como misión tocar el alma de los argentinos
    con ese noble trabajo.
    


    Viamonte 1665 | C1055ABE | CABA
    tel (54-11) 4813-9717 | fax (54-11) 4812-3286
    website   |   email





    Artesanías


    

    MATRA - Mercado Nacional de Artesanías Tradicionales de la Argentina
    16 de julio a la(s) 11:11 •

    Algunas de las piezas nacionales seleccionadas para participar de la 4ta Edición del Reconocimiento de Excelencia del World Crafts Council para productos artesanales del Cono Sur, con el patrocinio de UNESCO


    Yacarés del artesano Ramón Benjamín Paz
    Ministerio de Cultura de la Nación




    Pollera en punto yica de la artesana Yolanda Pérez
    Ministerio de Cultura de la Nación
    
    



    Cuchillo Criollo del artesano Jerónimo Coll
    Ministerio de Cultura de la Nación
    









    3) El Himno Nacional

    Carlos Molinero-segunda nota


    ¿Donde se “estrenó”?

    Según la tradición, tuvo su estreno en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson, dama de la sociedad porteña de la época, asidua anfitriona de concurridos eventos sociales y veladas musicales. Pero “otras fuentes”, dicho en otros términos, lo único documentado,  sostiene que el debut de la obra se produjo el 25 de mayo de 1813 en la Plaza de la Victoria, al pie de la Pirámide de Mayo, cantado por los alumnos de la escuelita del maestro Rufino Sánchez. Y que el mismo día, por la noche, se entonó en el Coliseo Provisional. Esta segunda versión se fundamenta básicamente en que, tratándose de un encargo gubernamental de tamaña magnitud, difícilmente su estreno se confinara a un ámbito reducido. Además en los pocos días que pasaron desde que Blas Parera lo compuso ( encargado por la Asamblea, luego de la aprobacion de la letra,el 11 de ese mes, y que ya estaba con derecho a cobrar el 1º de Junio…Conclusión: la performance en casa de Mariquita Sánchez de Thompson tendría que haber sido posterior a su estreno oficial. Aunque no resulta descabellado pensar en un pre-estreno en las condiciones antedichas, habida cuenta de que es muy probable que tanto López y Planes como Blas Parera fueran asiduos concurrentes de las reuniones organizadas en casa de la dama en cuestión.

    Dice Carlos Vega:


    “Por sobre divagaciones o anticipos que haya ofrecido en alguna tertulia o en el piano de tal familia, lo natural es que el músico se haya llevado el texto a su casa, y que allí solo, concentrado, se haya aplicado a la densa y honda tarea; y es muy probable que, ya terminado el himno lo haya tocado y enseñado aquí y allá, con satisfacción de autor aplaudido, antes de la aprobación oficial. Tal quieren algunas tradiciones y no es imposible.”

    En resumen, no hay constancia del “estreno” que las tradiciones ubican en lo de Marquita Sanchez. Y no hubo mucho tiempo hasta el 25 de Mayo,cuando sí se cantó, dos veces, y no en privado…lo demás, es tradición…

    Lucha por sentidos


    Y esta popularidad y sentido, en lucha, sigue. Y si ha variado, también esta variando y su uso trasciende, vitalmente la rigidez de lo formalmente decidió:

    Su ritmo en tonalidades mas “tradicionales” (con instrumentos folklóricos) o en idiomas no castellano (quechua o guarani por caso) y en estilo rock (Charly Garcia), multiplicando efectos políticos (los dedos en V de la JP en “o juremos con gloria morir” en los setenta, y a veces ahora, o tarareando su introducción musical ( en partidos de fútbol, donde por brevedad solo se pasa esta parte).
    Ver https://www.facebook.com/photo.php?v=728101813897857&set=vb.100000941365051&type=2&theater

    Citamos entre otras fuentes para quienes deseen profundizar el sentido e importancia  de la version http://www.redalyc.org/pdf/996/99612494004.pdf :
    Sin olvidar el papel de los himnos nacionales en las relaciones entre los Estados, por ejemplo con ocasión de eventos deportivos, vector privilegiado, como se sabe, de las pasiones nacionales o nacionalistas, en Argentina como en muchas otras partes.
    Así fue como en 1990, durante el Mundial de Fútbol de Italia, el himno argentino fue objeto de una verdadera polémica internacional: chiflado por una parte del público italiano durante la semifinal ganada frente al equipo local, y luego de nuevo chiflado antes de la final perdida contra Alemania, la reacción de cólera e impotencia de Diego Maradona frente al “ultraje al símbolo patrio” se convirtió en la Argentina en el símbolo mismo de la derrota.
    Ese fue el momento escogido por el rockero Charly García para presentar su versión personal del himno nacional argentino, última canción de un álbum titulado Filosofía barata y zapatos de goma. Algunas semanas después del Mundial, Charly García cantará el himno al cerrar la serie de conciertos que acompañó el lanzamiento del disco, luciendo en esta ocasión una camiseta de futbolista con los colores de la bandera nacional y, en la espalda, el número diez de Maradona. La voluntad de reparar el ultraje recibido durante el Mundial era clara.
    Y en cuanto a la “profanación de simbología patria” llego a tribunales, en un proceso cuyo resumen es:
    Charly García había resumido su posición diciendo: “Si es la canción nacional, es de todos, mía también, así que supuestamente puedo hacer con ella lo que quiero”. Sobre este punto, sin embargo, los acontecimientos le mostrarán que estaba equivocado. La casi totalidad de los defensores del Himno de Charly insisten en que se trata de una versión “respetuosa” del símbolo nacional, sin jamás poner en cuestión ese principio del respeto. La única excepción en este punto es la de un diputado trotskista, Luis Zamora, que, no sin paradoja, va a expresar un argumento de corte netamente liberal: “Repudiamos cualquier formar de censura. Un artista tiene el derecho a expresar sus sentimientos con la más amplia libertad”. Ello se diferencia de los argumentos a favor del sobreseimiento del juez Blondi, que no se basan en la libertad de expresión de la que debería gozar toda artista para hacer del himno lo que quiera, sino más bien en la convicción de que lo que ha hecho efectivamente Charly García es compatible con la exaltación del “sentimiento nacional” de los jóvenes, ajustándose ello muy bien, al fin de cuentas, con los objetivos de la Asamblea Constituyente de 1813, por lo menos en su componente militar. De esta manera, un gesto artístico con un potencial iconoclasta innegable puede ser llamado en refuerzo de un discurso patriótico, aquel que busca la renovación del lazo emocional subjetivo de los ciudadanos con la Nación, a la luz de las recientes mutaciones históricas, culturales y generacionales.
    Una canción patria, no cualquiera, formalmente representante de la Nación, y símbolo al que se le deben honores, ha sido, es, fluctuante, des-rigidizada, usada por los argentinos urbana y ruralmente, para expresar-se sus propias variante de concepción de la patria.
    Cada una de las anteriores (la futbolera, la rockera, la militante guerrera, la indigenista, la tradicional, erc). Lo extraño reciente es que ciertos medios han querido mostrar un “intento” de tergiversación militante reciente, al “cambiar” la letra del himno. Duro poco. La ignorancia hoy no requiere mas que entra a wikipedia, y desasnar. La letra del himno que aprendíamos los mas ancianitos, es completa, y se resumió por razones de facilidad de memoria (análogo a la ejecución de la introducción en el futbo, coreada o tarareada), pero no cambiando su historia ni su legalidad. El intentar dar sentido político, no es un error simple. De hecho lo antes señalado sobre las “variantes” del himno hoy usuales, pero cuando éramos chicosparecian gravísimas y seguramente merecedoras de prisión o castigo serio, por “ofensa a los simbolos nacionales (comparable a escupir la bandera)

    Juremos Con Gloria
    Ya en los 70 (ahora luego del regreso de la democracia con ciertas reiteraciones), se ejecutaba con los “dedos en V” para convertirlo ( reconvertirlo?) en marcha guerrera, en este caso para política interna,  funcionalmente a uno de los partidos, también le fue dado “no oficialmente” un sentido al “o juremos con gloria morir.

    Múltiples voces
    La aparición en escena de la multiculturalidad, llevo a la aparición de versiones en idiomas indígenas, u “originarios” (término no agradable a todos, lo sabemos) que afirman a la vez identidad sectorial y grupal, “apropiándose” de él.
    Valor que no hubieran imaginado en el Centenario, aunque si en la época de la revolución de Mayo.
    Y esto se da en escuelas o en la “marcha de los Bombos”

    Por caso quechua
    http://www.youtube.com/watch?v=lu0CjtxnQxA
    http://www.youtube.com/watch?v=ICnsbxT_MM8
    http://www.youtube.com/watch?v=63kBAzP8AN8
    en guaraní y con ritmo litoraleño:
    http://www.youtube.com/watch?v=VDSF4vqLaMo
    http://www.youtube.com/watch?v=JnaXf2QzLwg
    en toba
    http://www.youtube.com/watch?v=XPp3ZR4Yjhg
    en mapuche
    http://www.youtube.com/watch?v=CNw2oQwgE7A


    No nos parece casualidad que en la última versión del mismo, cantada

    Tarareando
    Para concluir: cuando en los partidos de futbol (hoy múltiplemente escuchados por más de mil millones de habitantes en todo el globo), se “ejecuta” el HIMNO, solo se lo hace con una pequeña parte. Seguramente por tiempo “organizativo”, en un acto simbólico de unir la Nacion con un equipo de futbol profesional. En el caso argentino se ejecuta solo  la introducción. Como ésta NO tiene versos, la hinchada (representación del “pueblo” en cuanto indefinida e indefinible, que siente suya esa música popular y a la vez anónima colectivamente compartida, y funcionalmente …) la tararea. Un ¡Oh, oooh, Oh! dura como “soporte” del simbólico acto preparatorio para la “guerra” a la que simbólicamente se sustituye con el deporte del balompié.
    Hasta tal punto la “costumbre” se va difundiendo que se ha plateado ponerle letra, con esta falsa “Introducción” que aparentemente fue de difusión hace varias décadas
    http://www.youtube.com/watch?annotation_id=annotation_3615058433&feature=iv&src_vid=u88Ud9-x0H0&v=KLlXecipPdE
    con esta “letra”

   Gracias a Dios, suena ya la hora de la libertad
    Cesó la angustia y el dolor ya pasó, ya pasó.
    Elevemos las voces al cielo y que nuestras almas tengan consuelo.
    Vamos muchachos en masa a la plaza a cantar
    los clarines nos invitan al son militar de su alegre canción
    las trompetas le responden
    mirá cómo vienen mujeres y niños
    y trotan caballos y suenan tambores
    y todo el mundo acude a la plaza
    y no hay uno solo que quiera faltar

    Nota del Editor: La sensación es de que muchachos, en masa, y a la plaza… resuena a la década del 45 al 55.- pero el libro de donde sacaron estas estrofas es de 1927, propuesta por Antonio Dellepiane, historiador, libro cuya foto acompañamos. Y justamente en el momento, ya comentado, de modificación de letra y música, tratada en el libro de Carlos Vega. Y también tratado en
www.musicaclasicaargentina.com/mondolo/himnoNaclUCA.pdf
    Ahora  se interpreta hasta escolarmente.
http://www.youtube.com/watch?v=u88Ud9-x0H0
    Con esta “explicación” que supone además un proyecto para oficializarla.
https://www.youtube.com/watch?v=BcgO3BHa_ok

    Para nosotros esta anécdota, del oeste de la Republica, no es importante sino la motivación de participación  que la multitud adquiere con una música (más allá del sentido de la letra). Que fue espontánea, y que le da un sentido de hoy, siempre pasional, menos “político” o “institucional” o solemne, pero más de impulsividad y entusiasmo.

    Completamos este informe, entonces, con la letra original. Que hoy ya no se enseña completa, aunque en las décadas de los 50 y 60 si. Con ella se enmarca la muestra de lo que fue y lo ya no es. En una evolucion secular que reflejamos desde la larga descripción de combates, la simplificación a principios libertarios…hasta el silencio deportivamente tarareado.


    HIMNO NACIONAL ARGENTINO
     (original de 1813)( de estas centralizamos las estrofas que desde 1900  se cantan en actos públicos oficiales)


    ¡Oíd, mortales!, el grito sagrado:
    ¡libertad!, ¡libertad!, ¡libertad!
    Oíd el ruido de rotas cadenas
    ved en trono a la noble igualdad.

    Se levanta a la faz de la Tierra
    una nueva y gloriosa Nación
    coronada su sien de laureles
    y a sus plantas rendido un león.
    De los nuevos campeones los rostros
    Marte mismo parece animar
    la grandeza se anida en sus pechos
    a su marcha todo hacen temblar.
    Se conmueven del Inca las tumbas
    y en sus huesos revive el ardor
    lo que ve renovando a sus hijos
    de la Patria el antiguo esplendor.

    Pero sierras y muros se sienten
    retumbar con horrible fragor
    todo el país se conturba por gritos
    de venganza, de guerra y furor.
    En los fieros tiranos la envidia
    escupió su pestífera hiel.
    Su estandarte sangriento levantan
    provocando a la lid más cruel.

    ¿No los veis sobre Méjico y Quito
    arrojarse con saña tenaz,
    y cuál lloran bañados en sangre
    Potosí, Cochabamba y La Paz?
    ¿No los veis sobre el triste Caracas
    luto y llanto y muerte esparcir?
    ¿No los veis devorando cual fieras
    todo pueblo que logran rendir?

    A vosotros se atreve, argentinos
    el orgullo del vil invasor.
    Vuestros campos ya pisa contando
    tantas glorias hollar vencedor.
    Mas los bravos que unidos juraron
    su feliz libertad sostener,
    a estos tigres sedientos de sangre
    fuertes pechos sabrán oponer.

    El valiente argentino a las armas
    corre ardiendo con brío y valor,
    el clarín de la guerra, cual trueno,
    en los campos del Sud resonó.
    Buenos Aires se pone a la frente
    de los pueblos de la ínclita Unión,
    y con brazos robustos desgarran
    al ibérico altivo león.

    San José, San Lorenzo, Suipacha.
    Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
    la colonia y las mismas murallas
    del tirano en la Banda Oriental,
    son letreros eternos que dicen:
    aquí el brazo argentino triunfó,
    aquí el fiero opresor de la Patria
    su cerviz orgullosa dobló.

    La victoria al guerrero argentino
    con sus alas brillantes cubrió,
    y azorado a su vista el tirano
    con infamia a la fuga se dio;
    sus banderas, sus armas se rinden
    por trofeos a la Libertad,
    y sobre alas de gloria alza el Pueblo
    trono digno a su gran Majestad.

    Desde un polo hasta el otro resuena
    de la fama el sonoro clarín,
    y de América el nombre enseñando
    les repite: ¡Mortales, oíd!


    Ya su trono dignísimo abrieron
    las Provincias Unidas del Sud!
    Y los libres del mundo responden:
    ¡Al gran Pueblo Argentino, salud!

    Sean eternos los laureles
    que supimos conseguir:
    coronados de gloria vivamos,
    o juremos con gloria morir.
    (Se canta después de cada estrofa)

    Letra: Vicente López y Planes
    Música: Blas Parera

    
    ACOTACIONES:
    Vicente López y Planes (1785-1856), poeta de la literatura de Mayo. Se graduó en Derecho en la Universidad de Chuquisaca.
    Blas Parera, español, maestro de piano y violín. En 1860, Juan Esnaola realizó algunos cambios a la música del Himno basándose en manuscritos de su autor. Los arreglos fueron aceptados como versión definitiva en 1944.
    No hay acuerdo sobre cuándo fue ejecutado por primera vez en público; algunas tradiciones cuentan que fue en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson y otras fuentes sostienen que el debut de la obra se produjo el 25 de mayo de 1813 en la Plaza de la Victoria.
    El 30 de marzo de 1900, el Poder Ejecutivo decreta que se canten sólo la primera y última cuarteta más el coro.












    4) Discos


    Facundo Ramírez | “A Piazzolla. A Ramírez”
    Escrito por Epsa Music
   
    18 mayo, 2014
    Sección:
    Tango


    El reconocido pianista Facundo Ramírez presenta un álbum en el cual rinde un homenaje a dos de los más representativos compositores de la música argentina en sus géneros tradicionales, el tango y el folklore.
    De Astor Piazzolla rescata la suite Las Cuatros Estaciones Porteñas, en la que es acompañado por una orquesta de cuerdas dirigida por Gabriel Senanes,  en la que intervienen grandes instrumentistas del género tanguero (Fernando Suárez Paz, Pablo Agri, Jorge Pérez Tedesco). Es el primer registro discográfico que se hace de estas obras con el arreglo para piano y cuerdas que realizara Jorge Bragato.
    De su padre, Ariel Ramírez, acerca sus 15 Estudios para Piano, basados en ritmos y formas de la tradición musical argentina.
    Dice Robertio Espinoza.
    Facundo Ramírez: Un piano que bucea en dos mundos diferentes
     Miércoles 11 de Junio 2014
     Comentar 0
    Compartir 39 1 .
    

    Roberto Espinosa en LA GACETA

    Mundos que se abren. Se hermanan. En uno, viven soles, hojas que afiebran la melancolía, soledad apretada al pavimento, pasión derramada en la noche. Luces. Frenesí. Algarabía. Las estaciones del alma. En el otro, un gato brinca, una cueca danza, una vidala duele, un malambo se alborota, una chacarera se trunca, una zamba sueña. Baila la madre tierra. Facundo Ramírez, pianista, compositor, actor, recrea los pentagramas de Astor Piazzolla y de Ariel, su padre. En “Las cuatro estaciones porteñas”, un arreglo para piano y cuerdas de José Bragato, con dirección por Gabriel Senanes, Ramírez luce su versatilidad como intérprete. La orquesta está integrada por destacados músicos (Fernando Suárez Paz; Pablo Agri, Carlos Nozzi, entre otros). En la segunda parte del CD, interpreta con maestría 13 de los “15 estudios para piano (sobre ritmos de la tradición musical argentina)”, una obra poco conocida de Ariel Ramírez, que tomó quizás la idea de Chopin, en lo que a concepto y brevedad de las piezas se refiere. Un trabajo que revela el conocimiento del notable músico santafesino de nuestra música criolla. Este abrazo de piano une mundos diferentes. La ciudad y el campo cantan en los dedos de Ramírez. De tal Ariel tal Facundo.
Para disfrutar con un bienbec amigo.













    5)  Pintura Criolla


    ELEODORO MARENCO (1914-1996)


    Eleodoro ErgastoMarenco nació en la ciudad de Buenos Aires, el 13 de Julio de 1914. Investigó, dibujó, pintó y esculpió la tradición y la historia argentina por más de sesenta años. Su inclinación artística nació en las vivencias rurales de su niñez, imágenes guardadas en su memoria, que aparecieron con nitidez creciente en sus dibujos y en sus pinturas.

    Durante los años de bachillerato, circunstancialmente el Sr. Alejo González Garaño vio sus dibujos y “Amigos del Arte” organizó, en 1933, su primera muestra, a la que seguirían veintiocho más, la última de las cuales tuvo lugar en el Salón de las Artes de la Casa de Gobierno, en 1995.
    

    Con la fuerza arrolladora de su amor por lo gauchesco, Marenco persiguió sin descanso la perfección de los trazos. Un minucioso trabajo de investigación histórica precedió sus obras a lápiz, carbonilla, pluma, témpera, acuarelas y óleos. Con el coraje del autodidacta comprometido con su tierra y el afán por retratar con fidelidad las huellas del pasado, el perfil de cada época y de cada personaje, consiguió que sus trabajos se transformaran en verdaderos documentos siendo, aun hoy, máximo referente e indiscutida fuente de consulta para todos aquéllos que buscan la rigurosidad histórica.

    “… Recurrí a cuanta fuente de información tuve acceso –escribió– oral o escrita, alentado por mi admiración y pasión por el pasado, que tanto me atraía. Cuanto más se indaga y se conoce, mucho más queda por conocer… y una vida no alcanza…”

    El caballo y el hombre de a caballo fueron dos de sus temas primordiales, en las múltiples facetas del gaucho, el indio, el soldado. El caballo criollo, el flete, el parejero, el reservado; la doma, la yerra, los arreos, los pelajes y las pilchas gauchas que inmortalizó Marenco, rescatan y valoran la utilidad, la estampa, la destreza y la identidad criollas.
    

    Ilustró más de treinta obras, las más encumbradas de la literatura gauchesca, entre las que podemos destacar: “Martín Fierro”, de José Hernández; “La Cautiva” y “El Matadero”, de Esteban Echeverría; “Fausto”, de Estanislao del Campo; “Una Excursión a los Indios Ranqueles”, de Lucio V. Mansilla y “Equitación Gaucha”, de Justo P. Sáenz (h).
    

    También retrato a los soldados y sus uniformes en completos trabajos como, por ejemplo, su famosa carpeta “Evolución histórica de los uniformes militares argentinos”, de 1952. Asimismo, su profunda versación en la temática argentina lo convirtió en asesor obligado en obras teatrales y cinematográficas.
    ( de http://www.lagazeta.com.ar/marenco.htm)












    6) Artesanías


    Un repaso de lo que la red expresa sobre las artesanías de nuestro país merece alguna reflexión. En ella se dice sobre

    Los  Tejidos


    El viajero, paisano o extranjero, luego de transponer grandes distancias y en algunos casos un monótono paisaje, tales como las yermas estepas patagónicas, la puna jujeña, los valles salteños, las sierras catamarqueñas y/o el interminable monte santiagueño...tal vez cansado de tal monotonía, del mismo color o desbordado por su inteligencia emocional ante semejante pintura que Dios se a ocupa´o de regalarnos, cubiertos del polvo de esos caminos que finalmente nos conducen a los territorios de trabajo del tejedor...

    Allí, a “orillas” o en el “atrio” del rancho...al aire libre con su telar criollo, bajo la sombra del algarrobo, o bien, con el telar mapuche apoyado sobre los muros de la choza se está tejiendo una manta de brillantes colores en vivo contraste con la naturaleza que lo rodea...si parece ser un jardín pleno de flores que la aridez de la zona no permite crecer...

    La tejeduría es, sin lugar a dudas, la artesanía de mayor vigencia en el país. Ya desde épocas prehispánicas era ampliamente conocida. Curiosamente aparece en yacimientos arqueológicos muy anteriores a aquellos donde se ha recuperado la cerámica más antigua.

    Las primeras fibras hiladas y tejidas a mano fueron encontradas en la cueva de Huachichocana localizada en Humahuaca. De acuerdo a las investigaciones realizadas, datan de 6.720 a 7.670 a. C. En tanto, los primeros tejidos de los que se tiene memoria aparecieron allá por el año 2.130 a.C., en el mismo Departamento de Humahuaca en Jujuy y en un paraje que los lugareños llaman Inca Cueva. Estos ejemplos fueron realizados con un solo hilo, el cual es enlazado sobre sí mismo con la ayuda de una sola aguja, de este modo se consiguen formar mallas enlazadas, con o sin nudo. Así, nuestros antecesores produjeron gorros, bolsas y redes tal como se explica en el catálogo de exposición “1.000 Años de Tejido en la Argentina”.

    Existen, para la misma época, otros restos de interés histórico, localizados en Calingasta – San Juan (Gruta de Los Morrillos) y en San Rafael - Provincia de Mendoza (Gruta del Indio), los cuales presentan hilos de origen vegetal, lana y cabellos humanos trenzados. Estos dos últimos elementos se verifican en los restos aparecidos en la Gruta de Los Morrillos.

    Pero...es en Salta y Jujuy donde se presentan piezas de gran relevancia y cantidad.
    La Cultura Candelaria (0 al 600 d.C.) perteneciente al Período Medio ostenta una basta producción. En el período tardío(hasta la penetración Incaica – Siglo XV) el desarrollo textil en ambas provincias resulta de sumo interés para los antropólogos e investigadores. Ante la mención de estas disciplinas, resulta necesario citar que para los objetivos del Blog, he decidido conservar las denominaciones Período Temprano, Medio y Tardío por consideralos más comprensivos para este menester, aunque Antropólogos y Arqueólogos desde lo académico se refieren al Período Formativo(Inferior, Medio y Superior) y Período de Desarrollos Regionales definiendo las etapas como una continuidad evolutiva. De todos modos las fechas son a título de aproximación y orientativas.


    El panorama que se puede observar en la actualidad es el resultado de la convergencia de la corriente cultural europea con la indígena. Hay zonas de gran mestizaje, como en mi provincia. Allí en la Puna es normal observar que mientras la mujer produce fajas con un telar de cintura, su pareja hace mantas en el telar de pedales de origen español o en el criollo de características parecidas. En otras áreas en cambio, el predominio de la cultura indígena es tal, que hasta los criollos tejen con los instrumentos heredados de los aborígenes del lugar, como se aprecia en la Patagonia y/o en el Chaco.


    Los tejidos se hacen con pelo de vicuña, guanaco y llama (la de alpaca, es más utilizada en el Perú y Bolivia). La oveja, introducida por los europeos, hoy domina todos los tejidos. Una de las razones, es la dificultad que presenta la obtención de lana blanca proveniente de los camélidos, ya que con el blanco se logra un mejor tinte. Con relación a la introducción del algodón, si bien es conocido desde mucho antes de la colonización, se lo halla como urdiembre en tejidos de larga data a lo largo de la región andina superior (Perú y Bolivia) e incluso su combinación con hilos de lana de camélidos y luego tras la colonización con la de origen ovino. Es la corriente colonizadora y los Jesuitas quienes incorporaron en nuestro país, su cultivo intensivo y su aplicación textil. En tanto, el impulso de hilo de origen ovino, cabe como anécdota interesante, la incorporación en suelo americano y por ende el argentino, de un ganado ovino de pobre calidad (raza Churra-la más ordinaria en Europa) ya que la raza Merino estaba vedada su exportación y prohibida por estas tierras. Es a Bernardino Rivadavia a quien se le debe la definitiva incorporación de calidad a través del fomento de razas de lana refinada a partir de 1.824.


    Resulta interesante diferenciar las acciones entre las distintas comunidades en cuanto al abordaje del tejido. Los Mapuches por ejemplo lo consideraban una tarea estrictamente del sexo femenino. En tanto por mis tierras, en la región N.O., la actividad es familiar.

    Obtenida la lana, el primer secreto es el hilado. En general en el norte, las mujeres y también los hombres en sus ratos de esparcimiento o caminatas cuentan entre sus manos un “huso de hilar” (una vara alargada de unos 25 cm. con una torta pesada en su parte inferior de materiales varios) y casi como un juego transitan el día obteniendo la preciada materia prima: El hilo. Este es trenzado con otro para conferirle resistencia a través de un "huso" mayor. Existe al respecto una leyenda anónima: “La Virgen Niña Hilandera” del siglo XVII recopilada por Sonia Montecino: Dicen que un día, una chiquilla lavaba mote (maíz pelado cocido) en el río, llegó un viejo y se la robó; se la llevó pa´ sus tierras y dicen que le dijo: “Me voy pa´ la Argentina, cuando vuelva yo me tienes que tener toda esta lana hilada”... dicen que dijo...Se fue el hombre y la niña quedó llorando...llorando junto al fogón y en eso el ChoñoweKuzé (el fuego vieja), le habló y dicen que le dijo: “No tienes porque afligirte tanto, yo voy a llamar a LalénKuzé" (araña vieja)y le dijo a la chiquilla: “Tienes que hacerlo como yo, mírame y aprenderás a hilar”...Así pasaron los días y cuando volvió el raptor, las lanas estaban hiladas. LalénKuzé por las noches fue a ayudar a la niña y juntas terminaron el trabajo... De allí, es que en algunas comunidades se coloque a las niñas recién nacidas unas vueltas de tela de araña en sus muñecas con la intención de la transmisión del secreto... Tras la colonización se incorporó la rueca de origen europeo, en general a pedal conocidos como tornos de hilar alternativo. Al final sugiero la lectura de algunos libros sobre el tema que ampliarán largamente los secretos del tejido en general. Completan el menester, una serie de actividades previas al teñido, tales como el lavado, el desengrasado, la incorporación de mordiente y finalmente el teñido con los colorantes obtenidos de especies vegetales, minerales y/o animales.


    No es de extrañar la influencia de la tejeduría peninsular, atento a que en todos los pueblos fundados durante la Colonia, se obligaba a los indios a hilar, tejer, confeccionar prendas y a recoger dos elementos con los cuales se obtenía el color para teñir los hilos: La “grana”(un insecto parásito de los cactos) y el “añil” o “índigo”, una hierba con la cual se producía la tintura más importante de procedencia vegetal entre otros tantos.

    De hecho que en las distintas áreas de nuestro país, los colorantes más importantes eran de origen vegetal. Ricardo Nardi repasa que “en la Exposición Nacional de Agricultura de Córdoba de 1918, se presentó una colección de muestras con 150 tonos y matices diferentes obtenidos de la flora catamarqueña...”.


    Lamentablemente por estos tiempos se recurre con bastante frecuencia a las anilinas industriales, si bien los organismos como el CFI, el INTI, etc., trabajan en la recuperación de las técnicas originarias, a través de una continua capacitación. Como dato sabroso al respecto, cuento que la Colonización no trajo ningún avance sobre este tema. De este lado del Atlántico se había llegado a una madurés comparable con las civilizaciones pasadas más importantes como la de los Romanos y Griegos. Los colores obtenidos por las civilizaciones americanas resultaron dignas de admiración hasta para la mas afiatada familia de tintoreros europeos, profesión por esos pagos de gran admiración y respeto.


    Reanudando la reseña sobre técnicas de teñido en la zona andina, la mas difundida es el “amarrado” o “lista atada” y/o “labor atada”, según las voces regionales y conocido en la jerga técnica internacional como “ikat”: Consiste en realizar las guardas “atando” o cubriendo, de acuerdo a un plan previsto, las zonas que no deben ser teñidas con determinado color, generalmente el que oficiará de fondo. De este modo, estos hilos, previo al tejido se atan fuertemente para impedir que la “tinta” los tiña. Al tejerlos se obtienen decoraciones de trazos mas o menos escalonados, tan característicos de los ponchos “Pampa”, o de los “matrones con labor atada” de La Pampa, o de la “sobrecama atada” de la Rioja y Catamarca.

    Continuando con la síntesis presentada en “1.000 Años de Tejido en la Argentina”, iniciaremos la descripción de las herramientas. Según el citado documento, hay seis tipos de telares. Todos poseen lizos movidos a mano. Se trata de un dispositivo para separar en capas los hilos de la “urdiembre”, permitiendo así el paso de la trama que va avanzando perpendicularmente. Los hay del tipo vertical (vertical propiamente dicho y oblicuo) siendo el mas conocido en el sur como Huitral y los del tipo horizontal: De suelo, de cuatro estacas clavados al suelo, telarcillo de cintura, telar de tablillas y el más simpático: el telar del "dedo gordo" (la "urdiembre" va desde la cintura al dedo gordo) con el que se hacen cintos y fajas. Además hay que agregar dos telares de origen europeo: el de pedales que nuestros tejedores adoptan con un acento acriollado y conocido como tal: hoy en día es visto desde el Cuyo a la Puna Jujeña. Para describirlo, nada mejor que recordar las láminas que en nuestras escuelas mostraban a la Sra. Madre de Sarmiento abocada a este menester, en un telar de este tipo. Otro es el pequeño telar “peinecito” o “flequero”, para tejer ribetes. Los criollos aportan además el telarcito para tejer alfombras de felpa.


    Con estos aparatos se tejen algunas prendas de la vestimenta. La Puna es el único lugar del país donde todavía se pueden observar familias enteras vestidas con ropas hechas en los telares caseros. En el resto de las regiones, sólo hacen bufandas, fajas y ponchos. En cambio son numerosas las prendas de abrigo para la cama. Catamarca y La Rioja, por ejemplo, se destacan por sus magníficas colchas y sobrecamas bordadas con flores de raigambre hispánica. Los ponchos tejidos en Catamarca son tal vez, de lo mejor que hay en el país. El de Salta lleva los colores que hacen a la “Imagen Corporativa” de la provincia. De interesante acabado son también los ponchos Pampa y los mas preciados por su finura: el poncho de vicuña que se teje sobremanera en Belén Catamarca.. De todos modos prácticamente en todo el país se han tejido y aún hoy se tejen ponchos con sus características propias de cada región.

    Para hacer más mullidas la “manta” se hacen “peleros”, “coronillas”, “ jerguillas”, etc., diferentes nombres regionales para las piezas más o menos similares en cuanto a su función. La mayoría están hechas en bastidores muy sencillos. En el área de influencia mapuche, en la Patagonia, en La Pampa, y sur de Mendoza se hacen “matras”, pequeñas mantas de lana que se llevan dobladas como parte del apero de montar y que sirven de abrigo cuando el jinete duerme a la intemperie. Son conocidas como “ matras de labor” cuando están decoradas con los dibujos geométricos tan característicos de los mapuches. En Mendoza también se destaca el tejido del Ristro, variante del Matrón. El pelero, de uso entre la pelambre del caballo y la montura es muy popular en Cuyo, el N.O., La Pampa y sobremanera en Santiago del Estero.


    Mis comprovincianos tienen pasión por el color y hacen frazadas, pullos, ponchos, peleros, chuspas, fajas y alforjas de variados y vivos colores. También, en las provincias del N.O., sobremanera en Jujuy, Salta y Catamarca se destacan las prendas tejidas en dos, tres y/o cinco agujas, técnicas que casi todas las mujeres dominan. Así, pulóveres, chalecos, bufandas, medias, gorros y guantes son producidos en general con lana de llama por su suavidad y abrigo. Con los telares producen frazadas, ruanas, barracanes y mantas de gran terminación.


    Las técnicas sobre el telar son innumerables y según su adopción se diferencian de las otras: faz de urdiembre, faz de trama, tejido balanceado, tejido llano, tejido a peinecillo, de urdiembre suplementaria, de doble faz y falso doble faz, de cuatro bordes, de urdiembre complementaria, en fin; hay libros que profundizan sobre este tema (Textiles Argentinos de Taranto y Jorge Marí, El tejido Americano de María Delia Millán de Palavecino entre otros).


    Las técnicas de encaje a la aguja tienen sus representantes mas conocidos en las “ randas” tucumanas y en el “ñandutí” del litoral. La randa consiste en una malla con nudos realizada con agujas de coser y luego bordado con una gran variedad de puntos; se elabora en un bastidor. El ñandutí es un bordado realizado sobre hilos radiales tensados y sobre reticulados cuadrangulares y triangulares”, con flores, frutos, aves, etc. Se hace con un bastidor o algún dispositivo para fijar los hilos de base. Deriva de los “soles” españoles de los siglos XVI y XVII llegados a través de Tenerife.

    En Córdoba la artesanía del tejido a telar ha ido desapareciendo en la medida que la población artesana ha ido creciendo en años (en general mujeres). Ya no hay jovencitas que se interesen en el oficio sin embargo las actuales demandas de la población urbana son motivo para que los tejidos, realizados en telar vuelvan a tener vigencia. “A fines del siglo XVIII, Córdoba exportaba anualmente, ejemplo de su florecimiento comercial, de 30 a 40.000 piezas de tejidos...


    En Formosa y Chaco se utilizan diferentes tipos de fibras vegetales. El “chaguar” o “caraguatá” es el más utilizado entre las comunidades Toba y Matacos en el marco de estas provincias. “Al contemplar el interior de una choza chaqueña – dice Delia Millán de Palavecino-, lo primero que llama la atención son las bolsas de caraguatá o cháguar pendientes del techo o de un horcón, conteniendo frutas silvestres o enseres domésticos”. Con las fibras de las hojas de esta planta hacen un hilo resistente que tejen con una sola aguja gruesa de madera.. Confeccionan bolsas o “illicas” y/o “yicas”, con la técnica de la malla. Combinan hilos de color pardo natural, con otros teñidos con una gran variedad de cortezas, semillas y resinas, obteniendo así, distintos tonos de marrón, gris, azul, rojo, negro, amarillo, etc. En tanto los motivos consisten en representaciones geométricas extremadamente simbólicas de la fauna y la flora local. Según la autora ya citada, las bandas continuas representan el lomo del quirquincho o la semilla del algarrobo; las bandas discontinuas, por lo contrario simbolizan el cuero de la víbora yarará; los rombos: el fruto o higo de tuna o la pata del zorro, o incluso las manchas del tigre, o una pipa entera; los pentágonos en cambio, significan la cara del tigre o de la iguana, y a veces también la pezuña de la corzuela (un tipo de venado de la región), entre otros tantos motivos.


    La Provincia de Catamarca ostenta de una fábrica de alfombras con productos de excelente calidad. En Salta y Jujuy se producen tejidos de tapices muy requeridos por el turista. De Belén y Santa María en Catamarca, salen de los talleres un sin número de tejidos para su posterior aplicación en mobiliarios, tapicería, cortinados y tejidos especiales para el mundo del diseño y la decoración.


    En cuanto a los artesanos, son tantos y tan buenos que sería muy difícil nominar a todos. A mí particularmente me emociona la destreza y delicadeza de los tejidos que impulsa Liliana Perdeilhan y su hija Irina de Azul-Buenos Aires. Me entusiasma la tarea de un conjunto de cooperativas y grupos de artesanos como El Grupo Vives de Belén - Catamarca, Tinku Tamayo en Santa María – Catamarca o artesanos independientes como doña Maritza Ortega en Salta, Doña Celestina Leguzamón en Santiago del Estero, los artesanos tejedores de Susques – Jujuy, o los de los Valles Calchaquíes en Salta, los tapices de Ramón A. Burgos, las randas de Doña Tránsito Reyes Mamonte de Tucumán, o las yicas de Doña Marica Viltes de Formosa. No puedo dejar de nombrar al multipremiado Mario Vucetich. Valeria Lajar de Ituzaingó - Buenos Aires. Los tejidos mapuches que celebra Ana del Carmen Rial en San Luis o los productos de Doña María Cristina Brizuela de San Juan. Silvia Beatriz Caballero de Unquillo – Córdoba. Doña Selva O. Díaz de Helguera de Londres – Catamarca. Son interesantes las confecciones tejidas de Liliana D´Arrigo en Puerto San Julián- Santa Cruz o los tejidos en telar de María Ester Condolí afincada en Tierra del Fuego...Las confecciones que tejen Alicia Raya y Jenine Alama en Rosario-Santa Fé. Entre tantos otros...


    Por otra parte y al margen de los organismos nacionales y provinciales, existen fundaciones que desarrollan acciones orientadas a la educación, promoción social y recuperación del patrimonio cultural de poblaciones rurales del interior de nuestro país. Entre otras menciono Adobe (www.asociacionadobe.com) en Santiago del Estero, Hijas de la Luna en Tilcara- Jujuy(www.hijasdelaluna.com/bro001.htm), Fundación Chaco Artesanal (fundaciónchacoartesanal@yahoo.com.ar), Fundart (www.fundart.org.ar) y tantos otros que en silencio y a través de sus acciones generan oportunidades y condiciones de vida para los artesanos, favorecen su arraigo y fortalecen la identidad cultural.

    Nota:
    La información presentada, fue obtenida de un sin número de folletos y libros que investigan sobre el arte del tejido en las distintas regiones de nuestra Argentina. Por otra parte sugiero su lectura para ampliar este mundo de las artesanías que resulta ser uno de los más importantes. Entre otros:

    "Textiles Argentinos" de Enrique Taranto y Jorge Marí - Maizal Ediciones -Buenos Aires - 2.003.-
    "Mil años de Tejido en la Argentina" – Instituto Nacional de Antropología – Buenos Aires - 1.978.-
    "Arte del Tejido en la Argentina" de María Delia Millán de Palavecino - Ediciones Culturales Argentinas - Buenos Aires - 1.981.-
    "Mujeres de la Tierra" de Sonia Montecino - Santiago de Chile - 1.984.-
    "Tejidos incaicos y criollos" de Fausto Burgos y María Elena Catullo - Talleres Gráficos de la Penitenciaría Nacional - Buenos Aires - 1927.-
     Fuente: http://artesaniasargentinas1.blogspot.com.ar/











    7)    Obras Integrales


    por Carlos Molinero


    La Conquista del Desierto

    Análisis- Tercera parte
    Siguiendo nuestro análisis (o acotaciones) al texto, más que interesante, profundo, de Carlos Di Fulvio “La Conquista del desierto”, que comenzamos en el número de Mayo de 2014, y seguimos en Junio,  ya descripto el malón abraca el tema de las cautivas, como de la llegada de los araucanos, hasta el final.
    Retomamos la lectura de la obra:


    Recitado

    Habia una vez una moza nacida en tierra cordobesa,
    que viajando en una carreta por territorio ranquelino
    se vio envuelta en un  remolino  de gritos indios, y de arena

    Fue muy cerca de Las Achiras, villa vecina al Rio Cuarto
    Ella era Panchita Adaro, de ojos negros, de pelo largo
    De largos sueños imposibles

    Nunca imagino que un cacique
    De tremenda estampa araucana
    Que arquea las piernas, cara chata,
    De ojos por donde pasan hilos lujuriosos
    Seria el príncipe azul de su negro destino

    Si bien no pudo ser azul, al menos fue un derivado
    “Paine”, celeste en araucano, heredero de vincha real
    La que Yanquetruz ceñirá un dia  en su frente de guerrero




    Este es un tema clave en el análisis de la obra y de la situación en la época  de la frontera mapuche- blanca. El de la cautiva es un tema de análisis que el romanticismo pintó de una cierta monocorde forma y que permite, sin embargo, lecturas adicionales. Tal vez por eso mismo nos desviamos un poco acercándonos a las versiones históricas disponibles.
    Di Fulvio, claramente, presenta un “momento” de la acción del secuestro: la ruptura de sueños, de romances y de proyectos de vida, de pronto, llevada por Payné, en un juego de términos con el príncipe “azul”,  y con cierta amarga sátira.
    Es esta situación que se abre al dolor, y perfila visiones  históricas con sesgos mas sociológicos. Estudiando la situación en Chile, por caso Rebeca Alegría (ver en Univ de Chile http://web.uchile.cl/publicaciones/cyber/04/textos/ralegria.html ) ha visto que
    
    “La esclavitud tiene un origen muy antiguo. Propia en un principio de los pueblos nómades, se extendió posteriormente a los agricultores y sobre todo a los pueblos conquistadores. La costumbre de matar a los prisioneros de guerra fue reemplazada por la de venderlos o utilizarlos como mano de obra, destinada a servir de instrumento de enriquecimiento, status o placer.
    Desde el punto de vista léxico, los vocablos: esclavo (prisionero de guerra) y cautivo (aprisionado en la guerra) son dos conceptos que definen una misma realidad, aunque desde la perspectiva histórica se le ha otorgado una connotación de mayor fuerza y crueldad al primero: significando, tal vez, que el esclavo es capturado en el lugar de un enfrentamiento y como resultado de su resistencia, por lo que la situación posterior será peor que la del cautivo; éste al ser capturado como producto de un conflicto bélico y sólo por ser enemigo, puede acomodarse mejor dentro de la sociedad rival.
    Los cronistas al referirse a las mujeres blancas, prisioneras al interior de la sociedad mapuche, las denominan cautivas, implicando con ello placer y respeto. Si las afectadas son indígenas, el concepto cambia por el de esclava, como una forma de justificar la situación de dominación, y trabajo forzado que experimentan por resistirse al dominio de su señor natural - el monarca español.(…) Sabemos que las regiones de frontera hispano-indígena en América fueron generalmente espacios de tensión y conflicto, en los cuales la violencia entre indígenas y españoles provocó la captura mutua de prisioneras.(…) El gobernador de Chile, Alonso de Sotomayor, anotaba en 1583 que: "la cantidad de españoles varones avecindados en Chile era de mil cien y que las mujeres no eran más de cincuenta. Así, la guerra no sería impedimento para la unión entre soldados españoles y mujeres araucanas" .


    La ontología de la época establecía que la esclavitud era una consecuencia de la guerra justa o de la lucha contra los que se alzaban frente a Dios o su señor natural. Los vencidos quedaban sujetos a pena de muerte, la cual podía conmutarse por esclavitud. Se unían así la magnanimidad medieval con el espíritu de lucro renacentista. La Real Cédula de 1608 señalaba que serían sujetos de esclavitud: "así hombres como mujeres de las provincias rebeladas del dicho reino de Chile, siendo los hombres mayores de diez años y medio y las mujeres de nueve y medio"(…) El impacto sicológico que implicó para el invasor la captura de sus mujeres (madres, esposas, hermanas, hijas etc.) incorporó un nuevo conflicto que contribuyó a desgastar aun más las relaciones entre el dominador y el dominado.(…) Jerónimo de Quiroga nos narra las maniobras de un cacique que se preciaba de haber capturado: "muchos españoles con sus mujeres, hijos e hijas gente principal y ordinaria, de que se servía como esclavas u como concubinas que sirviesen a sus indias como sus indias las habían servido antes a ellas" .Los mapuches aplicaron el mismo tratamiento recibido por sus hermanos de sangre en cautiverio: desarraigo, tortura y mestizaje racial y cultural.

    También en el origen de este lado de la cordillera la práctica de secuestro entre grupos indígenas (huarpes y puelches por caso). La llegada de los araucanos del otro lado favoreció  mas que redujo la práctica del secuestro. Las mujeres representaban propiedad y eran expresión de poder y status. Sin embargo, aunque la poligamia era una práctica aceptada en los araucanos, sólo caciques y capitanejos se podían permitir el lujo de mantener más de una esposa... Para muchos indios de bajo status, que no poseían medios para comprar una esposa, raptar una cautiva blanca era una forma de conseguirse cónyuge sin pagar el precio de la novia.
    En los no muy abundantes casos que se dio, su reinserción a la sociedad española no estuvo exenta de dificultades y en algunos casos fue absolutamente frustrada, tanto que algunas mujeres lloraban por volver a los indios. Los años de cautiverio obraron en ellas un cambio notorio tanto en lo físico como en lo espiritual, muchas ya habían olvidado el idioma materno y se expresaban en lengua mapuche, otras (la mayoría) volvían con sus hijos mestizos, lo que  aumentó el desprecio y el prejuicio (mal disimulado) de la sociedad española
    Por ello, casos como Francisca de Bengolea, de La Carlota, muestran lo bivalente de la situación: después del ataque a la estancia y muerte de sus padres, fueron llevados los seis hermanos a las tolderías, de donde  fueron regresando de a poco cada uno excepto Francisquita,  que caso con Curripitay, hijo del Cacique, con quien tuvo u hijo y una hija. Su esposo accedió a que Francisca fuera a La carlota a visitar sus hermanos. Los Niños fueron reclamados, por la familia, pero los blancos no apoyaron ese reclamo. El comandante dijo que no eran cautivos sino nacidos en convivencia y la patria potestad correspondía al padre. Y Francisquita decidió por la familia del aduar. Volvió al Mamuel mapú (tierra de los árboles).
    Así en la usual profundidad y centrada sujeción a la realidad histórica,  la descripción de Di Fulvio retrata el momento inicial… la agonia de la historia personal que camvbia, y no puede saber hacia dónde, pero nunca fácil. La angustia de Panchita adaro se traduce en la lentitud crucial de la música. Lo que un gran creador puede hacer
    



    En el rumbo de su viaje,
    por salud hacia la sierra
    El adiós de la partida
    Lo acunaba la carreta

    En la lenta parsimonia
    De los bueyes en la arena
    El color de la alborada
    Resbalaba  por sus trenzas

    En la lanza de un cacique
    Se clavó la madrugada
    Al llegar a Las Achiras
    Su carreta no cantaba

    Y rodó por sus mejillas
    Con sus lágrimas el alba
    La tristeza de los bueyes
    Lentamente la miraban

    Con lujoso sobrepaso
    La llevó Zorro Celeste
    En la cruz de su caballo
    Al aduar , con sus mujeres.

    Adios, …le decía el viento
    Adios, …doncella del campo
    Adios,… florcita silvestre
    Adios,…Francisquita Adaro ….



    Milonga

    Los montes de tierra adentro, de Coli-Mula se ven
    Fogoncito de alpataco nunca dejará de arder.
    A veces pienso mirando su roja llama crecer
    Sera mejor terminarlos?
    Sera mejor al revés?
    Malhaya con los ranqueles!
    ¿Quién los pudiera entender?


    El “problema del indio” fue una cuestión, importante y nacional, que se presentó a lo largo del siglo XIX en varios momentos. Y en esencia era una discusión sobre intereses, concepciones y territorios. El artista se lo plantea casi a nivel individual. Entender la “otro” como se diría hoy es lo que Di Fulvio se y nos pregunta. Estudios diversos sobre la obra de Lucio V Mansilla “Una excursión a los Indios ranqueles” y a la etnografizacion discursivas de los ranqueles, con   756-2609-1-PB.pdf, file:///C:/Documents and Settings/Carlos/My Documents/Downloads/1414-6648-1-PB.pdf
    En pocas palabras la duda de que hacer es la de que no lo entiendo….¿para que decir más?


    LA TIERRA DE LOS RANQUELES


http://www.youtube.com/watch?v=kRcA0wZTtXs

    La naturaleza, como  el problema del indio , o la situación de las cautivas, es parte del retrato con que se llega a la historia. Hasta donde y como el paisaje marca al hombre. Si es arena y sal, es horizonte sin marcas, donde solo quien sabe pasa. La amenaza de la muerte y de ser maldecido como luz mala, conjunta realidad, experiencia y superstición. Folklore en suma. Y gaucho, imagen de bravura y nobleza es caracterizado por la habilidad  en la pampa salvaje… que decir del indio, preexistente (lo ha visto nacer…). Hasta un militar como el hermano de Don Bartolomé, fracasa en expediciones por la zona de los “medanos y el guadal”.


    La tierra de los ranqueles
    es de arena y es de sal
    Hay que tener buen baqueano
    para poderla cruzar:
    Emilio Mitre lo supo
    Cuando no pudo llegar


    Pa colmo errando el camino
    Si no hay lluvia , muerto está.
    Aquel que no vio la aguada,
    Mojon de huesos será…
    Y ha de penar por las noches
    Porque luz mala se hará

    Bruto y cruel por inocencia
    Loncotear  es su placer
    Tironearse de las mechas
    Tratar de quedar en pie
    Si se alimenta de yeguas,
    ¡Potrazo tiene que ser!

    Si el gaucho creció a caballo
    El indio lo vió nacer
    Por eso tal vez el barro
    No lo pudo detener:
    Pa andar en tembladerales,
    Lo meno’ hay que ser Ranquel .


    Del río quinto hasta El Cuero
    Treinta leguas  hay que andar
    Camino de rastrillada
    Medanos monte y guadal
    No apure amigo el caballo
    que se le puede aplastar
    Emilio Mitre lo supo
    Cuando no pudo llegar


    Calufucura es el gran nombre, el personaje faltante de esta novela escrita con tinta y sangre, El que llego del otro lado, quien negoció… y mató.
    El ejército de Calfucurá en 1856 era estimado en 6.000 guerreros: 1.500 ranqueles, 2.000 "pampas", 1.000 "chilenos" (seguidores de él mismo y los caciques Cañumil, Quentriel y demás), 800 araucanos (traídos desde el otro lado de los Andes) y 700 pehuenches. Esto era una prueba clara del control del cacique de un amplio y variado territorio. Calfucurá jamás recibió el apoyo material de su principal aliado, Valentín Sayhueque, quién se negó a participar de los malones realizados por los otros caciques. En buena medida esto se debió a los esfuerzos de la diplomacia porteña de evitar que las numerosas huestes de manzaneros apoyaran a los pampas en su esfuerzo bélico.
    El 29 de octubre de 1855 Calfucurá derrotó a Hornos en San Jacinto y luego de esta victoria se sucedieron los malones de saqueo y muerte sobre Cabo Corrientes, Azul, Tandil, Cruz de Guerra, Junín, Melincué, Olavarria, Alvear, Bragado y Bahía Blanca.- Dice la red que un nuevo gran malón se realizó en junio de 1870. Calfucurá atacó con 3.500 a 6.000 lanceros Tres Arroyos y la arrasó. Luego, en octubre hizo lo mismo en Bahía Blanca, matando medio centenar de criollos, secuestrando numerosas cautivas y robando 80.000 cabezas de ganado.
    En 1872 el presidente Sarmiento ordenó atacarlo, Calfucurá declaró formalmente la guerra a Sarmiento y saqueó varios ciudades, pero el 11 de marzo de 1872 fue derrotado en la Batalla de San Carlos de Bolívar, por el general Rivas y los guerreros de Catriel. Las fuerzas nacionales debieron hacer un gran esfuerzo para interceptar a los indios, pero lograron una gran victoria enfrentando a Calfucurá y sus caciques que formaban en tres cuerpos de mil guerreros cada uno con Calfucurá al centro y 500 de reserva. Al año siguiente de esta derrota muere Calfucurá de casi cien años de edad, disolviéndose la Confederación Pampa que formara.-
    El artista pinta la llegada, con la actitud alerta del vigía y el estruendo, ya no de un malón, sino de un ejército indio, y  las contradicciones internas entre organización y actitudes, con la maestría de la pocas pero definitivas palabras:

   
    El silencio se adueñó del campo
    Cuando quedóse inmóvil la oveja
    Un caballo levanto la oreja
    Escondió un  temblor entre los flancos

    Y en el belfo de su pico blanco
    se hamaco el amague de un relincho
    Una mano que sube de un brinco
    Queda paralítica en visera
    El pulgar hundido en la melena
    Acaricia el hueco de la mente
    Y la transpiración de repente
    Abre las vertientes de la cara


    La noticia fue a la comandancia
    Y ésta mandó más ojos a ver
    Como desde el fondo de la tierra
    Los remolinos a la distancia
    pintaban la más grande avalancha
    que pueda imaginarse en la vida


  
La voz del Clarín clavo su astilla
    en los timpanos de la frontera de Santa Ana
    Fuel se desespera
    ¡Como para no!
    Si son apenas puñados de arena sus milicos
    Y los indios, una cordillera

    Pero no tiene tiempo la pena
    De hacer tragar sus buches amargos
    Ya pisan el suelo de San Carlos
    Don Rivas Catriel y Colliqueo

    Viene alentando a los lanceros
    Que según Catriel ya son cristianos
    Pero la sangre entre los hermanos
    Al fin y al cabo no se rebela
    No puede renegar a las tetas
    que hasta hace poco los alimentaban


  
Calfucura, en el otro bando,
    Arengaba firme al regimiento
    “Pie a tierra les enseñaremos a los infantes
    Que somos toros
    Y aunque fuera de otro modo el modo que nos reciban
    Dejen la vida si la estiman
    Pero no reculen”

    En eso levantaron las nubes
    Toda Una catedral de alaridos
    Y un cortinado de 3000 indios
    Cubrió el horizonte de San carlos

    Alla fueron Rivas nuevo Ocampo
    Levalle Catriel y Colliqueo
    Pero la sangre tira y no es cuento
    Los indios de Catriel no pelearon
    “¡Han de portarse como cristianos!”
    el grito de Catriel fue atroz
    Y pidió 50 fusileros
    Con los que raleó a los cobardes

    Cuando ordeno volver al ataque
    lospampas se vieron traicionados
    Y antes de sentirse derrotados
    Sintieron la ira y el desprecio
    Volcanes de la sangre al acecho
    Despidieron coágulos por lava
    Y en las entrañas de la batalla
    los perros del odio se prendieron

    Calfucura llamo a retirada
    Su dolor disolvio las Salinas

    El sol del invierno no puede asomar
    Lo nubla la pena de Calfucura
    Se agranda la sal

    Se ha roto el Imperio de Piedra al final
    Ha muerto en Chiligue Cual…fucurá
    Lo llora la sal

    Sobre un potro blanco lo van a enterrar
    La arena en los médanos lo ha de velar
    Por Namuncurá

    Ya todo es silencio los indios se van
    Un cuero es la tumba de Calfucura
    Lo cubre la sal



    La próxima entrega  concluirá con este análisis comentario de  la obra.











    8)    Estudios sobre Folklore


    Extraemos de  “ISSN 0325-2221- Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXXII, 2007. Buenos Aires.” un articulo que por su intensidad publicaremos en tres partes. Y cuya lectura recomendamos con pasión.

    ITINERARIOS DE LOS ESTUDIOS FOLKLÓRICOS EN LA ARGENTINA
    (segunda parte)
    Martha Blache*
    Ana María Dupey**



    * CONICET. E-mail: mblache@fibertel.com.ar
    ** Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, Universidad de Buenos Aires.
    E-mail: ana.dupey@inapl.gov.ar



    LA INSTITUCIONALIZACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN FOLKLÓRICA EN EL ORDEN NACIONAL

    En su labor inicial Juan Alfonso Carrizo recibe el impulso de tucumanos de nota. Entre 1928 y 1933 sus trabajos fueron apadrinados por Ernesto Padilla, Juan B. Terán, por su parte, los jerarquizó publicándolos bajo el sello editorial de la Universidad Nacional de Tucumán, mien¬tras que Alberto Rougés, a través de sus tertulias filosóficas, los acercó a investigadores de la especialidad como Rafael Jijena Sánchez y Bruno C. Jacovella. Carrizo se había hecho acreedor a estas consideraciones pues había logrado reunir más de veintitrés mil coplas provenientes de la tradición oral, recogidas en las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja y Catamarca. Fruto de esas recopilaciones son los Cancioneros9 en donde aplica una metodología folklórica para el estudio de esos cantares que publica años más tarde.
    En 1943, sobre la base de este capital de conocimiento, se creó el Instituto Nacional de la Tradición10 bajo la dirección de Juan Alfonso Carrizo; lo acompañaban Manuel Gómez Carillo como vicedirector y Bruno Jacovella como secretario técnico. En esta etapa Carrizo se concentró en la continuación del análisis del material recogido. A fines de la década de 1960 se produce en este Instituto la renovación de los perfiles institucionales mediante la incorporación de Olga Fernández Latour (1960), quien estudia los cantares históricos tradicionales, y dos jóvenes antropólogos como Ricardo J. L. Nardi y Susana Chertudi. El primero se destacó por sus investigaciones referidas al habla regional y, en particular, en relación con el Quechua; y la segunda por sus trabajos sobre el cuento folklórico. Ella quedó a cargo de la Sección Folklore y alcanzó notoriedad internacional por sus sólidos conocimientos de la narrativa folklórica, entendiendo el significativo papel que juega en la vida social de un grupo. Como es sabido, la experiencia capitalizada a lo largo de dos siglos permitió a los folkloristas abordar distintos géneros de la narrativa oral con un bagaje teórico y metodológico más afinado. Esto facilitó el camino para encauzar el análisis de los relatos hacia otras dimensiones que atienden las relaciones que guardan con la vida social de la cual se nutren, y al contexto en que se dan. Al enfatizar estas relaciones debieron tomar en cuenta su proceso de producción, circulación e interpretación, la estructura cognitiva y simbólica que movilizan, el sistema de comunicación que generan y las reglas sociales que ponen de manifiesto.
    La fenomenal investigación realizada por Carrizo, en relación a la poesía popular es equi¬parable a la llevada a cabo, en el campo de la música y las danzas tradicionales, por el maestro Carlos Vega (1981, 1986). Sus actividades en ese ámbito se iniciaron en febrero de 1927 cuando fue nombrado adscrito ad-honorem en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”. En 1931 logró crear el Gabinete de Musicología Indígena que se constituyó como Instituto de Musicología Nativa12 en 1944, siempre bajo su dirección. Luego de su fallecimiento pasó a denominarse Instituto Nacional de Musicología (INM) y en 1973 le fue incorporado el nombre de su director-fundador.
    Carlos Vega realizó alrededor de 50 trabajos de campo en el país y en el exterior. En muchos estuvo acompañado por su discípula, Isabel Aretz (1952) hasta que ella se radicó en la ciudad de Caracas, desde donde se destacó como investigadora, docente y directora del Instituto Interamericano de Etnomusicología y Folklore (INIDEF) de la OEA. A esta entidad se incorporó posteriormente otra investigadora argentina del INM, María Teresa Melfi. En 1979 Ercilia Mo¬reno Chá (1998), quien venía trabajando en la investigación del folklore musical pampeano13, se hace cargo de la Dirección del INM. Durante su gestión le dio gran impulso a la publicación de investigaciones que habían permanecido inéditas y a la reedición de trabajos de Carlos Vega14. Para la misma época se incorporó Rubén Pérez Bugallo, quien realizó importantes aportes en el relevamiento de la música tradicional de la provincia de Salta.
    En 1936, en el ámbito del Instituto de Filología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, Berta Elena Vidal de Battini se abocó a la investigación del habla regional en la Argentina, y a la recopilación y estudio de cuentos y leyendas tradicionales del país. Para ello exploró las diversas regiones del territorio nacional, realizando más de cien viajes a lo largo de treinta años, en los que reunió un corpus de más de tres mil versiones y variantes de la narrativa folklórica. En su recopilación prestó rigurosa atención a la textualización de las versiones orales, cuestión clave para el posterior estudio que llevó a cabo de este material. Ello le permitió establecer la extensión geográfica de los distintos tipos de relatos populares, y también de las variedades dialectales. Años después esta colección fue publicada (Vidal de Battini 1980-84 y 1995), quedando nuestro país entre los primeros de América Latina en contar con un corpus de narrativa popular de tal magnitud.
    Debido a la estrecha vinculación de Vidal de Battini con el ámbito de la docencia -fue maestra e inspectora del Consejo Nacional de Educación- siempre tuvo presente la vinculación del folklore con la educación. Realizó la selección de material folklórico para la enseñanza, inclu¬yendo el folklore infantil entre sus temas de investigación. Desde 1975 hasta 1984 se desempeñó en el Instituto de Ciencias Antropológicas de la UBA, como Jefa de la Sección Folklore. Allí conformó un grupo de trabajo, constituido por graduados de Antropología y de Letras quienes bajo su dirección estudiaron distintos aspectos de nuestro folklore.

    LA RENOVACIÓN DE LOS ESTUDIOS DEL FOLKLORE Y SU INSERCIÓN ACADÉMICA

    A partir de la década de 1950 una de las figuras que alcanza reconocimiento académico y público en el país y en el exterior es Augusto Raúl Cortazar (1942, 1975, 1976). Él logró forma¬lizar la teoría del folklore articulándola con el pensamiento de uno de los antropólogos de gran trascendencia, como BronislawMalinowski, poniendo mayor énfasis en la dimensión antropoló¬gico-social de la investigación folklórica, frente al predominio de orientaciones vinculadas a la lingüística y la filología hispanista. La renovación que aportó el funcionalismo al estudio de las manifestaciones folklóricas fue significativa, dado que al considerar el contexto social y cultural de su producción puso de manifiesto la relevancia de estudiarlas como una totalidad, y no de manera fragmentada. De esta forma se atiende a las determinaciones espaciales y sociales enfatizando la centralidad del trabajo de campo para la observación directa y el registro, fidedigno y preciso, de la información.
    En l942 Cortazar propuso por primera vez su teoría del Folklore y, hasta su muerte en 1974, va madurando este concepto y ajustando la terminología a través de sus escritos aunque no varía sustancialmente su noción inicial (Cortazar 1942). Para definir al grupo social donde se produjo el folklore se sustentó en la noción de “sociedad folk” de Robert Redfield, quien la presenta como una comunidad homogénea, pequeña, aislada, autosuficiente, aferrada a tradiciones ancestrales y con tecnología simple. De este modo Cortazar determina de antemano, de acuerdo con la posición que el individuo ocupa en la estructura social, quién puede ser portador del folklore, con lo cual el fenómeno queda delimitado social y físicamente. Socialmente lo circunscribe a los sectores bajos, físicamente lo ubica en lo rural. Una vez circunscripto el folk precisa el lore, o tipo de manifestaciones que este sector puede producir y que abarca todos los aspectos de la cultura. Considera que estas manifestaciones son populares, colectivas, tradicionales, orales, anónimas, empíricas, funcionales y regionales. Define minuciosamente cada uno de estos términos, capaces de dar cuenta del objeto de estudio de esta disciplina, precisando sus peculiaridades distintivas frente a otros fenómenos sociales.
    La teoría del Folklore que Cortazar plantea alcanza, en su momento, amplia difusión en nuestro medio y no difiere sustancialmente de las tendencias teóricas de sus colegas locales y latinoamericanos con quienes mantuvo una estrecha comunicación. Sin embargo, él se distingue por atender a la dinámica de las expresiones folklóricas (Cortazar 1975) pues no concibe el traspaso de una generación a otra como un proceso rígido y estático sino que toma en cuenta las transformaciones y reelaboraciones que se llevan a cabo en el transcurso del tiempo, respetando el equilibrio entre innovación y tradición. Así también se ocupa de señalar las diversas alterna¬tivas del canal social y geográfico por las que puede propagarse el fenómeno, la relación que guarda con la estructura social, económica y cultural en la que se manifiesta, y las relaciones que emergen entre distintos grupos sociales que entran en contacto en la vida cotidiana. No obstante, como veremos más adelante, en el devenir de la disciplina se fueron dejando de lado muchos de los criterios en los que se sustentaban estos folkloristas.
    Además, Cortazar promovió y llevó a cabo la inserción de la disciplina en los medios acadé¬micos. A partir de los cursos y seminarios que organizó en el Museo Etnográfico y en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA sentará las bases para la creación de la Licenciatura de Folklore en la mencionada casa de estudios, en 1955, la cual además de las asignaturas incluía la práctica de la investigación de campo y la realización de una tesis. Esta carrera tuvo una vida efímera pero sirvió de antecedente pues tres años después, en 1958, se organizó la Licenciatura en Ciencias Antropológicas con tres orientaciones: Arqueología, Etnografía y Folklore, cuyas materias básicas eran: Folklore General, Folklore Argentino y un Seminario. En su labor como docente universitario Cortazar incentivó el trabajo de campo entre los alumnos promoviendo el otorgamiento de becas por parte del Fondo Nacional de las Artes, con el objetivo de contribuir a la financiación de los viajes de investigación para los mejores alumnos de la mencionada licenciatura.
    Como científico compenetrado de su época, Cortazar no estuvo ajeno a los crecientes procesos de urbanización, industrialización, modernización y a la progresiva expansión de los medios masivos de comunicación, que no sólo reestructuraban las relaciones campo-ciudad sino que también promovían una migración masiva hacia las urbes. Estos cambios, y sus efectos en la comunidad folk y en los estilos de vida y valores de los migrantes en el entramado social de sus vidas urbanas, van a emerger como problemáticas centrales para los científicos sociales. Frente a este proceso de modernización Cortazar desarrolla -en su carácter de director del Instituto de Folklore del Fondo Nacional de las Artes- numerosos proyectos tendientes a generar condicio¬nes para preservar la autonomía de las sociedades folk y el mantenimiento de su estilo de vida confrontando políticas propiciadas internacionalmente, que asignaban a las tradiciones efectos contraproducentes para el progreso del país y aún cuando voces latinoamericanas advertían que los llamados sectores modernos estaban creciendo a expensas del tradicional -como lo señalara Rodolfo Stavenhagen15..
    Entre las múltiples y fructíferas gestiones desarrolladas por Cortázar en el Fondo Nacional de las Artes (1976) apeló, por ejemplo, a la difusión de las expresiones folklóricas en soportes no tradicionales como las series audiovisuales: Folklore Argentino en imagen y sonido (4 series); Folklore argentino en imágenes (2 series de diapositivas); Folklore musical y música folklórica (6 discos); Relevamiento cinematográfico de expresiones folklóricas (22 películas)-en éstas úl¬timas contó con la colaboración de Jorge Prelorán, pionero del cine documental de nuestro país. También organizó el “Régimen para el estímulo de las artesanías y ayuda a los artesanos”, en el que incorporó como técnicos a numerosos antropólogos, actuó como asesor en la creación de mercados artesanales provinciales y, a través de numerosas exposiciones dedicadas a las produc¬ciones artesanales, contribuyó a generar un público interesado en las mismas. Concretó, además, la publicación de la primera Bibliografía del Folklore Argentino en dos tomos, uno dedicado a libros (1965) y el otro a artículos (1966)16 y propició concursos para la adjudicación de becas destinadas a la investigación de expresiones folklóricas.

    EL INTERCAMBIO CIENTÍFICO ENTRE LOS FOLKLORISTAS

    Si bien en este período prevaleció la comunicación interpersonal entre los folkloristas se requería de instancias de exhibición y evaluación pública de sus producciones, además de las publicaciones que realizaban. Por ello, entre el 10 y 16 de noviembre de 1948 se organizó el Primer Congreso Nacional de Folklore en Buenos Aires, al que asistieron investigadores de todo el país e instituciones académicas como la SAA. Sin embargo, la instancia que posibilitó la so¬cialización de la producción local con la producida por los colegas del exterior fue el Congreso Internacional de Folklore de 1960. Este se realizó en el marco de un festejo de relevancia nacional, el Sesquicentenario de la Revolución de Mayo, en una sede prestigiosa como el Salón Dorado del ex-Concejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires. Sus autoridades fueron Augusto Raúl Cortazar, como presidente, Renato Almeida de Brasil, como vicepresidente 1º, Roger Lecottè de Francia, como vicepresidente 2º, Félix Coluccio como secretario y Olga Fernández Latour, como secretaria adjunta. Reunió a especialistas de América, Asia y Europa y en total se presentaron 204 ponencias que fueron traducidas a varios idiomas.

    Aunque a estos congresos les sucedieron muchos otros en esta rememoración no podemos omitir el Congreso Nacional de Laguna Blanca, realizado en Formosa en 1979. En un contexto dominado por el terrorismo de estado las voces de los folkloristas asistentes se pronuncian al unísono -en sus Recomendaciones y Declaraciones- contra el cierre y la pérdida de autonomía de las carreras de Antropología que se estaba produciendo en distintas casas de estudio. Este pronunciamiento desafiaba la censura y la represión que se ejercía sobre los agentes del campo intelectual. Dicho Congreso fue preparatorio del Congreso Internacional de Folklore Iberoameri¬cano, efectuado en Santiago del Estero en 1980. En esta oportunidad se reafirmaron las conexiones entre los investigadores locales y, principalmente, los de la región sudamericana.


    FOLKLORISTAS Y ANTROPÓLOGOS SOCIALES: ACERCAMIENTOS Y  DISTANCIAMIENTOS

    Si en los orígenes de la institucionalización académica del Folklore este debió recortarse principalmente en relación con la Arqueología y la Etnología, en la década de 1960 el escenario se tornó más complejo con la emergencia, en nuestro medio, de la Antropología Social. Sus inicios están estrechamente relacionados con la figura de Ester Hermitte, quien a lo largo de su vida se abocó a la consolidación de esta disciplina en nuestro país. Realizó tempranamente estudios de comunidad en una localidad minera en la provincia de Jujuy y presentó públicamente un informe en la novena Semana Antropológica, organizadas por la SAA en 1957 (Guber 2005:46-47).
    En la década de 1960 una de las temáticas que concitaba mayor interés era la relacionada con la problemática del cambio social, producido a partir de los procesos de urbanización, indus¬trialización y modernización de la sociedad argentina. En su abordaje los jóvenes antropólogos asumieron distintas posturas y concibieron de modo diferente las contribuciones de las investi¬gaciones folklóricas. Así lo ilustra el proyecto Tradicionalismo y cambio social en el Valle de Santa María (AA.VV. 1963), llevado a cabo por egresados de la Universidad Nacional del Litoral. Este se orientaba a indagar cómo impactaban las fuerzas económicas exógenas en los marcos de sociabilidad y creencias tradicionales locales. En este caso, las investigaciones folklóricas proveían la información de base para poder determinar los cambios operados en el estilo de vida tradicional. Los asistentes a la Primera Convención de Antropología, realizada en Resistencia en 1965, proponían una perspectiva centrada en el carácter relacional y dependiente de la sociedad folk con respecto a la estructura económica y social del país. Se recortaba una perspectiva distinta pero que tomaba como punto de comparación los estudios folklóricos de la época.
    Las investigaciones no se refirieron exclusivamente a los cambios que se producían en la sociedad folk sino que también se interesaron en los procesos migratorios, como efecto de las transformaciones que se operaban. El aporte de los folkloristas en torno al estilo de vida de la comunidad de origen constituía una base significativa para contrastar con aquel desplegado en la nueva localización del inmigrante. En la Universidad de Buenos Aires Hugo Ratier abordaba la migración correntina hacia la ciudad de Buenos Aires, y el Instituto Nacional de Antropología le encomendaba a Santiago Bilbao una investigación sobre las migraciones estacionales en Santiago del Estero.
    Para muchos jóvenes antropólogos, como señala Sergio Visacovsky (2006) en el caso de Bilbao, el Folklore -por la importancia que otorgaba al trabajo de campo, al estudio de las mani¬festaciones concretas y su interés por sectores sociales marginados- constituía una plataforma a partir de la cual podían elaborar sus propuestas analíticas, ya no situadas en el campo disciplinario del Folklore sino en el ámbito de la Antropología Social (Visacovsky 2000-02). Los aportes de los folkloristas adquirieron nuevas significaciones en los trabajos de los antropólogos sociales -lo popular en clave político-económica. Pero éstos últimos también incidieron en los folkloristas quienes encararán investigaciones en contextos sociales inéditos para ellos. Tal es el caso del folklore de los inmigrantes en ámbitos urbanos19, estudios que folkloristas alemanes, desde la Segunda Guerra Mundial, venían desarrollando en relación con las tradiciones que los refugiados revitalizaban incluso cuando en sus lugares de origen habían perdido vigencia (Bausinger [1961] 1990:117).308

                        Concluirá en la próxima nota…












    9)     Cocina Criolla

    Bifes a la criolla con papas y arvejas

    Los bifes a la criolla son una comida típicamente argentina. Se cree que dicha comida surgió en el campo, cuando los trabajadores rurales cocinaban sobre un disco de arado, en la mayoría de los casos con menos ingredientes de los que se mencionan en la presente receta.
    
    Cuadril 3 kg
    Papas 1,5 kg
    Tomates triturados 1,5 kg
    Morrón rojo 4
    Morrón amarillo 4
    Morrón verde 4
    Cebollas 1 kg
    Aceite de oliva 2 cdas
    Ají molido C/N
    Orégano C/N
    Sal C/N
    Pimienta C/N
    Huevos 20 unid
    Arvejas congeladas 500 grs
    Hojas de laurel C/N
    Ajo picado 1 cabeza
    Perejil picado C/N
    Caldo de verdura o carne C/N
    Tomate perita
    Puré de tomate
    Limpiar el morrón. Cortar en tiras a lo largo y reservar.
    Pelar y cortar las papas en rodajas gruesitas, cortar la cebolla en juliana.
    Rociar levemente con aceite de oliva a la paellera.

    Pasar la carne por harina (para que se dore mejor) luego disponerla sobre la paella (previamente aceitada). Retirar la carne una vez sellada vuelta y vuelta.
    En la misma paellera colocar una capa de cebolla cortada en juliana, pimientos en juliana, luego una capa de rodajas de papas, rodajas de tomates. Agregar la carne, condimentar por encima.
    Una vez dispuestos todos los ingredientes en el disco con la sal, la pimienta, el orégano, el laurel y el ají molido, incorporar puré de tomate y caldo de verdura hasta cubrir la totalidad de la preparación.
    Cuando las papas tomen color, indicará que la preparación está lista (la cocción total luego de agregar las papas lleva 20 minutos aproximadamente).
    Agregar los huevos, chascándolos previamente por separado y luego volcarlos encima de los bifes. Sumar las arvejas y espolvorear con perejil picado toda la preparación.
    Fuente: http://www.cocinerosargentinos.com/recetas/11/878/Carnes/-Bifes-a-la-criolla-con-papas-y-arvejas.html


    Torta para el mate
    
    Una de la primeras recetas de mi abuela que pude poner en práctica fue una torta que ella llamaba “14, 14, 14″, en relación a las cantidades de sus ingredientes.  También conocí lossecretos básicos de la pastelería, que Osvaldo Gross me perdone, al entender que el buen resultado de cualquier bizcochuelo, dependía del batido de la manteca, siempre blanda, con el azúcar y de no abrir el horno hasta pasado 20 minutos de poner la preparación.
    El primer paso antes de comenzar es prender el horno y enmantecar y enharinar el molde (mi abuela en vez de harina usaba pan rallado y en vez de manteca aceite).
    De batidora !Ni hablar! cuchara de madera y a darle a la manteca que casi siempre olvidaba de sacar de la heladera, y complicaba muchísimo este paso. De ahí es que fueron innumerables la cantidad de tortas “apelmasadas” que terminaban convirtiéndose en Bay biscuit.
    Una vez obtenida una pasta cremosa se incorpora la esencia de vainilla, cáscara de naranja o limón y los huevos. Seguir batiendo . Por último se intercalan la harina leudante y la leche.

    Cocinar en horno medio hasta que pinchándola con un cuchillo éste salga limpio.
    Paso a explicar porqué “14,14,14″

    Ingredientes:


    *150 grs. de manteca.

    *14 cucharadas de azúcar
    *3 huevos
    *14 cucharadas de leche
    *14 cucharadas de harina
    *vainillin o cáscaras de limón o naranja.

    Las proporciones para hacer una torta más grande es 21,21,21.

    Opción Bay Biscuit:
    si la torta falla cortar bastones y colocarlos nuevamente en el horno hasta que estén doraditos.

    Fuente: http://www.recetasdemiabuela.com.ar/2010/07/torta-para-el-mate/













    10)    Medicina Popular



    - Area mapuche


    La medicina mapuche

    Para la cultura Mapuche, la Medicina era tradicionalmente una porción más de una forma  integral de visión del universo, en la cual la salud y la enfermedad se encontraban  estrechamente vinculadas con la armonía natural y las acciones del hombre que contribuían a  conservarla o destruirla. La Sanación ocurre cuando a alguien se le restituye la armonía y se  conecta con los poderes universales. La curación tradicional, desde este punto, puede  considerarse comprensiva: no se enfoca en síntomas o enfermedades, sino que se trata al  individuo en forma total. En este caso, el individuo no se concibe como un ser independiente  y aislado de su medio, sino como parte integrante de un grupo y un medio natural; la  comunidad en la que se encuentra enmarcado el hombre también está relacionada con la  enfermedad, e interviene en los procesos curativos, dando poder y fuerza al sentido  comunitario.
    “Conceptos como salud, enfermedad o bienestar físico son difíciles de definir y están  estrechamente ligados a la percepción personal y cultural de cada individuo. En los  mapuches este aspecto está unido de manera profunda a su cosmovisión. La machi y sus  rituales ancestrales; infusiones de hierbas, cataplasmas y pomadas, no solo ayudan a  eliminar las dolencias físicas, sino que son parte integral de la espiritualidad de cada  comunidad” (Orrego Guerrero, M. 2002).
    La desgracia, la enfermedad y la muerte nunca son acontecimientos casuales o naturales;  siempre existe, cuando ellas se manifiestan, la intervención de una fuerza sobrenatural que  subvierte el equilibrio de las fuerzas cósmicas, un poder malévolo que despierta. Su  concepción del cosmos está relacionada con una dualidad de fuerzas antagónicas, que no son  concebidas como un obstáculo para la vida, sino como un elemento básico para su desarrollo,  mientras permanezcan en equilibrio. Por lo tanto, el equilibrio en el cosmos es visto por esta  cultura como el encuentro entre fuerzas opuestas que son, al mismo tiempo, necesarias y  complementarias.
    En esta Concepción Cósmica existe una unión indisoluble entre Medicina, Magia y Mitología,
    el surgimiento de un tipo pensamiento que los occidentales denominamos “mágico”,  oponiéndose al científico por su cualidad totalizadora y de establecer relaciones especiales  entre lo cotidiano, lo cosmológico y lo sobrenatural. En este contexto, la enfermedad adquiere  un carácter integral y sus causas deben ser combatidas con métodos mágicos.
    Los mecanismos que el chamán acciona durante el proceso de curación corresponden no solo a su propia “vivencia del mito” que subyace a su práctica, sino también a la vivencia del paciente que lo conoce. Por lo tanto el enfermo siente que no es solamente una persona  especial la que está actuando sobre él, sino toda su concepción del universo, que da sentido  tanto a la enfermedad como a la cura.
    El paciente se siente entonces parte de un orden cósmico que entra en acción para ayudarlo,  orden representado por la figura del chamán, quien garantiza que el arquetipo de la relación  enfermedad-curación pueda reiterarse con efectividad.
    Tanto el agente como el paciente poseen una misma vivencia del proceso, y ambos están  ligados al ritual que se oficia.

    Los chamanes

    Desde el punto de vista material, la medicina mapuche está estructurada bajo la dirección de  miembros de la institución chamánica, llamados machis, poseedores del conocimiento que le  permite controlar las fuerzas cósmicas para un regreso al equilibrio perdido. Para el estudio y  conocimiento de un chamán es necesario conocer e interpretar el medio cultural propio en el  cual ha surgido y se desenvuelve, dado que cada hombre es el producto de los elementos que  provee su cultura. La relación con el chamán lleva implícita una total transferencia por parte  de quien se siente protegido por “uno de ellos mismos”. Ello lo transforma en un ser especial  porque conoce los secretos del universo conceptual en que sus pacientes se mueven.
    Como el mundo espiritual es más arduo de comprender que el mundo natural y humano, se  requiere de estos intermediarios, que toman la función de intérpretes sagrados. Ellos son los  que se comunican con los ancestros y con las fuerzas espirituales del mundo misterioso, y los  que están capacitados para aliviar enfermedades y sufrimientos, por medio del Vuelo  Chamánico que realizan transportando su espíritu al más allá, y retornando, por medio de la  Técnica del Éxtasis.
    Estos curadores son, muchas veces, especialistas en un área particular de la salud, mientras  que en otros momentos pueden actuar como consejeros en cuestiones emocionales, expertos  en el uso de hierbas, colocación de huesos, extracción de malos espíritus o parteros. Sin  embargo, también existen curadores y expertos en el uso de la herboristería, los llamados  Yerberos, cuyo conocimiento se limita a la faz material o práctica, carentes de los poderes  especiales que caracterizan a los chamanes.
    El machi o Fileu es el intermediario entre el pueblo mapuche y el Wenu Mapu, la tierra de los  entes espirituales. A través de su mediación, los seres espirituales otorgan salud, bienestar,  tranquilidad y abundancia al indígena. El machi es el representante de estas fuerzas en la  lucha diaria entre el bien y el mal, cuyo campo de batalla es la tierra. Por esa razón se le dota  de facultades adivinatorias, terapéuticas y rituales.
    De acuerdo con los relatos históricos de cronistas y viajeros, en tiempos pasados ejercían esta  tarea hombres en forma exclusiva, dotados de una ambigüedad de atributos sexuales, como  forma de integración de la polaridad masculino-femenino. En la actualidad, sin embargo, esta  función es ejercida principalmente por mujeres, en las que no se encuentra dicha  característica. Se debe hacer notar que la descripción de los machis y sus funciones  corresponde a datos provenientes de fuentes etnohistóricas, ya que en la actualidad se cree que  no hay machis ejerciendo activamente sus funciones en el territorio argentino a diferencia del  vecino territorio chileno.
    En las crónicas se menciona que una serie de señales que indican al candidato que ha sido  elegido para desempeñarse como chamán. Tiene sueños y visiones premonitorias relacionados  con animales de color blanco, después de los cuales puede contraer una enfermedad grave,  que solo desaparece con la aceptación de su destino. Es el comienzo de su entrenamiento, que  efectuará guiado por otras machis. Construirá una ruka (casa) y vivirá solo, iniciándose en los  secretos de las plantas medicinales y en la ciencia de los complicados ritos y ceremonias de  invocación, bajo la estrecha vigilancia de su maestra. Transcurridos algunos años de  aprendizaje, se preparará para el gran día de su iniciación, en que se celebrará una solemne  ceremonia de consagración de la machi, denominada Machiluwun, a la cual asisten afamados  chamanes de la localidad que le prestarán su ayuda en el paso hacia otro estado. Esta  ceremonia es en sí un reflejo de la ceremonia curativa (Machitún) que el machi de aquí en  adelante podrá realizar para curar.
    El futuro machi habrá mandado a fabricar o tallará él mismo el Rewe, escalera ceremonial,  símbolo de su estado y que representa su poder de comunicarse con el wenu mapu. Lo mismo  deberá hacer con el Kultrun, tambor ceremonial al sonido del cual cantará y bailará toda su  vida invocando a los espíritus auxiliares y de sus antepasados en beneficio de su pueblo.
    
    Enterrado el rewe al Oriente de su casa, todos los machi que asistan a la ceremonia cantarán al  Wuñelfe o lucero del alba, para que concurran en ayuda del iniciado los antecesores: Pillanes  (grandes guerreros antecesores que residen en los volcanes), las Antiguas Machis, la familia  sagrada (el viejo padre o Rey y la vieja madre o Reina; Joven hombre y Joven mujer), los  antiguos y poderosos Caciques y, sobre todo, la luna y las estrellas, entes espirituales  auxiliares de la machi. La ceremonia culmina con el baile y el canto del iniciado, que asciende  por primera vez los peldaños sagrados del rewe, al son del kultrun que toca con su mano  derecha, aderezada de cascabeles. El clímax llega en el momento en que el machi cae en  trance, se mueve en agitadas convulsiones que tratan de calmar sus asistentes y comienza a  transmitir los mensajes de las entidades espirituales, que son repetidos por el Machidungún o  intérprete.

    En el uso de este poder de comunicación con los seres celestiales, el recién consagrado machi expulsará a los malos espíritus que causan daño a los hombres y administrará medicinas en el  Machitún, ceremonia de curación de corte comunitario, en la que participará todo el grupo  presente.
    La enfermedad ha sido causada por el robo o ladeo (corrimiento) del alma o bien por la  introducción de un ente maléfico, instigado por el kalku. El machitún es una ceremonia a la que asiste no solo la familia del paciente, sino también  amigos y la comunidad en general, que tiene un papel activo en la sanación, y todo el proceso  tiene su fundamento en el sustrato religioso familiar y comunitario. Se realiza en la casa del enfermo, y comienza al atardecer, cuando la machi toma el kultrun y  comienza a cantar, con los presentes marcando el ritmo. Estos cánticos monótonos,  acompañados por pasos de danza, hacen que la machi entre en un estado de éxtasis, y se  produzca el “vuelo” del alma a las esferas superiores, en busca del alma perdida para traerla  de vuelta; otras veces, más frecuente en relatos históricos argentinos, la entrada en un estado  alterado de conciencia permite la entrada en su cuerpo del espíritu sanador, que habla por su  boca en un lenguaje no inteligible. Un intercesor pide a continuación que el espíritu se
    identifique, lo saluda y pide la extracción del mal. El espíritu formula el diagnóstico, anuncia  la sanación o la muerte, y la machi procede a lavar la parte afectada con agua que contiene  hierbas, receta pociones, y a veces chupa el área afectada, de la cual extrae materializaciones  del mal en forma de objetos (insectos, gusanos, trozos de madera, etc.) que luego son  arrojados a un río o al fuego para su destrucción, muchas veces perseguidos por la  concurrencia para evitar su regreso. Mientras los presentes cantan y bailan para honrar al espíritu, la machi se desvanece, y el  espíritu se marcha.
    Se dice que cada machi posee encantamientos particulares, con los cuales llama o entra en  contacto con su espíritu guía, que le ayudará a detectar la enfermedad, ya sea producida por la
    acción de un kalku por un alma descarriada o por los wekufu.

    La herbolaria indígena


    Entre los materiales utilizados por el machi durante la fase empírica de su práctica, las plantas
    medicinales, con diferentes principios activos, constituyeron una parte muy importante. Sin embargo, la comunión arcaica con la Tierra viva por medio de plantas no es privativa de los  machis, es una experiencia propia de los chamanes a escala mundial. Las plantas no son solo fuentes de alimento, vestido, bebida, éxtasis, medicinas y perfumes; son también maestras muy profundas. La experiencia de estrecho contacto con una planta pone a un chamán en comunicación con el latido del corazón de la Tierra.
    Sin embargo, son pocas las referencias con que se cuenta sobre el empleo específico de cada una de ellas, y muchas veces son confusas. Varios viajeros y cronistas, durante el siglo XIX, recopilaron información al respecto, haciendo una somera descripción de cada especie y uniendo a esto los informes verbales que los miembros de las tribus visitadas les brindaban. La nomenclatura botánica es inexistente en la mayor parte de los casos, y en otros ha variado a lo largo del siglo XX, haciendo aun más difícil su identificación correcta.
    De todos modos, existe una flora ampliamente conocida en Pampa-Patagonia por su gran dispersión, que ha sido mencionada por varios investigadores, aunque los usos que cada uno de ellos reporta no sean siempre coincidentes. Como ejemplo, sugerimos consultar el Cuadro 1.

    La medicina indígena en la actualidad

    En general, en actuales comunidades mapuche de Chile (Cittarella, 2000) se concibe la enfermedad como el resultado de una pérdida del equilibrio del orden natural y social. La familia ancestral (viejo/joven, hombre/mujer) ha dotado al pueblo mapuche de leyes que lo rigen (admapu); se trata de preceptos morales e ideológicos así como formas de actuar prácticas y cotidianas. Los seres humanos deben mantener el respeto por ellas, a través de obligaciones religiosas y rituales establecidos. La salud es un estado de equilibrio biológico y psicosocial, pero se halla amenazada por la enfermedad, así como el bien siempre está asolado por el mal, dentro de esta concepción de principios opuestos que rige la cosmovisión mapuche. El mal y los agentes del mal (wekufu, kalku) producen la enfermedad rompiendo el equilibrio bien/mal. Cuando el ser humano no respeta el orden y las normas que lo conforman (consciente o inconscientemente) se rompe el equilibrio pactado y puede acceder el mal enviado por otro ser humano (espíritu o elemento material que entra en el cuerpo; el daño, la envidia) pero a consecuencia de las propias acciones que permiten que el otro haga el mal.
    Las enfermedades ocurren también por castigo por parte de los entes espirituales (benéficos o maléficos) ante la trasgresión del admapu. En suma, un desequilibrio o conflicto en la red social del individuo y su relación con el mundo sobrenatural pueden ser los causantes de la enfermedad. Los remedios pueden incluir hierbas específicas, cantos sagrados, prácticas de masajes para extracción del mal, y contacto con los seres de los planos espirituales.

    En la actualidad se tiende entonces a clasificar las enfermedades en dos categorías:

    1) Re Kutran o enfermedades naturales: son sencillas o pasajeras de causalidad natural; surgen
    a causa de que el hombre, como parte de la naturaleza, siente los cambios que acaecen en esta.
    Dichos cambios, como los factores climáticos o las etapas en el ciclo productivo, influyen en él. La falta de atención al cuerpo expuesto a fuerzas de la naturaleza (conceptuada como transgresión del admapu por imprudencia) resultará en enfermedad e incapacidad para desempeñar los roles sociales.
    Dentro de esta categoría se encontrarían enfermedades como el enfriamiento, la insolación, tos, gripe, diarrea, estreñimiento, desnutrición. Se las considera causadas por ingestión de alimentos contraproducentes, esfuerzo físico excesivo, contagios por falta de higiene. Todas ellas se relacionan con la ruptura de la armonía del hombre con su medio ambiente natural o social.

    2) Weda Kutran o enfermedades mágico-religiosas: enfermedades atribuidas a la acción de fuerzas espirituales (malignas o benignas), “...categoría más amplia de enfermedades en las que el principal factor de diferenciación es el reconocimiento de la intervención de un agente sobrenatural...” (Citarella, 2000; p.152). Las enfermedades weda kutran se consideran causadas por la intervención del kalku o brujo, y los wekufu o espíritus malignos, mientras que las Wenu Kutran serían provocadas por deidades benéficas, como señal de llamada a ejercer el rol chamánico o como castigo a transgresiones. Ambas están basadas en la creencia de que los actos humanos pueden perturbar el orden universal, siendo sancionados con una intervención punitiva de las deidades, así como en la existencia de seres y animales maléficos que pueden introducir sustancias nocivas en el cuerpo de aquel al que escogen como víctima.


    Para la Cosmovisión Mapuche en la actualidad es sobre el género femenino sobre el cual asienta el saber acerca de la salud y la enfermedad, siendo una de las habilidades de la curación la utilización de la herboristería.

    Las hierbas nativas, como formación del universo, contienen la forma energética y composición necesaria para las curaciones.
    Cuando se estudia su utilización a través de la historia, se encuentra que distintos autores, en
    distintos momentos y distintos entornos, refieren usos muy diversos para la misma especie, como detallaremos a continuación.

    El uso aborigen de las plantas medicinales en Pampa-Patagonia
    Para el siguiente análisis hemos recurrido a aquellos autores en los que las especies descriptas
    son identificables botánicamente, ya sea porque su denominación científica se encuentra mencionada, o porque su nombre vulgar o en lengua indígena ha sido identificado más tarde por otro investigador.
    La Cultura Mapuche no tuvo lenguaje escrito conocido, razón por la cual debemos recaer, para el análisis y conocimiento de sus prácticas médicas en siglos pretéritos, en las crónicas y memorias escritas por los europeos desde su llegada a estos territorios. Estas crónicas, por lo general, abarcaban en sus descripciones un amplio espectro de temas y aspectos de la vida indígena, entre los cuales la medicina era uno más, muchas veces descripta someramente debido al poco conocimiento de las propiedades terapéuticas de las plantas que poseía el narrador y, lo que es más importante, porque desde su enclave cultural consideraban dichas prácticas como acciones misteriosas, muchas veces conceptuadas como demoníacas.
    Una de las primeras crónicas hispánicas, donde se mencionan plantas curativas y sus usos, es la del Padre Jesuita Diego de Rosales. Si bien el Padre Rosales visitó en ocasión de un parlamento pacificador con los indígenas el territorio hoy argentino, sus referencias son para las comunidades Mapuche en Chile. Sus escritos datan de mediados del siglo XVII. En estos, junto con una descripción de algunas prácticas médicas indígenas, se hace mención de una interesante lista plantas y sus usos en general, entre ellas algunas con fines medicinales, que se han resumido en el siguiente cuadro (Rosales, 1877-78 [1674]; e identificación de los nombres científicos en Citarella, 2000).


    Cuadro 1. Especies botánicas y sus usos.

    Nombre latino            Nombre vulgar         Forma de uso         Aplicación

 
    Peumus boldus           Boldo                    Infusión hojas        Vesícula, tos, digestivo.

    Erythrea chilensis       Cachan Lawen        Infusión planta       Dolores de costado.
    Drimys winteri            Foye-Canelo          Infusión hojas         Reuma/Post parto.
    Datura     ferox          Chamico                Infusión semillas     Dol. de cabeza Locura.
                                                                                        Conocimiento futuro.
    Fuchsia magellanica     Chilco                  Infusión flores        Abortivo-sobreparto.
                                                                                        Problemas menstruales.
    Austrocedrus chilensis. Ciprés                  Ramas                  Sudorífico.
    Diferonia                   Congona                Infusión hojas        Diarrea-dolor oídos.
                                                                                        inaequalifolia
    Maytenus boaria        Maitén                  Cataplasma hojas    Dolor de estómago.
    Matricaria chamomila  Manzanilla              Infusión                Enfriamiento-sedante.
    Sophora microphylla   Pelu-Mayu              Infusión semillas     Produce vómitos.
    Chenopodium            Paico                     Infusión                Diarrea-empacho.
    ambrosioides                                                                   Dolor de estómago.
    Weinmannia              Medewe                 Cocimiento de        Dolor de espalda.
    trichosperma                                        Corteza



    Uno de los más conocidos viajeros que exploraron nuestro territorio en el siglo XIX fue George Chaworth Musters. Este marino británico cruzó la Patagonia de sur a norte en compañía de indígenas Tehuelche Meridionales en 1869, intentando con sus investigaciones incrementar el conocimiento geográfico de la región. Convivió con sus compañeros de viaje durante un año y fue encontrándose con diferentes tribus indígenas más o menos ya araucanizadas. Su obra fue editada en Londres, en inglés, en 1871. Con algunas excepciones, toda la flora que se enumera en su diario de viaje se halla con los nombres vulgares; en algunos casos, muy contados, figura un uso medicinal, y en el resto solo se menciona la existencia de la planta en el área visitada. Se recuentan a continuación las especies (Musters, G., 1964 [1869]).

    Apio silvestre: solo mención.
    Ortiga: solo mención.
    Papa silvestre: uso comestible, presumiblemente varios tipos de tubérculos.
    Nalca o Talca: tallos comestibles.
    Diente de león: solo mención.
    Piñones (de Araucaria araucana): uso comestible.
    Chuquiraga avellanedae: (“uña de gato”): infusión para bajar la fiebre.
    Schinus (molle, incienso): infusión dulce.
    Algarrobo: fruto comestible.


    Para la misma época de Musters, otro viajero, Jorge Claraz, este suizo especialista en Ciencias Naturales, emprende su viaje de exploración por Norpatagonia, guiado por indígenas “baqueanos” y lenguaraces también tehuelche, en este caso septentrionales. El texto es la transcripción de su diario de viaje, escrito en alemán en 1865.
    Al igual que sucede con Musters, la mayoría de las especies vegetales son mencionadas en forma simple, sin indicación de uso, y los nombres botánicos son casi inexistentes. A continuación detallamos las especies detectadas (Claraz, J.1988 [1865-66]).

 
  Zarzaparrilla: (nombre indígena Tschicaipa) se hierven las ramas como té contra la viruela y
    ataques febriles.
    Jarilla: (Nombre indígena Miya) abortivo.
    Totora: sin mención de uso.
    Senecio: sin mención de uso.
    Arjona tuberosa: tubérculo comestible.
    Saxífraga: sin mención de uso.
    Azorella glebaria: resina masticatoria.
    Llantén: sin mención de uso.
    Apio Cimarrón (Romaza): sin mención de uso.
    Sphagnum: sin mención de uso.
    Chilca (Baccharis salicifolia): sin mención de uso.
    Ortiga: sin mención de uso.
    Maitén (Maytenus boaria): sin mención de uso.
    Berberis heterophylla: sin mención de uso.
    Ephedra: sin mención de uso.
    Paico (Chenopodium ambrosioides): en infusión o decocción, servía como remedio contra los
    resfríos.
    Tropaeolum polyphyllum: tubérculo comestible.
    Mulinum spinosum (Coirón): resina de raíz contra la oftalmia y manchas blancas de la
    conjuntiva (tracoma).


    Francisco P. Moreno, reconocido naturalista argentino, por su parte, efectuó varios viajes a Patagonia. En su obra Viaje a la Patagonia Austral (Moreno F. P. 1969 [1876-1877]), brinda una magnífica semblanza de la geografía, fauna y flora de los territorios que explora, enumerando con detenimiento y gran conocimiento las denominaciones botánicas de todos los vegetales; en cuanto a su uso por parte de los indígenas, las breves menciones que existen están distribuidas irregularmente a lo largo del texto, ya que se encuentran incluidas en el contexto de sus vivencias personales en las tolderías. Por lo tanto, no existe un análisis ni un recuento ordenado de ellas.
    Clemente Onelli, viajero y explorador de Patagonia en los primeros años del siglo XX, fue Director del zoológico de Buenos Aires, y colaborador de F.P. Moreno en la Comisión del trazado de límites con la República de Chile. Relata en su obra Trepando los Andes retazos de sus experiencias con algunos grupos tehuelche de las Provincias de Río Negro y Chubut.
    Incluidas dentro de una obra de información general se encuentran referencias a la flora natural y algunos de los usos que los nativos hacían de ellas, dando siempre las denominaciones populares más conocidas.
    Entre ellas se destacan, por ser frecuentes aún hoy en la farmacopea popular las siguientes
    especies (Onelli, C., 1977):

    Orozuz (Lippia dulcis): resfrío, bronquios.
    Boldo: afecciones del hígado.
    Maitén (Maytenus boaria): fiebre.
    Palo Piche (Fabiana imbricata): diurético.
    Apio silvestre (Apium australe) berro (Mimulus glabratus) sinantera: indigestión.
    Tomillo menta: tisana sudorífica.

    Ya en la actualidad, Raúl Martínez Crovetto, Profesor de Botánica Sistemática y Fitogeografía de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad Nacional del Nordeste, en Corrientes, se centra, en varios de sus trabajos (1962, 1968 y 1980), en el estudio botánico de la flora patagónica, brindando una información detallada sobre los usos medicinales y comestibles de las plantas estudiadas, pero sin mencionar la procedencia de los datos. Debido a que sus investigaciones requirieron extenso trabajo de campo, se presume que sus informantes fueron pobladores rurales de raigambre indígena en algunos casos, y en otros simples recipientes del conocimiento popular.
    En uno de sus escritos, Martínez Crovetto (1963) analiza la crónica de un viajero francés, Augusto Guinnard, quien llegó a Argentina en 1855, internándose en las Pampas para finalmente ser hecho cautivo por tribus araucanas, entre las que vivió tres años. A su regreso a Francia, Guinnard escribió Trois ans d’esclavage chez les Patagons, obra de la cual M.Crovetto extrae las referencias etnobotánicas, a las cuales agrega sus propios comentarios.
    Por su parte, Sara Newbery (1978) realiza un análisis del accionar de curanderos naturistas, a los que llama fitoterapeutas que utilizan elementos de la naturaleza en sus procedimientos, diferenciándolos de aquellos con poderes mágicos, para los cuales la enfermedad es causada por elementos malignos, y debe ser tratada por otras vías.
    La autora menciona algunas hierbas utilizadas aún hoy por los curanderos naturistas de la región que trabaja, en la Provincia de Buenos Aires. Algunas de ellas aparecen como Congorosa, Muña Muña, Calaguala o Ruda, sin denominación botánica que permita identificarlos, y mezclados con elementos de la medicina popular de raíz europea, como sal, agua bendita, velas, sapos, jugo de limón y oraciones de origen cristiano, lo que denota una dosis elevada de sincretismo.

    Uno de los ecólogos locales, dependiente de la Universidad Nacional del Comahue, estudioso de plantas nativas e introducidas, el Dr. Eduardo Rapoport, ha editado poco tiempo atrás una serie de estudios regionales bajo el título Plantas nativas comestibles de la Patagonia andina argentino-chilena (1999), en los cuales no solo describebotánicamente cada especie tratada, explicando su uso culinario, sino que también suma los principios activos que se encuentran en cada una de ellas, junto con el uso que le daban los nativos y los que aún existen entre la población rural. Estos estudios, editados en forma de pequeños libritos, conforman un compendio muy completo para el conocimiento de la flora local y patagónica en general. Recientemente, la Antropóloga Dra. Ana M. Aguerre (2000), como complemento de la tarea arqueológica y del relevamiento del arte rupestre del área del Río Pinturas, donde se halla la reconocida Cueva de las Manos, ha realizado un trabajo de recopilación de costumbres con una informante descendiente de Tehuelche que alcanzó a vivir en la una de las últimas tolderías del área sur de la Patagonia. En una intensa labor de rescate de recuerdos infantiles, estas memorias se han volcado en una obra que posee numerosos datos de primera mano, aunque sobre losprocesos de curación los datos son muy escasos. Se rescata la descripción
    del uso de la raíz de totora en las madres recientes, informando que se creía sus vitaminas ayudaban a la abundancia de leche materna. Del resto de las plantas que se nombran, solo se describen sus usos culinarios.
    Trabajando, al igual que Newbery, en la pampa bonaerense, en un área paralela aunque un poco más hacia el Sur, Benvenuto y Sánchez (2003), desde la visión de la medicina oficial, describe prácticas de curación popular, que incluyen plantas medicinales, entre un sector de mujeres de Bahía Blanca. Se nota en su análisis el uso de informantes de raigambre indígena, muchas de ellas provenientes de la Pampa-Patagonia.
    Este visible fenómeno de las diferencias entre autores es entendido como resultante de una diferente Constelación Simbólico-Cultural para distintos tiempos y distintas ubicaciones
    geográficas.
    Al “no existe la enfermedad sino solo enfermos”, podríamos agregar “no existe la curación sino solo modos de curar”, y es en virtud de este concepto que creeríamos acertado realizar un
    estudio actual acerca del uso de la herboristería. *********** **************** ***************

    Fuente: extraído parcial de
    INTRODUCCIÓN A LA COMPLEJIDAD HERBOLARIA DE LA MEDICINA TRADICIONAL MAPUCHE  Pampa-Patagonia Argentina: análisis multidisciplinario De: Ana Albornoz, Valentina Farías, Graciela Montero y Alicia Negri (GEAM Trabajo realizado para la Cátedra de Etnobotánica de la Universidad de Siena, Italia, y publicado en www.unisi.it/ricerca/centri/cisai/Albetal.doc en 2004.
    Tambien en : http://www.centroetnosalud.com/trabajos/Introduccion a la Complejidad Etnobotanica.pdf


    Bibliografía:

    Aguerre, Ana M. (2000): “Las vidas de Pati en la toldería tehuelche del Río Pinturas y el después”. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.
    Albornoz, Ana M. (1998): “La importancia de la visión antropológica en la práctica de la medicina en regiones multiculturales”. Disertación Ms. Jornadas Binacionales de Pediatría y neonatología de la Región Araucano Patagónica.
    Albornoz, Ana M. (2001): “La importancia del análisis antropológico en las fuentes etnohistóricas para la comprensión de la medicina aborigen actual”. Disertación Ms. Jornadas regionales de interculturalidad para la equidad en salud. Sociedad Argentina para la Equidad en Salud.
    Albornoz, Ana M. y Helena Aizen (1993): “La cultura mapuche, su pasado histórico y la actualidad en los barrios marginados de San Carlos de Bariloche”. Fundación Van Der Leer, Holanda.
    Albornoz A., R. Calfín, B. Carbonell, V. Farías (2000): “Medicina al plurale”. Vivereoggi Anno 2000, Milán, Italia.
    Alonqueo, Martín (1979): Instituciones religiosas del pueblo mapuche. Ediciones Nueva Universidad. Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile.
    Alonso, Jorge (S/F): “Plantas medicinales empleadas por los Mapuches”. Uso de actualización en Fitomedicina del Colegio de Médicos de Avellaneda (Buenos Aires). Sociedad Argentina de Antropología Médica. En: www.antropologiamedica.org
    Bertotto, Julio C. (1949). Flora medicinal. Editorial Larbold, Buenos Aires.
    Benvenuto, A y D. Sánchez (2003): “El uso de plantas medicinales y otras prácticas populares de curación entre las madres de los barrios de Vista Alegre, Villa Nocito, Maldonado y 1 de mayo de Bahía Blanca”. NAYA, Ciudad Virtual de Antropología y Arqueología. En: www.naya.org.ar.
    Casamiquela, Rodolfo M. (2001): “Proyecto etnobotánico de la Patagonia, primer informe”. Consejo Nacional de investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Centro Nacional Patagónico (CENPAT), Puerto Madryn, Argentina.
    Citarella Luca (compilador) (2000): Medicinas y culturas en la Araucanía. TRAFKIN, Programa de Atención Primaria en Salud, Cooperación Italiana. Ed. Sudamericana, Santiago, Chile.
    Claraz, Jorge (1988 [1865-66]): Diario de viaje de exploración al Chubut, 1865-1866. Editorial Marymar, Buenos Aires, Argentina.
    Curivil, R. (S/F): “El concepto de religión mapuche”. En: www.mapuche.cl
    Farías, V., R. Calfín, G. Montero, A. Albornoz (2003): “Medicina: Diversos Modelos, una visión desde los Pueblos Originarios”, presentado en Seminario internacional La Sociedad Civil y Acción Ciudadana en las Américas, perspectivas Argentinas y Canadienses, organizado por el Centro de Estudios Canadienses de Buenos Aires, la Cátedra de Investigación de Canadá en Globalización, Ciudadanía y Democracia y el Observatorio de las Américas de la Universidad de Québec, Montreal. MS. Mayo 2003.
    Faron, Luis (1964): “Hawks of the sun, Mapuche morality and its ritual attributes”. Pittsburg, University of Pittsburg Press. USA.
    Foster, George M. y Bárbara Anderson (1978). Medical Anthropology, USA.
    Genest, S. (1978): Introduction à l’ethnomédecine. Essais de synthèse. (Anthropologie et Sociétés), 2-3: 5-28.
    Lacan, J. (1956): “Fonction et Champ de la Parole et du Langage en Psychoanalyse”. En Écrits 1, Editions du Seuil, 1981.
    Martínez Crovetto, Raul (1963): “Las noticias etnobotánicas de Augusto Guinnard”. En: Junta de Estudios Araucanos, Tomo II. San Martín de los Andes, Neuquén, Argentina.
    Martínez Crovetto, Raul (1968): “Estudios etnobotánicos III. Nombres de plantas y su utilidad, según los indios araucano-pampas del Oeste de Buenos Aires”. Buenos Aires.
    Martínez Crovetto, Raul (1980): “Apuntes sobre la vegetación de los alrededores del Lago Cholila”. Universidad Nacional del Nordeste, Facultad de Ciencias Agrarias, Corrientes, Argentina.
    Moreno, Francisco P. (1969 [1876-1877]): Viaje a la Patagonia austral, 1876-1877. Editorial Solar/Hachette, Buenos Aires.
    Musters, George Chaworth (1964 [1869]): Vida entre los Patagones. Editorial Solar/Hachette, Buenos Aires.
    Newbery, Sara J. (1978):“Vigencia de las antiguas formas de curar en tres partidos de la Provincia de Buenos Aires: Ayacucho, Madariaga y Rauch”. Informes del Instituto Nacional de Antropología: Formas culturales tradicionales en el área pampeana. Instituto Nacional de Antropología, Buenos Aires.
    Onelli, Clemente (1977): Trepando los Andes. Editorial Marymar, Buenos Aires.
    Orrego Guerrero, Marcela (2002): “Validando la medicinal tradicional”. Fundación Instituto Indígena Temuco, Chile. En: www.ecoportal.net, marzo.
    Palma, Nestor H. (1994): “La medicina y el hombre que los médicos deben conocer”. Kallawaya Nueva Serie, Nº 1, La Plata-Salta, abril.
    Pesqueira, Osvaldo. (1963): “Algunos aspectos del arte de curar entre las antiguas tribus araucanas”. En Junta de Estudios Araucanos. San Martín de los Andes, Pcia. de Neuquén.. Buenos Aires.
    Rapoport, Eduardo, A. Ladio, E. Sanz (1999): Plantas nativas comestibles de la Patagonia andina argentino-chilena. Depto. de Ecología, Centro Regional Universitario Bariloche. Ediciones de Imaginaria. Bariloche.
    Rodríguez Duch,D. (S/F): “Los conflictos territoriales de los pueblos indígenas en la Patagonia”. Equipo de pueblos indígenas. En: www.pueblosindigenas.com
    Rosales, Diego de (1877-78 & 1674): Historia General del Reyno de Chile. Libro 2,Cap.VIII. Imprenta El Mercurio, Valparaíso, Chile.
    Rosolato, G. (S/F): “Le Symbolique”, en La Psychoanalyse.
    Sánchez Domenech, O. (1997): “La quimera del oro (críticas a la medicina tradicional)”.
    Kallawaya Nueva Serie, Nº 4, octubre. La Plata-Salta.
    Strube Erdmann, Leon (1963): “Fitonimia Araucana”. En Junta de Estudios Araucanos. San Martín De los Andes, Pcia. de Neuquén.. Buenos Aires.
    Torres, G. y S. Rodríguez (1994): “Antropología y salud en la Argentina, a propósito de las campañas sanitarias de lucha contra el cólera”. Kallawaya Nueva Serie, Nº 1, abril. La Plata- Salta.










    11)    Regionalismos



    De La Rioja           
    Del diccionario de  Julián Cáceres Freyre, y con “U…”


    Ucle: También uluya. La fruta del cardón.

    Ucucha: El ratón. “los ucucha” es apodo de una familia de estatura pequeña.


     Uchuquita: Solanácea que produce un pequeño ají muy picante. (v. putaparió).

    Ulpiar: Comer ulpo

    Ulpo: Harina, de algarroba o maíz, ya esta última poco conocida por ese nombre. Bebida refrescante hecha con algarroba molida desleída en agua con azúcar.

    Ulpisha: Urpila, también ulpillita o urpillita. Palomita chica o común

    Ultucuco: Tambien ulcutuco. Roedor chico de laberínticas cuevas subterráneas.

    Umucuti: pequeño lagarto.


    Unquillo: Una especie de paja


    Untear: Untar


    Uñi: arbusto mirtáceo


    Uñuño: Una cactácea.


    Upa: sordomudo


    Upilarse: Tomar agua en exceso


    Upite: Ano, de animales o humano


    Upulungo: Patay muy fino


    Uquete: Ácido de la cáscara que salta de los cítricos al pelarlos


  
Uraco: Agujero o gusanera, u otra herida profunda.

    Urdemán: V. Pedro Urdimán, Ordimán. Es el Urdemales.


    Usa: El piojo en general (en diminutivo usita).


    Usapuca: El arácnido llamado bicho colorado.


    Ushpalejía: Agua cocida con ceniza para blanquear la ropa y como desinfectante.


    Ushuta: Sandalia compuesta de plantilla simple o doble, de suela, que afecta la forma del pie ; y de una tira también de suela, que la traspasa en el talón. Se la llama también ojota.

 
   Uturunco: Tigre americano  o jaguar. En La Rioja existió en toda la provincia y quedaban hasta mediados del siglo XIX en la zona boscosa de Los Llanos. Creencias relacionadas dicen que para ahuyentarlos deben pintarse de blanco los frentes de las casas y ranchos. Hoy la voz subsiste para referirse a la leyenda del hombre tigre.

    Ututo: Tambien caraguay o cacho. Lagartija verde (Teyius Teyón Teyón).





    Fuente: Diccionario de Regionalismos de la Provincia de La Rioja, de Julián Cáceres Freyre, Bs As, 1961







    12)     Literatura Folklórica


    De Didáctica del Folklore
    Ismael Moya

    Seleccionamos algún capítulo de esta muy útil obra (“El Ateneo” Bs As, 1948), dados su valores como presentación en el tema de apoyo a  la enseñanza  del Folklore.
    Los primeros, de  hecho circulan  sobre el origen del término,  las definiciones de folklore, el hecho folklórico y las doctrinas y métodos relativos (hasta su publicación),  así como sobre investigación y clasificación (capítulos I a V). Dentro del folklore literario (hecho tradicional, anónimo, transmitido por vía oral, no institucionalizada, funcional, etc, expresado en palabras) el capítulo VI, que usaremos a continuación se centra en las Especies Literarias, dejando para la próxima nota el Folklore en la enseñanza. Colocamos aquí una síntesis, necesariamente parcial, de lo escrito por el Prof. I. Moya.
    En esta nota abarcamos algo sobre mitos, tradiciones y leyendas:

    Mito: supone una acción a cargo de seres con facultades sobrenaturales. Se desempeñaban lo mismo en el escenario celestial que en el terreno. Pero sus pasiones eran las mismas del hombre mortal. Podían cambiar de apariencia, mas no lograban eludir  el influjo de la simpatía y el odio; los celos y el despecho; la ira y la venganza; la ambición y la mentira; la ternura y el amor sexual. Eran una proyección mágica del hombre, la cual, por eso mismo revestía caracteres de una superioridad ilimitada con respecto de las valencias y poderes del hombre común, que les hizo objeto de culto para obtener inmunidad frente a los peligros y alcanzar ventajas en todas las direcciones de su apetencia. Por eso los tratadistas dicen que una condición inalienable del mito es la liturgia, la devoción exteriorizada.(…) Pienso que todo mito supone la intervención de los sobrenatural: Y que dentro del sector mítico pueden caber en mayor o menor extensión la leyenda y aún la misma tradición. Por ello es acertada la idea de van Gennep (en  “la formación de las leyendas”, Paris, 1929) de que es asaz difícil establecer un límite categórico entre las especies narrativas porque unas y otras suelen compenetrarse, mezclándose los elementos constitutivos hasta hacer vacilar al investigador sobre la identificación de aquellas.

    Caben dentro de la esfera del mito:
    Los fenómenos físicos: luz, eclipse, noche, día, viento, rayo,trueno, lluvia, nieve, etc, con personificación divina
    El origen y actuación del mundo astral: sol, luna, estrellas aisladas, las constelaciones, Via Láctea, cometas; en sus acciones y transformaciones
    Orígenes de los Seres: el hombre, los animales por influencia divina: Animales que se ocultan en algunos fenómenos físicos.
    Origen de las plantas: por influencia divina.
    Origen de minerales: por influencia divina.
    Dioses, genios, demonios, tótemes,  en sus variadísimas figuraciones.

    La obra de Moya incluye variados ejemplos en cada tipo, de los cuales elegimos por caso aquí el tipo de Mito Metereológico:

    “El viento llegó a la selva convertido en un apuesto galán y enamoró a la hermosa Aramimbí (estrella). Hastiado de ese amor, porque él siempre fei voluble, se alejó un día. La desesperación de la niña alcanzó extremos de tragedia. ¡Tan puros habían sido sus sentimientos y tan honda su lealtad! Tupá, poderoso, dijo al viento: -No te desharás jamás de ella y la convirtió en rumor que sigue a todas partes al viento, ora llorando, ora llamándolo con silbidos, ora cantando”.

    La tradición:

    Como especie folklórica aparece rodeada de elementos con tangencias en lo maravilloso. Estos elementos acompañan a un hecho real comprobado, con proyecciones histórica y geográfica. Existen pues, dos factores determinantes: un episodio que es del dominio general, y una circunstancia que está fuera de las posibilidades humanas. Se puede poner ebn duda el sobrenatural origen de esa circunstancia, mas no el hecho concreto sobre el que se funda. No siempre la circunstancia paralela al hecho real es sobrenatural. Puede estar dentro del alcance del hombre, pero no hay pruebas fehacientes que lo respalden. Ejemplo de tradición es la del indio ciego, recogida por el mismo Moya en Dolores

    “El 30 de abril de 1821, las indiadas de Ancafilú y Pichuimán, dirigidas por el ex capataz de Miraflores, José Luis Molina, atacaron a la naciente población de Dolores, y luego de matar a la mayoría de los bravos habitantes que se defendieron con denuedo heroico, incendiaron los ranchos. Dice la tradición que una bellísima joven llamada Florencia, al verse tenazmente perseguida por uno de los lanceros de Pichuimán, arrodillóse y pidió a la Virgen de los Dolores amparo en tan amarga circunstancia. La Virgen oyó esta súplica y , cuando el formidable indio iba a hacerla cautiva, quedó repentinamente ciego; la infeliz mujer pudo entonces guarecerse en un tupido pajonal y allí estuvo escondida hasta que, días más tarde llegó un piquetes de blandengues y la condujo sana e inmune a la Guardia de Kakel.”

    a)    Hecho real: El asalto y destrucción de Dolores el 30 de abril de 1821 por los indios de Ancafilú y Pichuimán a quienes dirigía el ex capataz de Miraflores, José Luis Molina.
    b)    Hecho sobrenatural: El milagro de la Virgen.

    La leyenda:

    En la leyenda heroica, se fija un lugar geográfico. La acción está en la posibilidad humana e histórica. Pero no se acumulan pruebas de que tal hecho haya tenido realización, aunque las personas pudieran haber existido, lo que no es pro sí mismo testimonio de la efectividad del hecho (toma los casos de Don Rodrigo y el Cid Campeador, la tragedia del Conde Saldaña, etc, como ejemplo de que las hazañas reales fueron desmesuradas en su alcance por la imaginación hasta convertirlas en legendarias).  Ejemplo:

    Después de una reñida pelea entre correntinos leales al bravo Berón de Astrada y fuerzas pertenecientes a Rosas (el Dr Moya habla de la “tiranía”, término que este editor “traduce”, por no compartir el calificativo, aunque lo explicita. Algunas recopilaciones de leyendas no son políticamente inocuas) aquellos, agobiados por el número y las armas, retrocedieron hasta la misma laguna de Iberá. Allí se detuvieron para deliberar. El más viejo, curtido en cien entreveros, habló con la presura que los instantes exigían:
    -¿Quién de Uds quiere entregarse?
    Todos se miraron. Ninguno habló. El saboreó la dicha de mandar  un grupo de valientes sin renuncios ni aflojadas. Y dijo:
    -Tenemos pues, dos caminos: peliarlos hasta morir, o cruzar la laguna hasta las islas donde podríamos esperar más gente y volver para vengar al jefe.
    -Resuelva usté nomás, Ño Gómez.
    El cruce de la Iberá resultaba peligrosísimo, pero entre morir degollados y aventurarse a las marejadas traicioneras de la laguna en la esperanza de poder seguir la guerra por la libertad, prefirieron este recurso.
    Una descarga cerrada les hizo comprender que el enemigo ya estaba encima. Contestaron los tiros y se azotaron a la laguna. En la mitad de la travesía levantóse un viento huracanado y comenzó a llover. Se encresparon las aguas furiosamente y era tanta la fuerza de la correntada que el heroico pelotón fue dispersándose. Algunos caballos desaparecieron de la superficie. La noche cayó sobre la escena, una noche acribillada a relámpagos, resonante de truenos. Ninguno alcanzó la orilla.
    Desde entonces, dicen los comarcanos que en las noches tormentosas se levanta del fondo de la laguna de Iberá un rumor confuso de armas y voces, como se desde el otro lado de la muerte los héroes anónimos de aquella patriada quisieran recordarnos su abnegación cívica.



    La leyenda etiológica, cuyas tangencias con el mito y la fábula son a veces profundas. Ellas se refieren al origen de un animal o planta, como consecuencia generalmente de un drama desarrollado entre seres humanos, más aún si hay intervención fundamental de  factores divinos. Un ejemplo típico es la leyenda del Crispín:

    Vivía en la selva un matrimonio joven. Eran muy felices pero un día paso el diablo por allí buscando almas que perder, y con sus malas artes sedujo a la mujer que, sin acordarse de sus deberes, lo siguió durante muchos días.  Cuando el diablo la abandonó ¿adónde iba a ir sino a su rancho, dispuesta a suplicar perdón? Pero al llegar a la puerta, le dijeron que Crispín se había alejado para siempre llorando aquella traición. Y tan honda fue su pena que poco a poco se convirtió en ese pajarillo que anda inquieto entre los churquis de las lomas piando: -¡Crispín!, ¡Crispín!, nombre del esposo que ella había engañado sin querer.












    13)    Partidas

    Ildo Patriarca nació en la Carlota Provincia de Córdoba el 10 de mayo de 1939. Hijo de familia de agricultores. Su madre doña María Ernesta Gamaleri y su padre Salvador se dedicaban a las tareas del campo. Su inclinación musical lo lleva a los 9 años a estudiar con Jorge Cagna, quien lo inició en las primeras nociones de música. Luego Ildo siguió estudiando el acordeón como autodidacta, comenzando a actuar con los conjuntos locales. "Los indios de la Carlota". "Estrellas grises de Huacacha", con Severo Vietri, "Los electrónicos", "Estrellas fugaces" son algunos de los nombres de los conjuntos en los que participaba. Estudió en Buenos Aires con Norberto Koppel y con Roberto Maggiolo, siguió actuando en distintas orquestas y también en conjuntos propios, y al mismo tiempo perfeccionándose como solista. En el año 1981, le llega la oportunidad de presentarse como solista, destacándose en música de tangos con arreglos propios. Actúa como invitado en el "Primer Festival de Tango" en Villa Mercedes, San Luis, organizado por el Sindicato de Música de esa ciudad resultando ser la revelación como ejecutante del acordeón a piano. Se señala que en ese mismo lugar, le fue ofrecido grabar por primera vez, que se concretó con un sello de Rosario, Santa Fé a través de la diligente intervención del maestro Domingo Federico. Distinguido con la Lira de Plata, en el Segundo Encuentro Nacional de Músicos efectuado en Rosario, se consagra como eximio solista. Junto a estas importantes concreciones, realizó diversas presentaciones en emisoras radiales y televisión del interior del país.
    En el año 1982, realiza su segunda grabación, logrando exponer nuevamente su excelente nivel interpretativo, siendo reconocido en el ambiente musical como uno de los mejores intérpretes en la Argentina de este tradicional y noble instrumento. Prosigue su actividad como solista, actuando en el Anfiteatro de Rosario, en Córdoba, Río Cuarto, Rafaela, Venado Tuerto, etc.
    En 1984 actúa en la edición XXIV del Festival de Cosquín, accediendo a una invitación de Raúl Barboza.
    Todo este período de gran actividad musical, tiene amplia repercusión e impresiona vivamente al público, por su estilo moderno, su gran despliegue de armonización y el prodigioso manejo del acordeón a piano, destacándose especialmente en el trabajo virtuoso de la mano izquierda.
    En el año 1985, además de recitales llevados a cabo en la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, realiza presentaciones en radio y televisión. Se concreta además su tercer grabación. Lo contratan para actuar en el "Tercer Festival de Música y Canto" (MUSICANTO) en Santa Rosa, Brasil, en noviembre del año 1985. La crítica y los músicos coinciden en destacar que la buena música, funciona con virtuosismo, gracia, calidez, con este ejecutante que rescató el sonido de este maravilloso instrumento, usando con destreza sin par su digitación, en especial su mano izquierda. Actuó en el Centro Cultural San Martín en la ciudad de Buenos Aires, en la sala "F", dependiente de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Buenos Aires. A esta sintética crónica debemos agregar que este músico es también un buen compositor y muchos de los temas ejecutados son de su autoría, arreglados con singular concepción, dando un estilo muy particular a sus interpretaciones. Actuó en el festival de la Asociación de Acordeonistas de Casilda, Santa Fe, en las ediciones 1991,1992,1993 y 1994. En abril de 1994, invitado por John Gaffoglio, un entusiasta amigo del acordeón en California, USA, actúa en Los Angeles, "Festival Argentino 94", auspiciado por la Embajada Argentina en Santa Mónica, Valle de San Fernando. Graba en Hollywood un casette como solista con sus arreglos especiales de tangos.
    Se fue un Jueves, 10 de Julio de este año de 2014.
    Lo recuerda Litto Nebbia, en un artículo que también difundió el Ministerio de Cultura de la Nacion

    Ildo Patriarca, el acordéon
     Por LittoNebbia en Pagina 12, 15/7/14
    Un amigo de Orense me recomendó oír a un acordeonista. “Mandame un disco”, le dije. “Es que no tiene ninguno...”, contestó. Todo terminó en que mi amigo le pasó mi teléfono al acordeonista, diciéndole que me llamara. Un domingo por la mañanita, atiendo y escucho: “Buenos días, señor Nebbia, soy Ildo Patriarca, lo llamo desde Córdoba. Soy acordeonista y quiero que me escuche tocar”. Cuando empiezo a decirle la dirección adonde me puede mandar sus trabajos, me dice “Yo quiero tocarle ahora, si tiene usted un minuto de tiempo”. Pues claro que sí. Toque, nomás.
    El hombre comenzó a tocar de una manera excepcional el instrumento. Confieso que jamás me había sucedido escuchar a alguien tocando por teléfono. Cuando ya íbamos por el segundo tema, yo escuchaba un murmullo bastante sugestivo a través del tubo. Le pregunté qué era ese sonido y me contestó “son los pájaros”. La cosa es que estaba tocando en el patio de su casa, pegado al teléfono y a su lado estaba el jaulón de pájaros. “¿Y por qué suena así?”, le pregunto. “Es que son como 200 entre jilgueros y corbatitas”. Y entonces le digo: “Bien, Ildo, hagamos una cosa: venite la semana que viene para Melopea y tratamos de grabar algo. Pero haceme un favor. Grabame con un grabadorcito cualquiera ese murmullo de los pájaros que lo ponemos en el disco”. La semana siguiente ya estábamos grabando el primer álbum de Ildo Patriarca, titulado simplemente El acordeón. Allí está registrado su hermoso tema “Aromas de Montmartre”, donde mientras él toca, los pájaros no paran de hacer comentarios.
    Así es como conocí a este extraordinario músico. Un Maestro del instrumento, que por esas cosas injustas que a veces suceden en nuestro bendito país, tenía un solo CD grabado, que fue editado únicamente en Francia. El primer disco que tuve la suerte de producirle es un álbum solista al instrumento. Es que, Ildo era ese tipo de músicos que, tocando, se autoabastecía. Solo con el acordeón, mientras mantenía una rítmica increíble, hacía los bajos, cambiaba los registros cuando llegaba el momento solista y no dejaba instancia armónica sin visitar. Realmente un Músico Completo. Así es que pensé que no hacía falta entrecruzarlo con otros músicos. Decidí que el primer álbum fuera sólo para su lucimiento personal todo el tiempo.
    Luego, al llegar el momento del Vol. 2, incluimos algunas participaciones con artistas invitados, siempre buscando gente que lo conociera y admirara. En el segundo disco aparecen la señora Suma Paz, también León Gieco, la trompeta del gran Roberto “Fats” Fernández, el Coro Melopea arreglado por Clarisa Alvarez y yo mismo al piano.
    Nunca alcanzará el tiempo para divulgar y hacer conocer realmente la cantidad de músicos excepcionales que habitan nuestro país. Ildo nació el 10 de mayo de 1939 y nos dejó anoche. Hacía rato que vivía bastante apenado. Un poco de tiempo atrás, su compañera había enfermado. Sus presentaciones por el interior habían cesado. Fue un hombre de gran corazón. Recorrió nuestro país de punta a punta. Siempre con sus dos acordeones, interpretando tangos y zambitas, así como también temas propios.
    Nos quedan sus discos, su Música. El recuerdo de su calidez, a los que tuvimos la suerte de encontrarlo en este paseo con la Vida.













    14)    Reflexiones


    En esta sección publicaremos una serie de notas especiales de nuestro Académico Correspondiente, Rafael Rumich, formoseño de ley. Que está desarrollando su investigación , profunda como todas las que hace, sobre un tema muy especial. “demostrar  que el folklore (ya sea en la superficie o en el subsuelo) está en todos lados, en todos los saberes (científicos, artísticos, filosóficos, tecnológicos, como en los distintos ámbitos del saber, ya sea el provisto por los sistemas educativos o los adquiridos empíricamente), o sea  Filosofía del Folklore.



          

        MEDITACIONES ACERCA DEL FOLKLORE
    (Quinta Nota)

                                                                                  Por Rafael Rumich

        Lo que iniciamos como una serie de reflexiones acerca de la realidad, entendiendo a ésta como todo aquello que trasciende inevitablemente a la experiencia, nos permitió clarificar que la filosofía folklórica es el estudio de una variedad de problemas fundamentales acerca de cuestiones como la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral, la belleza, la mente y el lenguaje, que se manifiestan en todos los ambientes humanos, espacios donde se torna evidente o coexiste subrepticiamente el folklore a través de sus más diferentes naturalezas, temperamentos y manifestaciones.
        En principio hemos especificado que el ejercicio filosófico permite descifrar o, al menos, trata de interpretar “la totalidad de las cosas por sus causas últimas, adquirida por la luz de la razón”, también hemos dilucidado que el folklore, en su infinita variedad como “cosa” esta presente de diferentes formas en esa “totalidad”.
        Para entender como se compone esa totalidad, debemos volver sobre el concepto “realidad”. Algunos pensadores concuerdan que ésta se ajusta a lo que es, o, mejor dicho, a lo que es en la actualidad, a lo que existe en el momento actual, en ese sentido, relacionan estrechamente a  lo que es y existe en la actualidad.
        Ahora bien, qué es lo que existe en la actualidad, o mejor dicho, qué es lo que debemos entender por actual. En principio, eso pone en jaque a la razón porque se genera un interrogante ¿hasta dónde alumbra la luz de la razón?, ¿ésta, tiene suficiente luminosidad para atravesar los muros de la apariencia y penetrar en el espació del ser y tomar contacto con la legítima y completa realidad o debemos aceptar como realidad solamente aquello que aparece como actual? En este punto emerge un nuevo interrogante ¿qué es lo que debemos entender como actualidad?, y, en consecuencia, ¿la razón humana ha avanzado lo suficiente para comprender todo lo que conforma y determina lo que es “actual”?. Indudablemente, esta es una problemática que tiene que dilucidar la metafísica, y, en este caso, nos atrevemos a decir, por los objetivos que persigue este apremio: la metafísica folklórica.
        Si la  realidad está determinada por lo que es en la actualidad, entonces, lo que deviene del pasado a través de la tradición o el inconsciente colectivo qué papel juega en esta concepción. Si la realidad es lo actual, dónde queda lo anterior, ¿se cortan los ligámenes?, ¿se trunca el bagaje psicosocial?, ¿se interrumpen las conexiones psicoculturales?, ¿se establecen periodicidades que marcan etapas que no se relacionan entre sí?
        Para responder este cúmulo de preguntas debemos recurrir necesariamente a la filosofía. En ese sentido, la que ingresa para indagar el contenido del campo de las nociones fundamentales, es la metafísica, o sea, la disciplina filosófica que se dedica precisamente a la clarificación e investigación de algunas de las nociones fundamentales con las que entendemos el mundo; tarea similar le corresponde a la ontología y a disciplina como la epistemología, la gnoseología, la axiología, la lógica, la ética y la estética, entre otros dominios del pensamiento humano.   
        Antes de avanzar en el desarrollo de este tema es conveniente dejar aclarado que existe una noción errónea en cuanto a la comprensión de lo que es la filosofía. La mayoría de las personas consideran que ella es un saber que para obtenerlo se precisa de una formación especial, erudita, ilustrada y forjada a través de años de intensa instrucción e intervención profesional; por el contrario, es la actividad más usual del hombre. Todo ser racional en algún momento de su vida, algunos con más asiduidad que otros, se enfrenta a cuestiones que afectan su existencia, en esa circunstancia emerge la pregunta ¿por qué? Para responderse, no necesita estudiar filosofía, simplemente asumir una actitud filosófica, o sea, filosofar, porque todos precisamos y hacemos uso del ejercicio racional que nos proporcione el conocimiento que aclare nuestras dudas; dicha revelación es el entendimiento que la razón humana demanda de manera  inmediata y espontánea, porque esa exigencia es tan común al comportamiento humano que incluso, la mayoría de las veces,  no nos damos cuenta que asumimos el acto de la indagación y nos dedicamos a examinar y reflexionar sobre lo que nos aqueja o que el pensamiento nos demanda.
        Cuando eso se produce comenzamos a “iluminarnos”, la luz de la razón se encarga de alumbrar las partes oscuras de nuestros espíritus y empezamos a eludir el cerco que nos tiene acorralados y sujetos al “mundo” al que nos introdujeron desde niños y en el cual crecimos con la idea que todo debía ser así; que aquello que nos rodeaba, circunscribe, y donde se desenvuelve nuestra existencia, ya estaba finiquitado, concluido, terminado, hasta que en algún momento de nuestras vidas, obligadamente, por diferentes causas que pueden llegar a afectarnos, nos preguntamos ¿por qué?
        Por lo tanto, si bien algunos son entendidos y duchos en ese hacer intelectual, a quienes comúnmente denominamos filósofos, no es necesario estudiar para introducirse por los senderos de dicho saber, simplemente hay que reflexionar racionalmente, que es la  manera más natural y corriente de  actuar de todo hombre.
        Si tomamos en cuenta los fundamentos a los que hemos recurrido, podemos sostener que no solamente la naturaleza, los elementos que la conforman, aquellos que son producciones o cosas transformadas por el hombre, los distintos componentes y acontecimientos de la sociedad, el pensamiento, los conocimientos, las diferentes maneras de relacionarnos entre los seres humanos y con la naturaleza, las creencias, las razones de la existencia de múltiples entidades, el cuestionamiento sobre el tiempo y el espacio, o los motivos que generan las casualidades o provocan las causalidades, todos ellos y mucho más, pueden ser objetos de análisis o especulaciones filosóficas, sino que cualquier persona, sea del sector sociocultural que sea y provenga de donde provenga, por el simple hecho de ser un ser racional, puede filosofar.   
        Estas observaciones explican por qué hablamos de filosofía folklórica. En ese sentido, si los términos anglosajones “folk” y “lore”, expresan “la sabiduría del pueblo”, y el término filosofía, vocablo proveniente del griego, significa “amor a la sabiduría”, si analizamos el significado de ambos debemos arribar a la conclusión de que entre ambas denominaciones y todo lo que implican, existe una estrecha conexión.

        Estos argumentos nos permiten detenernos en la definición de sabiduría. De por sí ella es muy amplia y determina diferenciaciones con los otros  saberes. Maritain (citado por Ferrater Mora) se refirió a una “armonía entre las sabidurías” y especialmente entre la sabiduría y las ciencias particulares. El filósofo francés sostuvo “que un mismo impulso que se transforma gradualmente, pero que siempre permanece, el impulso del espíritu en busca del ser, atraviesa esas zonas, heterogéneas del conocimiento, desde la más humilde investigación de laboratorio, hasta las especulaciones del metafísico y del teólogo, y aún hasta la experiencia suprarracional y la sabiduría de gracia de los místicos”. En pocas palabras, según esta observación, los saberes del hombre se transforman pero siempre, en todo este proceso del intelecto, el espíritu humano se pone de manifiesto, no solamente para hurgar en ellos, sino por considerarlos una unificación de las partes en un todo indivisible, es decir, aquel ser que según la concepción del espíritu  esta constituido por el conjunto de elaboraciones que darán como resultado lo que entendemos como sabiduría. Asimismo, debemos adentrarnos debidamente en lo que se formula cuando nos referimos al espíritu del pueblo. Hegel sostiene al respecto “que el sentimiento que un pueblo tiene de sí  y de sus posesiones, instituciones, costumbres, pasado, etc., constituye una entidad: es el Espíritu del pueblo”. Se trata –agrega- de que, “es un espíritu determinado por la historia”.   
        Si ampliamos nuestra mirada y relacionamos el pensamiento de diversos intelectuales que marcaron el camino del conocimiento humano, podremos empezar a comprender la real importancia de lo que llamamos folklore.

        En la actualidad, respondiendo a la compleja y caótica realidad en que  estamos inmersos, el filósofo Edgar Morin se decidió componer una corriente de raciocinio que ayude a mejorar el desenvolvimiento de las personas y por ende, de las diversas sociedades. Cuando el pensador francés tomó contacto con Suramérica descubrió un pueblo que por su conformación sociocultural y el futuro promisorio que le deparaba el atesoramiento de esa combinación de, muchas veces y para muchos,  insondables componentes. Contagiado por las particularidades que nutre a este espacio humano y advirtiendo lo propicio de sus óptimas y variadas condiciones emprendió la construcción de la doctrina de la transdisciplinariedad.
        El sabio había advertido y reconoció que la complejidad es el factor determinante de la composición de la realidad actual, que lleva al conjunto social a no comprender algunos factores, sin poder, por ello, encontrar respuestas adecuadas para enmendar las cuestiones que se nos presentan en distintos escenarios y de manera cotidiana. De allí que Morin, a través de su cultivado propósito, se opone  al aislamiento de los objetos del conocimiento, los restituye a su contexto, los reinserta en el espacio al que pertenecen.
        Si nos basamos en la postura de Morin sin duda encontraremos nuevas herramientas para entender qué es lo que implica el folklore, especialmente en este tiempo, y la desvirtuación que ha tenido por no percibirse desde un principio las implicancias y el alcance del folklore como sabiduría y como pueblo.
        Por eso el término cultura, teniendo en cuenta como hoy se lo define, merece ser reconceptualizado. De esta manera tendrá la oportunidad de adecuarse correctamente como e interactuar con la sabiduría. Si actuamos así podremos actualizar diferentes términos forjando el sentido y los significados  que nos exige la realidad en la cual actuamos, tales como: saber, grupo, individuo, comunidad, nación, pueblo, cultura, ciencia, arte, filosofía, folklore, sabiduría, sucesos, hechos y cosas.   
        Ya que mencionamos “hecho” tenemos que aclarar que a través del análisis de este término ingresamos a otra cuestión filosófica.
         Según Wittgenstein el mundo sólo consta de hechos. En principio debemos percatarnos preceptivamente que como acto lo hecho, hecho está, y si no se analiza este juicio en profundidad dicho concepto puede quedar como algo concluido, terminado, finiquitado (si no se le otorga un sentido y un significado diferente al orden establecido regido por pautas o criterios tipificados). En segundo lugar, percibir que los hechos no son cosas, pero cuando los hechos dejan de pertenecer al espacio lógico, resignan de ser tales para constituirse en meras cosas. Por lo tanto si lo aceptamos así y obramos en consecuencia, cercamos al acontecimiento (hecho o suceso, especialmente cuando reviste cierta importancia), lo encerramos. Esto tiene lugar, cuando no somos capaces de advertir las posibilidades que posee potencialmente (hacia delante y como generador de cambios) un hecho independientemente de su realización.
        En definitiva, los acontecimiento que concentran nuestra atención reúnen todas las condiciones de movilidad que precisan para tornarse en  vectores capaces de abrir nuevos caminos, ramificarse, para que como hecho lógico no se inmovilicen, encerrados en esquemas o paradigmas obsoletos, y, puedan sí, producir consecuencias que conciernen y conmuevan, a todos por igual, mediante la extensión y propagación de acciones, en una interconexión de ida y vuelta, que alimente y realimente el proceso evolutivo a partir de la esencia misma que le dio origen y sustento.
        Este proceso debe poseer total movimiento y expandirse, no unidireccionalmente, sino circularmente, o sea, un proceso que aparentemente pareciera no tener fin porque acaba en el punto en que empieza, pero que es un conjunto de razonamientos, interpretaciones y definiciones que relacionan y entrecruzan armando una trama nervuda y pujante con elementos que se explican recíprocamente y se propagan desde el punto en que se inicia a través de un movimiento que se irradia por el espacio a manera de ondas expansivas que se extienden o dilatan, ocupando cada vez mayor dimensión.
        El principal propósito que debemos perseguir en el campo folklórico debe ser perturbar el pensamiento,  inmutarlo, es decir, alterar y variar el “statu quo” imperante, para trastornar el estado que aún prevalece en casi todos los que formamos parte de la “comunidad folklórica”, ya que de manera contundente fuimos llevados a un estado de anomia o, simplemente, a la quietud, el sosiego, la pasividad y el consumismo, quitándole al Folklore su verdadero campo de pensamiento y acción.
        Estamos obligados a provocar una conmoción en el ánimo colectivo, manifestándola mediante la alteración de lo instituido por lo instituyente: nuevas medidas y acciones que propicien el ingreso participativo, activo y protagónico del pueblo a través de elementos y facultades que les pertenecen y están necesitando ejercerlas y mejorarlas.
        Propiciar la democracia cultural es incorporar e integrar a toda la sociedad argentina, haciéndola partícipe y protagonista de su propio destino y fundamentalmente, impulsar una existencia compartida en común unión, única manera de producir la revolución que precisa Argentina para definir, actualizar, posicionar y acrecentar la cultura nacional, en base a lo que somos y lo que debemos seguir siendo, para desenvolvernos fuertes y adecuadamente en esta realidad actual mundial tan compleja y cambiante que derrumba a los que no tienen buenos sustentos para afirmarse a la tierra y les impide construir su propio “mundo”.
        Hasta la próxima.






Noticia importante: Nos han consultado varios amigos sobre la posibilidad de incorporar escritos o notas para el Pregón, que sale todos los meses. Desde luego aceptamos (esperamos) tanto sugerencias como correos (con críticas o elogios), así como  notas y noticias  para publicación. Pueden ser enviadas a estos correos:
de la Academia:   info@academiadelfolklore.com
del editor:   carlos@molinero.com.ar
Sugerimos, eso sí, que las eventuales notas sean breves, como es el estilo de este periódico digital que uds pueden apreciar. Y las noticias, que sean de la fecha del próximo Pregón Criollo, para no mantener demasiado archivos “a futuro”. Los esperamos.


 

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line