Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

La vuelta del Perro. Gato Peters
La vuelta del Perro. Gato Peters
¿Cómo hacer para explicarle. Al que nunca lo ha vivido, lo que es la vuelta del perro? Domingo a la tardecita, en una calle del centro, son cuatro o cinco cuadras, según el tamaño del pueblo, si no alrededor de la plaza… y a dar vueltas y …nada … Por supuesto que en auto, despacito, bien despacito…Menos que a paso de hombre…
 

(Del libro de Gato Peters “Parece Mentira”, de ED. Imaginador,   y de la pag 43 para ser más exactos, extraemos esta pincelada):

La vuelta del perro
Claro eso fue inventado en tiempos de los Ford A…¿sabés como regulaban? Taca, taca, taca, taca, …un relojito…te digo. Bueno, hoy los gasoleros, también, son casi ideales, pero un naftero algo viejo, o con equipo de gas, y no muy bien afinado, es capaz de volverte loco, ida y vuelta a los tirones… Decía cuatro o cinco cuadras, rambla al medio, o no, es lo mismo… y ahí hay que ir y venir…
Si llegas a entrar a un pueblo, domingo a la tardecita, y enganchás calle del centro y hubiera vuelta del perro y vos venís apurado, a ritmo de ruta, al menos buscate una alternativa porque en esta calle fuiste…te enfermarás de los nervios.
¿y a que vamos? …A mostrar… cada uno lo que tenemos… Algunos un auto nuevo, otros que lo han lavado, algunos que le han puesto una calcomanía atrás, …otros compraron estéreo…un frío de aquellos, junio y ellos con el vidrio abierto, la música a todo pe.. cosa que de afuera escuchen. Y la cara que ponemos… claro, todos conocidos, pasándose así, tan cerca, varias veces, además…según las vueltas que demos…
En el primer cruce siempre saludamos, no hay otra, casi efusivamente, a los gritos, con las manos…pero… ahí viene otra vez…
¿Qué hacemos? disimulemos… a ver…
Ir como mirando lejos y preocupados por algo…Pero allá bien de vuelta ¿Y ahora?
Ir como buscando algo, adentro, abajo…en  el auto…
¿Otra vez? Bueno ahora, señalemos a los chicos, a la vereda de allá como mostrándoles algo. Pero no da para más, a la primera bocacalle, poner segunda y pisar, mandándonos a mudar.


« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line