Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2013 Mayo
2013 Mayo
En el número anterior del Pregón Criollo (Abril 2013) iniciamos con la sección “Aves del Pais”, y lo hicimos con el chingolo, en la creación gráfica de Patricio Barret, y su ficha técnica. Los comentarios recibidos nos llevan a completar esta información. Y lo hacemos con su piar registrado por Julio Argañaras, más una leyenda y el poema de Leopoldo Lugones sobre este pájaro.
 

En el número anterior  del Pregón Criollo (Abril 2013) iniciamos con la sección  “Aves del Pais”, y lo hicimos  con el chingolo, en la creación gráfica de Patricio Barret, y su ficha técnica. Los comentarios recibidos nos llevan a completar esta información. Y lo hacemos con su piar registrado por Julio Argañaras, más una leyenda  y el poema de Leopoldo Lugones sobre este pájaro.

La página de la Academia completará este  registro sobre el numero precedente,  que además es reiterado aquí, siguiendo este enlace: (sigue...)


El chingolo es el más gaucho de los pájaros canoros, su fama llegó al folklore, la
leyenda y dichos populares, hasta inspiró a poetas, como lo demuestra Leopoldo Lugones, que le cantó así:

Cuando el campo está más solo
y la casa, en paz, abierta
aparece por la puerta
muy si señor, el chingolo.Viene en busca de una miga
o una paja de escoba
que, ciertamente, no roba
porque la gente es su amiga.

Salta confiado, al umbral
y solicita permiso
con un gritito conciso
como pizca de cristal.

Su ropa pastoril
la agracia un lindo copete.
(Si el cardenal es cadete
él es conscripto gentil).




 Y una leyenda sobre el  puede  resumirse así


Leyenda del Chingolo

Guillermo Perkins Hidalgo, en ‘Leyendas y Supersticiones de Iberá", publicadas en Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología N~ 4, Buenos Aires, Argentina, 1963. Recoge esta versión: "El Chingolo. Todavía parece que anda con su grillo, recordando al mundo un pecado. Era un hombre impetuoso y lleno de soberbia. Tenía mucha fuerza y cometió una vez la terrible profanación de derribar el pesado portal de una iglesia. Por eso fue engrillado y conducido a la cárcel, de donde más tarde salió volando, doblemente castigado por la justicia del Cielo". "El Chingolo, diminuto y nervioso, es el único pájaro que camina a saltitos como si estuviera maneado por invisibles grillos...". "El Chingolo es sociable y visita los patios familiares en busca de migas de pan y restos de comida. Sólo se aleja con rapidez, cuando advierte la presencia peligrosa de un gato. Por eso dice el refrán, cuando alguien llega a una casa como el Chingolo, en forma inesperada, sin previa invitación ni aviso, a la hora habitual de la comida: ¡Entra solo como el Chingolo!


Audio del Chingolo





La Calandria

Para este número,  en cambio acercamos  como nueva Ave, a la Calandria. La Ilustración y Ficha Técnica, es aportada por  nuestro artista Patricio Pedro Barrett, quien nos aclara además que  la ilustración tiene de fondo el cerro VENTANA (1134msm) perteneciente al sistema de VENTANIA, declarado Monumento Natural en 1959, sito en el Parque Pcial. Ernesto Tornquist, de la Pcia. De Buenos Aires.


Audio de la Calandria
 






Ficha Técnica:











 

Literatura : Benedetti, Mario

El ruiseñor y la calandria


El ruiseñor salmodia en alemán
la calandria / en lunfardo
en alemania
existen por ejemplo
un ruiseñor corriente que es el nachtigall
y otro grande y nocturno que es el sprosser
la calandria no ha sido traducida
tal vez por eso
el ruiseñor se nutre solamente de insectos
la calandria / de sueños



Y su leyenda “asociada”

LEYENDA DE LA QUEREMINCA O LA CALANDRIA

La quereminca era una bella imilla o criada indígena, cuyos encantos enamoraban a los jóvenes. Ella encendía el miná o fuego de la pasión en ellos, para luego desdeñarlos. Desesperados, algunos de ellos se mataron. Pero un joven llamado Sumajkaig, creyóse capaz de hacerse amar y en efecto en un principio así pareció, pero pronto Quereminca se cansó y empezó a mirar a otros.

Su enamorado, triste y desesperado, lloró su pena, la que se convirtió en odio y venganza. Invocó a Illaepa y a todas las fuerzas ocultas para vengar su amor. Y el castigo bajo: Quereminca fue convertida en ave, tan canora como bella había sido, y con un poder de imitación especial, pues imitan las queremincas el canto de todos los pájaros y todos los rumores de la selva.   
Cuentan los amautas (maestros) que en el fondo de un precipicio, cerca de una montaña hay un lago de color rojo como la pasión que la imilla despertaba en los hombres. Y el viento llevaba hasta Quereminca las voces de los suicidas que reclamaban su presencia, pera a cada queja de amor ella contesta: Hutam, Hutam , isttita...

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line