Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2013 Marzo
Carnavales Múltiples:
 
Carnavales Múltiples:
¿espectáculo, fenómeno espontaneo, o ambos? Tres casos para pensar

 Los carnavales no son exclusivos de una zona geográfica, o un periodo histórico, aunque trazas de origen y recorrido y prioridad de desarrollo aparecen claros. En este caso nos centraremos en algunos de nuestro país y de la región. Por caso, Brasil y más particularmente Rio de Janeiro parece tener la fiesta de Carnaval más conocida del mundo. Podria decirse que es casi “marca registrada”. Muchas reflexiones sobre popularidad, espectacularidad y espontaneidad, de este evento merecen hacerse. Pues que estas reflexiones no solo pueden aplicarse para el carnaval brasileño, sino para pensar, desde él, similares conceptos con nuestras fiestas  y Festivales. El artículo de Eliseo Verón (profesor merito de la Universidad de San Andres),  en Perfil del 17 de febrero, nos consiente  ciertas reflexiones.


  • Carnaval 1: “Después del Carnaval...”
Por Eliseo Veron

“El 1º de marzo de 2009 dediqué esta columna al Carnaval en Brasil. Uno de los temas era el progresivo vaciamiento de sentido del Carnaval como fenómeno histórico, marcado en su origen por una fuerte connotación política, materializada tradicionalmente en la invasión simbólica del espacio urbano por las clases populares pobres y marginadas de las grandes ciudades.

Un momento central del proceso de despolitización ha sido la construcción de los sambódromos en Río y Sâo Paulo en los años ochenta: el Carnaval ya no invade la ciudad, queda encapsulado en un lugar de “show” como cualquier otro: participar en el Carnaval sería como ir al cine, a un concierto o a la cancha.
Pero está el llamado ‘Carnaval de rua’ (Carnaval de la calle) organizado en los distintos barrios. En aquella columna me preguntaba si esta modalidad podría poco a poco repolitizar el Carnaval. Buena noticia: no para de crecer. Entrevistada por OEstadoRJ.com hace pocos días, Rita Fernandes, presidenta de la Sebastiana, asociación que reúne a los principales blocos de Río de Janeiro (entre ellos ‘Qué mierda es esa’, uno de los más conocidos por sus temas polémicos), se explica.( sigue…)

El fenómeno del Carnaval de la calle no es nuevo, comienza en los años ochenta, con el retorno de la democracia. Hacia el año 2000 hay unos treinta o cuarenta blocos en distintos barrios de la ciudad. En 2013, y si sólo contamos los inscriptos y autorizados por la municipalidad para desfilar, hay en Río más de 500 blocos. La participación es totalmente gratuita. “Esto ha vuelto con tanta fuerza que la cara del Carnaval de Río es hoy el Carnaval de la calle, más democrático y no excluyente” –dice Rita–. “La gente ve este éxito con mucho orgullo porque formamos parte de él y porque tuvo un inicio espontáneo, un regalo para la ciudad”. La Sebastiana –subraya– es también un lugar de discusión de políticas culturales.
Con mucho retraso, el movimiento parece comenzar a sentirse en Sâo Paulo. Este último jueves, en la Folha de Sâo Paulo y bajo el título “Pequeño gran Carnaval”, Alan Gripp señala que una de las novedades de este año ha sido “el resurgimiento, con sorprendente vigor, de los blocos de rua” y aunque reconoce que “no tenemos aquí nada parecido a Río de Janeiro, Salvador o Recife”, pronostica un boom para 2014.
En cuanto al Carnaval oficial, el de 2013 ha provocado una fuerte polémica respecto de los patrocinios comerciales. El patrocinio tampoco es un fenómeno nuevo, pero parece haberse exacerbado este año. En verdad, el merchandising está, para las escuelas de samba, prohibido. Tienen entonces que encontrar un camino indirecto, temático, que será asociado al patrocinador. En el llamado ‘Grupo especial’ de Río, compuesto por las 12 escuelas históricamente mejor clasificadas y entre las cuales el jurado elige a las ganadoras, nueve de ellas han tenido en 2013 patrocinios comerciales muy importantes, y eso las ha llevado a definir el tema principal del samba-enredo en función del patrocinador.
La ganadora de este año ha sido Unidos de Villa Isabel: desarrolló el tema de la vida del agricultor y de la agricultura, con el patrocinio de una multinacional de ese sector industrial. (En el año 2011, esta misma escuela, financiada por Pantene, desfiló con el samba-enredo “Mitos e historias entrelazadas en las hebras del cabello” y con la presencia de Giselle Bündchen, la modelo representante de la marca). Este año, el patrocinio de Corea del Sur llevó a un enredo sobre la inmigración coreana en el Brasil; el de la revista Caras, a un enredo sobre la fama y los famosos; el de la Asociación Brasileña de Criadores (más de tres millones de dólares), que deseaba visibilizar la raza de caballos mangalarga, convirtió el tema en un elemento visual y musical central de la escuela Beija-Flor. La discusión está abierta. Figuras importantes asociadas al funcionamiento y la creatividad de las escuelas de samba han expresado opiniones opuestas sobre la situación.
No cabe duda que el patrocinio de eventos con fuerte carga social, cultural y estética es uno de los géneros más complicados del sponsoring. Puede ser visto como un factor más del proceso de despolitización del Carnaval.
Pero yo soy optimista. El departamento de marketing de cualquier gran multinacional estaría encantado con el diez por ciento de la creatividad que se expresa, cada año, en el Carnaval brasileño. La fuerza histórica y el talento musical que lo alimentan es tal, que los patrocinadores terminarán aprendiendo a aceptar la malicia, la ironía y la lucidez de un pueblo que tiene muy claro que, terminada la batucada, el mundo sigue siendo tan injusto como antes.”





  • Carnaval 2: Jujuy

En nuestro país, los carnavales también tiene su variación regional: no es igual los norteños, que los mesopotámicos. No es lo mismo la chata riojana que los carnavales calchaquíes.
En febrero, de hecho los  Carnavales jujeños…son ciertamente especiales : por ejemplo en Arete Guazú, en el sureste de la provincia donde también se vive una fiesta colorida, marcada por rasgos culturales diferentes propios de quienes habitan esta generosa tierra desde hace milenios. Nos referimos a los guaraníes quienes celebran esta fecha con la misma intensidad que los norteños. (Sigue..)

Jujuy ofrece diferentes alternativas durante el mes de febrero, época de carnavales. La irregular geografía jujeña, alberga valles, quebrada, puna y selvas o yungas. Cada una de estas regiones tienen la particularidad de ofrecer un paisaje contrastante, desde la meseta de la puna de salares y churquis, que remata en la quebrada de caseríos silenciosos y cerros multicolores, se abren los ondulados valles para culminar en la explosión del verde en la majestuosa selva de las yungas.
Cuando florece Caperigua, comienza el Arete Guazú. La Fiesta Grande en el Tiempo Verdadero de los Buscadores de la Tierra sin Mal, de los Hombres de las Neblinas, de las Palabras Inspiradas: los Ava-Guarani. Habitantes sin tiempo de las Selvas de Yungas con transiciones en Chaco Gualamba, conocedores de su origen de Samou, de la esencia del Caraguata y su respeto a Yaguá. El festejo coincide con la maduración del Abatí (maíz), materia prima para la elaboración del Kanwi (chicha), bebida casi sagrada y ceremonial de los lugareños. En la fiesta se utilizan caretas, sus portadores se llaman Aña-aña y representan a los espíritus del bien de sus ancestros. Los músicos y quienes realizan las interpretaciones de las coreografías del Yaguá- Yaguá y los encargados de encabezar los bailes, eligen los lugares de recorrido del Areté. La comunidad Guaraní Cuape Yayembuate (aquí todos juntos) se encuentra ubicada sobre la RN Nº 34 localidad de Calilegua, Dpto. Ledesma, Provincia de Jujuy, y cuenta con un espacio físico en la Manzana 65 Bº Belencito


Y en Enero el encuentro de Copleros, ya en Purmamarca, completa el panorama provincial . Es de hecho el de este año el Encuentro nº 29 de canto con caja. Como fuente de las fotografías www.clickjujuy.com.ar


 

Si “Coplas, tonadas y bagualas se multiplicaron a lo largo de toda la jornada, desde temprana hora y mezcladitas con mucha chicha, vinito y otras bebidas refrescantes, como un anticipo del Carnaval de este año, alli se escucharon desde contrapuntos hasta los mas picarescos versos de amor, algunas coplitas subiditas de tono y la alusión permanente a la situación social y económica de nuestra tierra, es que es asi, este encuentro se muestra como una forma genuina de expresión, aqui no hay libretos ni auspiciantes, ni el mercantilismo de una entrada o un  derecho de espectáculo”.





  • Carnaval 3: Chaya en La Rioja…

No siempre coinciden diarios de la capital, el mismo día,  con noticias encaradas de similar forma para dedicarse a una fiesta de génesis folklórica, y para más,  del interior. En este caso, el domingo 24 de febrero de este año del señor de 2013, pagina 12 y Clarin (más bien pocas veces coinciden…) se pusieron de acuerdo en tratar la chaya Riojana.


“Remera y pantalón lleno de harina y agua para igualar, albahaca para perfumar el alma, vino abundante y la protección del festivo duende Pujllay hacen de la Fiesta de La Chaya un momento para la alegría de la gente. Caritas de harina y dientes de risa, nadie se siente solo durante esta fiesta. Un momento ideal para conocer la provincia de La Rioja.
Chaya, chayear, chayera. Sustantivo, verbo, adjetivo. No importa cómo se use el vocablo, La Chaya es algo anterior a la palabra. La Chaya es un sentimiento, una fiesta primitiva que sube por las venas de los riojanos desde sus ancestros diaguitas y se les enreda por la sangre macerada en alcohol y perfumada de albahaca, hasta hacerse grito chayero” comienza retratando una visión, el articulo el diario de los Noble,  mientras que el fundado por Jorge lanata lo hace refelejando al protagonista de esa misma visión: “ ¿viste lo que significa la navidad? Es un día muy especial, no?, Bueno, para nosotros la Chaya es parecido , es algo que tenemos en la sangre” dice un hombre con la cara llena de harina, pintura roja y una ramita de albahaca detrás de la oreja, bajo el tórrido calor de una tarde de sábado riojana. El hombre se llama Julio Bramajo, se presentacomo el Presidente del centro vecinal del barrio El Cardonal, de la capital riojana y organizador de este festejo barrial”.


(Sigue…)

Por ello y con la debido mención a los autores, Guido Piotrkowski en Pagina 12, y Gisela Galimi para Clarín,  reproducimos su párrafos, sus visiones de algo que sin duda merece ser conocido, y disfrutado. Pues viene de antes, y quedara aquí, siendo pasado presente… y talvez, decimos nosotros, esta cambiando

“Para los que no han escuchado hablar de ella, esta fiesta transcurre febrero tras febrero en la provincia de La Rioja. Y en la capital copa los barrios durante dos fines de semana para despertar igualdad entre las clases sociales y alegría entre hombres y mujeres. Todos bailan, todos cantan, todos toman vino, todos tras la capa de harina son parte de un mismo pueblo que se amasa.
La fiesta propiamente dicha tiene diferentes aristas: El Festival Nacional de La Chaya, los festejos en cada barrio y los llamados “topamientos”. El Festival es el evento más convocante de la provincia y este año coincidió con los festejos de carnaval, del 8 al 11 de febrero, en la capital riojana. Figuras como Abel Pintos, Sergio Galleguillo, la Bruja Salguero, Chaqueño Palavecino, Los Manseros Santiagueños, Los Huayras y Peteco Carabajal, entre otros, cantaron para un público de hasta 45.000 personas.Pero el espectáculo más conmovedor es siempre la gente. Ya de lejos se vislumbra la harina flotando en el aire a contraluz. Y adentro del autódromo, donde se realiza el encuentro, corren vino, pintura, harina y mucha danza. Suena chacarera en el aire y las filas se estrechan para bailar. Las sillas sirven para subirse a aclamar a los ídolos. La noche se hace día en la música”.( Clarin)
¿Qué es la Chaya”. Es una fusión de manifestaciones culturales que se da en tiempo de carnaval , pero que no es precisamente el carnaval. `hay un punto de contacto entre la chaya y el carnaval, pero nuestra chaya es muy particular, es la fiesta del carnaval del riojano (…dice Walter Montivero, periodista local---) el carnaval es mas europeo mientras que esta celebración es anterior a su llegada. La Chaya es muy riojana’. `En tiempo ‘i chaya esta el carnaval, señala Mónica Oyola, hija del músico José Jesus de Oyola, reconocido como “el patriarca de la chaya”. Porque la chaya es también un ritmo que forma parte del folklore argentino y un gran festival en el que se presentan las principales figuras de la provincia y el país. Y la Chaya es una indiecita enamorada en una leyenda, y la recreación del casamiento entre ella y el otro personaje central  de la celebración, el Pujllay, su prometido. La Chaya es el festejo de la abundancia que realizaban los diaguitas que habitaban la región, un ritual de agradecimiento a la Pachamama por los alimentos que recibían: Chayar significa mojarse con agua: se moja la tierra y se rocía a los chayeros. Se acarician los rostros con las manos llenas de harina, agradeciendo con este elemento los frutos y la posibilidad de recolectarlo” (Pagina 12)

En estas pocas palabras pueden ubicarse los elementos centrales, que proponemos a los atentos lectores de nuestro Pregón criollo. Con igual nombre, y tal vez favorecido por ello, con sucesivo desplazamiento simbólico, se superponen leyendas,  músicas tradicionales, tradiciones antiguas  y rituales de ofrenda, con espectáculos de carácter de industria cultural moderna.
 Reflexionar sobre ello es, por sobre las distinciones teóricas entre folklore y proyección , abiertamente tratadas, avanzar sobre lasimbiosis real que se produce, y que ¿potencia o debilita? a cada una de las manifestaciones de nuestro folklore?:

Pero sigamos por un momento con la Chaya, tema sobre el que la red abunda, en sitios como por caso http://www.lariojachayera.com.ar/  o comenzando por el sitio oficial:

http://www.turismolarioja.gov.ar/pe_chaya_riojana.asp

Y en  http://www.intertournet.com.ar/larioja/la_chaya_riojana.htm

O  http://folkloreargentino.blogspot.com.ar/2007/02/la-chaya-riojana.html

    Sobre esto se ha reflexionado. Por caso,  Pancho Cabral ha escrito “Dela vidala  a la Chaya” un libro que bien representa las variables en juego.
Analizando la formación y el desarrollo de la vidala chayera originada en el cruce entre la vidala y la tonada lo hace con su ubicación cultural:

"La Rioja no es cuyana -insiste-, así como ni San Luis ni San Juan son del noroeste (…) Hay en nuestra provincia un acentuado desconocimiento sobre el tema, y cantar y componer sobre lo propio navegando a la deriva; sentí la obligación de dejarles algo a las nuevas generaciones". Y ya adentrándose en el tema, explica: "La vidala chayera se canta entre Catamarca y La Rioja, aquí nace y desde aquí parte. Los músicos argentinos están conociéndola, intuyo que la aman pero no la comprenden; es lógico, no la viven como nosotros; diría que les falta harina, albahaca y acequia; eso se adquiere carnavaleando".Sobre la chaya convergen formas musicales que a ratos parecen superpuestas; tal el caso de la vidala y la baguala: "Comparten el mismo ancestro, son de la misma familia, aunque se las ha ubicado por regiones, para una mejor comprensión: baguala en Salta y Jujuy, y vidala en Tucumán y Santiago", sostiene Cabral Y añade: "Y vidala, vidala andina, vidalita montañesa, en Catamarca y la Rioja. Son todas vidalas, pero, cada una con su acento, con su paisaje, con golpes diferentes de caja o tambor (…) Como un modo regional sistematizado, que conjuga elementos variados en la formación de ese sistema. Es un ritmo que no tiene coreografía, por lo tanto no está ligada a ninguna normativa, es un canto libre, pues, ninguna vidala chayera es igual en su estructura poética". , de agradecimiento a las buenas cosechas y de rogativas por las que vendrán". "Los rastros incaicos -subraya- los encontramos en esas ceremonias, en las divinidades diaguitas, en nuestro `Topamiento`, que llega desde el Perú con su origen en una celebración denominada `trompiezo` o `tropiezo`, ambas tienen idénticas características (…e instrumentalmente con la Caja se particulariza aún más pues sin ella…) “nuestro canto andaría en el aire sin sones donde apoyar su tristeza y su alegría; estaba en las fiestas de antaño y sigue estando. Con la conquista llegó el tambor y se incorporó el bombo legüero, pero el sonido fundamental de las vidalas anónimas y las compuestas hoy con esas estructuras, es la caja". Cabral se entusiasma entonces  enumerando a los cultores principales de la chaya riojana: "Hay que partir de Eusebio Zárate, los hermanos Peralta Dávila, los hermanos Albarracín, Los Troperos del Huayco, Don José Oyola. Más actuales: Ramón Navarro, Julio Olivera Chazarreta, Edmundo `Pimpe` Gonzales, `Pica` Juarez y Luis Chazarreta, entre muchos".

Fuente: http://www.notife.com/noticia/articulo/1027279.html#.USow9zAj5Lc

Y así por ahora dejamos el tema, como dicen los diarios que “dieron excusa” a este artículo que ambos concluyen de similar forma:
El último día de los festejos se quemará o enterrará el muñeco que representa la figura del Pujllay. Por unos meses nomás. El próximo febrero volverá la fiesta, por los siglos de los siglos.( Clarín ) Y llega el emotivo momento de quemar el Pujllay , y el delirio, como el diablo, se apodera del espíritu chayero. Y así es y será  durante todo Febrero, en una imagen que se replica en cada uno de los rincones riojanos. Pujallay arde, como La Rioja, en la Chaya. (Pagina 12)
Y para no ser menos, recordamos nosotros, que volverá, desde luego volverá…para el año cabal.


« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line