Opciones
PrincipalIndexEnlacesPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaQuienes somosAporte TeóricosMesa DirectivaArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LiterarioFolklore LaboralFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInstrumentos MusicalesInvestigaciónJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

 Miguel Ángel Pérez
Miguel Ángel Pérez
Un poeta del folklore. Si quiere saber de coplas…ya sabe adonde abrevar. Nacido en Santa Maria, en Catamarca, reside desde su misma niñez en Salta, con Cafayate como su centro y amor (y el nuestro…) donde publicó “Cartas a mi casa”, “Poemas”, “Los Potros” y “Coplas del Arenal”. Como periodista trabajó en El Tribuno de Salta; y completó sus aportes a la cultura salteña desde la Direccion y Casa de la Cultura de Salta. Colaboró además en el relevamiento Etnomusical de Salta realizado por Rubén Pérez Bugallo editado en el Instituto Nacional de Musicología "Carlos Vega" en el año 1981.
 


Varias distinciones e invitaciones a disertaciones internacionales (sobre la copla, como tal) honran y construyen su trayectoria. Que claramente incluye sus bellas composiciones con tantos músicos extraordinarios. Recordemos al pasar algunos éxitos: “El Regador", Vidala de la Lluvia, ( ambas grabadas por los muy tempranos Fornterizos)"Si llega a ser tucumana", "Zamba para la Viuda", "La Santamariana" (Zamba) con Gustavo Leguizamón; "La Virutaivino" con Gerardo Nuñez; "Voy a las Islas" (Huayno) con César Isella; Canción de los Prisioneros, Pa’ don Nicolás, con José Juan Botelli.Su ultima publicación “El cantar del carnaval” lo trajo mas cerca a la Buenos Aires megalocéntrica que parece vidriera obligada…y la grabación del Cd “los pajaros de la memoria” también. Una entrevista completa su conocimiento:
http://www.youtube.com/watch?v=lIB6uxOzJKY







Partidas : se nos fue Perecito


El último de nuestros boletines lo incluyo  en la sección “Conociendo Folkloristas”, mientras que  hoy lo debemos recordar en otra dimensión, siempre como un grande. Acercamos estos videos:
http://www.youtube.com/watch?v=g-K_4AQe2bs
http://www.youtube.com/watch?v=CbmZiND4Zsw

Publicada  en La Gaceta de Tucumán el 14 de enero de este 2013 , el retrato de  Roberto Espinoza ,  In memoriam, un excelente fresco

Esa copla que quedó trunca en la tarde Por Roberto Espinosa


El poeta Miguel Ángel Perez murió en Salta a los 82 años. Compuso con el Cuchi la zamba “Si llega a ser tucumana” que se quedó a vivir en el folclore


Como el vino parsimonioso que camina el desvelo de los sueños. Asombrado de tiempo. Amasado de estrellas. Trepado a ese ciruelo de coplas. Coqueando la vidala de la risa y de la muerte. Se fue el sábado Miguel Ángel Pérez, dejando trunca la tarde. Los ojos de 82 años se apagaron en Salta, horas antes de que su Santa María natal pudiera arrimarle su homenaje.
Este salteño que se fue a nacer a Catamarca, amaneció en el vientre del Yocavil, el 30 de septiembre de 1930. “De tanto mirar el cielo, santamariana, cruzan lentas por tus ojos nubes lejanas. Con ellas te me vas yendo… ciego se ha quedado el cielo sin tu mirada”. En Cafayate descubrió los duendes de la niñez y seguramente, del torrontés. Lo cobijaron las charlas con don Juan Carlos Dávalos, el poético abrazo de Manuel Castilla, las carcajadas de Leguizamón, el Cuchi. Sencillo, pausado como el eco del silencio, fue anudando de versos su horizonte de pueblo. “Ahora me doy cuenta de que me he pasado 30 años trabajando, haciendo tonterías, de esas que no sirven para nada, como la mayoría de la gente que trabaja en cosas que no le sirven a nadie. La poesía es un imperativo, al menos, para mí, es la única razón de ser. Y aunque no escriba, la poesía es para mí lo más importante que he encontrado en esto que se llama vida”, decía.
La salamanca ha fraguado la amistad con el Cuchi. De esa yunta han brotado “Si llega a ser tucumana”, “La viuda”, “Santamariana” que cosquillean a menudo la memoria de la zamba. “El éxito que alcanzó ‘Si llega a ser…’ no pasó nunca por mi cabeza. Sólo traté de hacer un paralelo entre la mujer y la zamba tucumanas, una alabanza a ambas”, contaba.
Ha desatado algunos libros que llegaron con alguna distinción bajo el brazo: Carta a Casa, Los Potros, Coplas del arenal, Cartas a la casa y otros poemas, El cantar del carnaval y Coplas al canto. Inscribe su nombre en la Generación del 60. Su paisaje es el hombre. Con Gerardo Núñez, Melania Pérez y Miguel Ruiz, se hermana con los pájaros. Trinan en Tucumán, en el país, en Centroamérica, en Virutaivino. Se lo encasilla como poeta del folclore. “No me molesta ni me agrada. Son siglas más, siglas menos”, se reía. “La poesía no tiene que servir para nada, como la vida de un ser humano. Lo importante es ser verdadero, no un invento. Lo que quede tiene que ser la verdad… todo el arte tiene que ser ético. Escribo porque tengo que cumplir conmigo y al hacerlo cumplo con los demás. Porque mi oportunidad está aquí en la vida”. “Libre en mi viento mi silbo albricias lleva, al que se quiere libre sobre la tierra. Y al que libre me quiere y libre me deja, le doy todas las llaves para mis puertas”, escribió Perecito, que este 12 de enero dejó viuda a la poesía y a la vida.





Tambien Rene Vargas Vera le dedico su columna, en La Nacion del 15 de enero :
1930-2013
Miguel Ángel Pérez
Un ángel poético de la zamba y alma de la bohemia salteña

 
   
•    Miguel Ángel Pérez.
Fue el propio Cuchi Leguizamón (el doctor Gustavo Leguizamón) quien más proclamó, en sus recitales con piano, las maravillas del genio poético de Miguel Ángel Pérez, "Perecito", como se lo conoció en los ámbitos del folklore del noroeste argentino. El sábado se nos fue Perecito. Había nacido el mismo año que María Elena Walsh (1930) en Santa María (Catamarca), el pueblo de Margarita Palacios. Dijo su último adiós en su casa, tras pasar por una clínica. Tenía 82 años y cien proyectos artísticos.
Por lo que se llegó a conocer, no fue un poeta prolífico, de los que escriben versos todos los días, pero que no aprenderán a volar hacia la residencia de las musas. Le bastó con escribir un par de poesías para instalarse en el parnaso de los elegidos.
Será difícil encontrar en todo el repertorio de nuestro folklore un tributo más original, más exaltado y luminoso, dedicado a los encantos de la mujer (y de la zamba), que los versos de la zamba "Si llega a ser tucumana", enriquecidos por alucinantes metáforas, a las que les prestó mágicas alas la melodía inefable del Cuchi Leguizamón. Versos cuyo estribillo es un inesperado giro poético de loco delirio frente a la belleza.
"Si la cintura es un junco y la boca es colorada, /si son los ojos retintos/esa moza es tucumana. Si es dulce como esa niña y airosa cuando la baila. Si te gana el corazón,/esa zamba es tucumana. Si es redondita y jugosa lo mismo que la naranja,/ si es noche cerrada el pelo, esa moza es tucumana. Si a la sombra del pañuelo le va anudando distancia,/ si te consuela y te miente, esa zamba es tucumana. Y si la moza y la zamba llegan a ser tucumanas, ahogate en agua bendita que ya ni el diablo te salva." Y fueron las voces del irrepetible Dúo Salteño las que le dieron pasaporte de eternidad.
Los años de la niñez y adolescencia de Miguel Ángel Pérez habían transcurrido entre los cerros de la hermosa Cafayate (Salta). Poco antes del boom folklórico de los años 60 integraba un grupo, y había compuesto varias canciones (la zamba "El regador"; "Vidala de la lluvia"; el huayno "Voy por las islas", con música de César Isella, "La santamariana").
Otra de sus cumbres poéticas, que permanecerá en la buena memoria, es la "Zamba para la viuda", cuyo surrealismo apoyan melodías y armonías inéditas del Cuchi Leguizamón.
Por amor al folklore colaboró en un relevamiento de ancestros salteños editado por el Instituto de Musicología. Como poeta ( Cartas a mi casa , Coplas del arenal ) recibió varios premios en concursos literarios. Ejerció el periodismo en el diario El Tribuno.
En el círculo de los mejores artistas salteños se recuerda su genio de humorista y de histrión, eterno muchacho que se hizo querer por todos. Además, se lo reconoce como cantante y mentor de un movimiento de rescate de los valores poéticos y musicales.


« Volver

 

CopyRight 2017 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line