Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2013 Junio
Nunca insistiremos lo suficientesobre la importancia de la investigación y sus elaboraciones teóricas en la ciencia del Folklore. Este, que nombra al saber popular, al arte que lo re-presenta y a la Ciencia que los estudia, en su integralidad es el objetivo esencial de esta Academia. Y consecuentemente de su Pregón Criollo
 
Libros del Folklore   

La Cultura Tradicional- Nordeste y Pampeana - Claudia Forgione


   Nunca insistiremos lo suficiente sobre la importancia  de la investigación y sus elaboraciones teóricas en  la ciencia  del Folklore.
Este, que nombra al saber popular, al arte que lo re-presenta y a la Ciencia que los estudia, en su integralidad es el objetivo esencial de esta Academia. Y consecuentemente de su Pregón Criollo.
    Los trabajos de nuestros amigos admirados, los folkloristas que investigan, son parte de este acervo que deseamos difundir. Hoy comenzamos esta serie con los escritos de Claudia Forgione (ver Pregon Criollo nº…) “Claves de la Cultura Tradicional Argentina- Nordeste y Pampeana”,  (Del Umbral/Universidad Libros, Bs As, 2002). 
    Tanto en el Norte como en el este, organiza su trabajo en Alimentacion, Ciclo de vida y orden social, Enfermedad y curación, Expresiones del habla regional, Fiestas Creencias y Rituales y Trabajo, actividades productivas y herramientas. Vestido y Vivienda. Todas, y en ambas regiones, sin desperdicio. No podemos ser más enfáticos en recomendarlo, si desea un eficaz y sintético compendio (o “Pequeña Enciclopedia” como le llama la autora) de estas regiones.
    Pero como solo podemos mostrar aquí y ahora una parte, elegimos centranos en la región Pampeana, que abarca, nos cuenta,  Entre Rios, Buenos Aires  hasta el rio Colorado al sur, La Pampa, centro sur de Santa Fe, centro y  sur de Córdoba, y las Islas del Paraná Medio. Precisión que es necesaria, conceptualmente, aún para fenómenos como los culturales que nunca presentan aduanas internas, ni derecho de frontera…
    Alimentación: “Tanto en las dietas del gaucho de las vaquerías como entre la población actual( y aún en los tiempos en que los cazadores tehuelches de guanacos ñandúes y venados ambulaban por este espacio pampeano) la carbne ha sido el alimento por excelencia , habiéndose incorporado la Vacuna a partir el siglo XVII.” (Forgione,2002: 100).  Asitrata la empanada de carne, con sus diferentes presentaciones e ingredientes, , los “hervidos” o puchero, el asado con cuero (aveces acompañado con mazamorra). Las bebidas incluyen , entre las no alcohólicas, el mate, el café ( llegado en el siglo XVIII), el te ya como infusión distinguida (desde siglo XIX)  o para remedio,  y el chocolate.
     Entre las alcohólicas, el aguardiente, la ginebra, la caña, cerveza, sangría y clericós figuran entre los más populares. En el delta entrerriano las comidas más comunes (excepto en época de yerra)  son estofados de iguana, milanesas de nutria, postas de surubí frito en su grasa, tortugas cocinadas en su caparazón.
    Y si aquí nos quedamos es que tenemos la provocada intención de que se quede con ganas de saber más… y vaya a la fuente…




---------------------------------------




Los “Encuentros”  en Salta - Roberto Vitry

   El profesor Miguel Ángel Elias  nos acercó una obra que recomendamos. Una piedra de sostén de la tradición Salteña, que es el libro Salta Añeja” de  Don Roberto Vitry.
En sus mas de 400 paginas y  siete capítulos desfilan los recuerdos e investigaciones de un apasionado salteño, que nos hace apasionar a sus lectores. En su introducción el Dr Martin Villagrán San Millán, lo retrata con precisión: “Solamente diré que si es cierto aquello que decía ese gran poeta jujeño que fuera Mario Busignani en cuanto a que “el hombre es del lugar que le allega la tonada”, entonces Roberto Vitry es irremediablemente salteño”

    Una de las tantas secciones de los recuerdos que en el libro se deslizan como una fuente de vida, es la mención a los carnavales. Que es tratada con una variedad que es digna de tratar de resumir aquí, como intento de reflejo de la riqueza de datos y visiones que nos presenta la obra.

  Los carnavales como batallas, cuando las “barras bravas no eran del fútbol.
   “En la punta de mi lanza , cautivo lo vuayevá”


   Los “encuentros” de comparsas, revestidos con los rimbombantes términos  de vigoroso o amistosos, para iniciar o no las sangrientas reyertas, originan desde muchas décadas atrás en el tiempo, aunque no hayan quedado evidencias de ellos en la crónicas policiales de los diarios. Observadores y estudiosos al margen, en Salta se recuerdan varios “encuentros” que, en su época conmovieron a la opinión pública y cuyos recuerdos perviven, no obstante, en la memoria de sus habitantes, del pueblo todo.

        “Cacique con su ayudante
        Que anda haciendo por aquí?
        En la punta de mi lanza
        Cautivo lo vuayevá
        No le conozco ventaja
        Al indio mas satana
       En la punta de mi lanza
        Cautivo lo vuayevá”


    La pregunta lleva implícita la respuesta, la del inevitable encuentro, el amistoso o a sangre. Hubo comparsas que hicieron época. “Mirá, la comparsa del Matadero, esa si que era brava. Tenía como cincuenta indios, pero por atrás iban como doscientos. Tenían espías que se desplazaban en bicicletas, buscando otras comparsas. Cuando ubicaban una, volvían y le contaban al cacique cuántos eran. Mirá, no solo te apaleaban de lo lindo sino que los que venían por atrás, los hinchas, digamos, te quitaban hasta las alpargatas. No te dejaban nada. Eran Bravos esos del Matadero.” Confió Hugo Díaz, vecino de la Plaza Alvarado al recordar carnavales pasados.
    Sin embargo uno del Matadero, se refirió con respeto a la de la Estación (del ferrocarril)  “Esos sí que eran bravos, apaleaban como locos y no le digo nada de la otra, al de la vieja Cervecería (Ameghino y Virrey Toledo), que eran más garroteadores todavía”, recordó el Negro Gonzalez. Lo cierto es que de la Estación, Cervecería, Plaza Alvarado, Villa Cristina,  y de otros sitios, se congregaban años tras años, carnaval tras carnaval, no solo para cantar sus canciones al público y tirar las “troyas” elaboradas con carreteles de hilo de coser, sino para agredirse con total acuerdo e impunidad, peus los “encuentros” se regían por reglas y códigos no escritos, sí pre-establecidos. Era en vano cuando la policía encontraba a los heridos, ya que éstos no delataban a los contrincantes. Total un carnaval que se va es el preanuncio de otro por llegar. Todo es cuestión de tiempo para tomarse el desquite, la ansiada revancha.

(Sigue...)
   No queremos  reiterar todo el libro, pero basta esta descripciones para notar las múltiples variantes puestas en juego en esta manifestación de libertad (donde la “carne-vale”), nucleamiento (en “agrupaciones geográficas”), estrategia (espías y decisiones), dinero, creatividad (canciones), hombría, y señal de dominio territorial originaria (incluso la designación de indios y caciques…).
   Aun solo en este punto, por caso, Roberto Vitry nos lleva también por los recuerdos de José Servando Herrera, símbolo de “villa Cristina” que decía al otro des-cacique, justamente para no andar reconciéndole autoridad,  con lo que debía entregar  mando …¡y recaudación!
Los encuentros terminaban exigiendo el pago o servicio de la recaudación en efecto, con o sin resistencia  física.  La pela del Matadero con la del Mataco Vera, O la de Los maguas con la de la estación, tiene su lugar en el relato, que terminaba mas de una vez en la Policía.  Hoy, dice: “El salvaje acto de agredirse disfrazados de indios en los carnavales dio paso y peso a otros conceptos en salta. Las nuevas generaciones rivalizan en cantidad de atuendos, en especial los gorros. Los sangrientos “encuentros” de antaño quedaron olvidados, junto a los nombres dede los desaparecidos caciques., que alguien se tomara el trabajo de rescatar, sin dudas. Porque la historia de las comparsas de indios, del siglo veinte, es riquísima en todo sentido. Fundamentalmente porque es un patrimonio auténtico de la masa popular, identificada totalmente con los carnavales, desde siempre. La pervivencia de los festejos carnavaleros se debe al pueblo en su mas intima esencia, especialmente en Salta….”
    No por ultimo menos importante, l autor recuerda un articulo de Isabel Aretz , La Nacion de Febrero de 1945, para complementar su visión:
“Cuando llega el Carnaval, las poblaciones del Noroeste, los mozos del pueblo suelen organizar comparsas disfrazándose de indios. Hasta hace pocos años esos “indios” daban lugar a grandes escándalos y desórdenes, y por ese motivo las autoridades policiales intervinieron prohibiendo los excesos. Carezco de datos históricos sobre la antigüedad de las comparsas. Conozco en cambio numerosos decretos destinados a reglamentar o reprimir el Carnaval en general. Uno de 1833, producido por el gobernador Heredia, de Tucumán, es tal vez el más interesante, pues nos permite comprobar la pervivencia de algunas costumbres populares. Se basa el decreto en la manifiesta “oposición” del “Juego del carnaval” con las “luces y civilización del día”. Pero considera que no es posible “arranacr de p`ronto las habitudes que jha adquirido el pueblo por  la costumbre constante de muchos años atrás.   Con esa premisa ( si no puede vencerlos únete a ellos)  Isabel Aretz continua transcribiendo el decreto: en su primer artículo permite “el juego del carnaval mientras no se ofenda la decencia y la moral”; el  segundo se dedica a prohibir las “correrías y galopes en grupos por las calles”; y por fin el tercero autoriza “las reuniones , para cantar la vidalita, sin causar desorden ni perturbar la tranquilidad pública”

Toda una definición.

   Claro que uno tiene  ganas de más… de saber (en el sentido de aprender y en el de gustar) más… Desde luego, lo sabemos, y para eso,  el libro esta a su disposición. Búsquelo.



---------------------------------------



Los Topamientos - Isabel Artez

   En diversos pueblos de nuestro país, durante el carnaval se realizan encuentros de comadres y compadres, a cuyo acto se llama “topamiento” o “tincunaco” (palabra que deriva de tincuni, quechua por “encontrar”). Por sencilla ceremonia dos amigos se hacen hermanos espirituales de por vida. Y los encuentros, generalmente los dos jueves anteriores al carnaval,  son entre igual o distinto sexo.

   “En Colalao del Valle- Tucumán ( nos indica doña Isabel)  asistí en 1941 a un “topamiento” doble – de dos parejas- que se realizo un “jueves de comadres”. En un lugar despejado se habían levantado cuatro arcos hechos con cañas y con gajos de sauce profusamente adornados con serpentinas. Dos arcos juntos de un lado y otros dos más lejos, como a unos quince metros de distancia. Debajo de los arcos se ubicaron las dos comadres que se iban a topar. Llevaban en la cabeza coronas de flores y ramas de albahaca. Debajo de los dos arcos restantes estaban parados las comadres, con coronas similares. Detrás de cada caña, los respectivos acompañantes, llevando su consabida rama de albahaca, y entre ambos grupos un “cajero” provisto de un buen tamboril parea acompañar los cantos.”
   Sigue el relato, fascinante en la pluma de Aretz, con el sonido al unísono de los dos tamboriles, y dada cajero elevando al aire un “joi-joi” (vidalita de tres notas). Compadres y comadres con acompañantes avanzando al centro del campo, y cambiando las coronas al encontrarse, para estrecharse al fin las manos con la promesa de ser “compadres hasta la muerte”.
   El folklore es siempre a la vez constante y variable, regionalmente diferenciado. Se debe dejar aclarado entonces, que en otras zonas del país se cambian tres saludos o venias, y luego canjean las coronas. (sigue...)

    Los acompañantes entonces estallan en alborozo y los envuelven con serpentinas, echando almidón y papel picado: los enlaces se hacen así materialmente visibles, a la vez que la fiesta, carnavalesca, los abraza con los símbolos tradicionales de ésta.
Vaso de vino ofrecido, sin cesar cantos y estampidos, y baile de ambas parejas de una  zamba es la etapa siguiente.

    Isabel Aretz registra que años atrás se hacían a caballo, pero así resultando peligrosos.
En otros lugares (de Tucuman y Catamarca) algunos de mujeres solas intercambiaba “guaguas” bebes de quesillo, en lugar de coronas.- La maternidad conjunta y sustituta se hacia patente. Algunas vio adornadas con coronas de frutas y semillas, con ocronas hermosas de quesillo, con palomitas de masa de pan. Los arcos colgaban quesillos trenzados y frutas, que , obvio , luego era disputada entre los asistentes (incluso atropellando con sus caballos).
   Rafael Cano ( en Del Tiempo é Ñaupoa) y Roberto J Payro ( en En las tierras de Inti) describen sus visiones, con variantes e intrepretaciones. Aunque fuera perdiendo la importancia ritual para convertirse en diversión. Mas originalemnte establecía vínculos muy fuertes: los “topados” no podrían contraer matrimonio, y la leyenda del alma mula es la consecuencia correspondiente ante la ruptura del tabú.  Ambrossetti, por su parte señala a este propósito del compadrazgo” este lazo moral es lo único que puede oponerse al egosimo innato y tan desarrollado en las sociedades semi-primitivas”
    Tambien en cierto países y pueblos de Europa se encuentran rituales del compadrazgo. Pero aquellos detalles adicionales de la fiesta se relacionan con cultos mucho mas antiguos.
Los arcos representan asi “el árbol sagrado” y los fruto que de él cuelgan ( muchas veces en forma de rosca, ani,ales o muñecos)representa el viejo “fruto bendito”. La destrucción y banquete final también , como en toda fiesta agraria, los asistentes se disputas esos frutos que se comen, Esta lectura, es independiente de la conciencia real que el simbolismo trae de siglos. Pues es asi entonces como  los topamientos sobreviven, entonces y aun hoy, mas como ceremonia anexa a la gran fiesta del carnaval.
   La actualidad va despriorizando la relación de enlace de parejas 8 que sustituye el compadrazgo en el bautismno cristiano) por encuentros colectivos, aun bajo arcos y con harina


http://www.youtube.com/watch?v=Nzlf1H8h-yM
Asi también, la representación artística,  en escenarios, se basa en aquella ceremonia popular

http://www.youtube.com/watch?v=b8WVnHRIngM

Incluso el nombre deriva actualmente en ciertas ceremonias de pre-encuentro en carnaval, como en estos registros

http://www.youtube.com/watch?v=qQD7uzV6ST0
http://www.youtube.com/watch?v=qfKnbY9X7sk

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line