Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2013 Junio
2013 Junio
Como apreciamos en el número anterior, las devociones “argentinas y americanas” que don Félix Coluccio presenta en un interesantísimo libro, para él son “lo que se presenta como superstición es una autentica manifestación religiosa de las clases bajas, la proyección de esquemas lógicos diferentes a los occidentales, problema ...
 
DEVOCIONES POPULARES


Como apreciamos en el número anterior, las devociones “argentinas y americanas” que don Félix Coluccio presenta en un interesantísimo libro, para él son “lo que se presenta como superstición es una autentica manifestación religiosa de las clases bajas, la proyección de esquemas lógicos diferentes  a los occidentales, problema ya conocido por los cristianos que propugnan la adaptación del culto romano a los valores culturales de cada país.”Una expresión de concepción centrista sobre clases bajas como dueñas de culturas “especiales”, descriptas como supersticiones,  si no cuadran con el culto romano. Por ello este número traemos una devoción, popular, extendida y muy fértil, que reconoce el culto católico como eje central.

Hoy revisamos  a Ceferino Namuncurá

Dice Don Félix, en su libro de edición 2001, que la devoción a Ceferino Namuncurá  es una de las mas importantes , a nivel popular del país. Sin dudas la persistencia de esta, se reúne en “competencia” con la Difunta Correa y mas recientemente con el Gauchito Gil, cuyos altares rojos se han diseminado por las rutas de la Argentina.
Juegan para la popularidad del beato su condición de aborigen, su bondad, su inteligencia y también su muerte, lejos del país y cuando contaba con poco mas de 18 años.
Nació en Chimpay, en el valle del Rio Negro, el 26 de Agosto de 1886. Era hijo de Manuel Namuncurá y de una cautiva blanca,  chilena, Rosario Burgos, y murió de muerte natural, no trágica. Tuberculosos y en Italia,  el 11/5/1905, donde “su devoción crecía y su salud decaía” (..) sin duda junto a su nuevo Dios, los dioses tutelares de su raza, habrán iluminado su postrer intante de vida” ( Coluccio ,2001: 38). Sus restos regresaron al país en 1924 y reposaron en Fortin Mercedes hasta que recientemente fueron  trasladados a Huiliche, donde su bóveda se realizo con forma de Cultrum ( l tambor mapuche) y bajo un rito ceremonial funerario indígena.
(Sigue..)

En 1930, el sacerdote Luis J. Pedemonte comenzó a propagar las virtudes y la devoción al "indiecito santo" con lo cual recogió y publicó testimonios de gracias recibidas por aquellos que lo rezaban y lo conocieron. También publica las cartas de Ceferino,6 documentos que sirvieron para conocer el espíritu de este joven mapuche.
El 2 de mayo de 1944, se inicia la causa de beatificación y el 3 de marzo de 1957 el papa Pío XII aprobó la introducción de la causa de beatificación de Ceferino Namuncurá. Quince años más tarde, el 22 de junio de 1972, el papa Pablo VI lo declaró venerable, transformándose en el primer argentino que llegó a esa altura de santidad.
 A fines de los 1960´s, ya era muy común encontrar estampitas dedicadas a San Ceferino en plena ciudad de Buenos Aires,7 de este modo, su foto se hizo tan popular que muchas papeletas de propaganda en las cuales ofrecían, y aún ofrecen, sus servicios los plomeros, albañiles y trabajadores de oficios afines tienen impresas el rostro del “santito”. Luego como Beato( la curación y apariciones fundaros esta designación).El 7 de julio de 2007, el papa Benedicto XVI firmó el decreto que declaraba a Ceferino Namuncurá como beato. El pontífice recibió al cardenal José SaraivaMartins, el por entonces prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, y autorizó a la Congregación a promulgar una serie de decretos, entre los cuales el que declara beato al «siervo de Dios Ceferino Namuncurá».
El 11 de noviembre de 2007, el enviado papal, el cardenal TarcisioBertone, proclamó beato a Ceferino Namuncurá, ante más de 100 000 personas en una ceremonia de beatificación en Chimpay, Río Negro, ciudad natal del joven salesiano. La fiesta religiosa se fijó para el 26 de agosto, fecha de su nacimiento.
Una junta médica del Vaticano consideró que la curación de Valeria Herrera,  una joven madre de Córdoba, Argentina, de 24 años en el año 2000 y afectada por cáncer de útero, fue un milagro por la intercesión de Ceferino Namuncurá. La mujer llegó a poder concebir con posterioridad. Este fue el antecedente que se tuvo en cuenta para su beatificación.
El día 4 de marzo del año 2008, algunos vecinos de la localidad de El Trébol, Santa Fe, aseguraron haber visto en un fresno una imagen de Ceferino Namuncurá. Por iniciativa municipal se cercó el lugar y se erigió un improvisado "altar" en homenaje al beato.

Traslado con rito de la religión mapuche al Departamento Huiliches

El 12 de agosto de 2009, sus familiares trasladaron sus cenizas a la Comunidad de San Ignacio, en el Departamento Huiliches, a 60 kmde Junín de los Andes, Provincia de Neuquén, bajo el rito de la religión mapuche.

 Muchos pequeños “santuarios” a la verade caminos inauguraron con su devoción en la Zona Sur de Buenso Aires , la Pampa y neuquen una costumbre que con la difunta Correa y mas recientremente con los “rojos altares” del gauchito Antonio gil, son patente demostración de la ereligiosisdad popular,
El maestro Coluccio acerca dos poemas, uno de Osvaldo Guglielmino, y otro de José María Castiñeira de Dios.

Ceferino Namuncurá

Los dioses derrotados, los fogones

Au lumbre ya , ceniza solitaria
De la vieja memoria, milenaria
Su libertad, de leguas, de malones

Regresaban los ultiompos varones
Con al muerte del sola la esteparia
Llanura del olvido, y la plegaria
Sostuvo los desiertos corazones.

Era su amor, su rosa renacida
Sobre la piedra abandonada, a orillas
Del triste Sur, en arenal deshecho

Y estaba entre los hombres y la vida
Pequeño, iluminado, de rodillas
Y con la Cruz de américa en el pecho
        O:G


Cantar de Ciego por la muerte de Ceferino


En Roma, ciudad eterna,
Urbe de la Cristianda
Se nos ha muerto el santito
Lollevamos a enterrar

Cortejo de pobre tiene
Como cuadra a su humildad,
Pero ocultos en el aire
Los ángeles indios van
Y en un redomón tordillo
Don Manuel Namuncurá
Y la chusma de su tribu
Con sus “lanzas” de guerrear
Se nos ha muerto el santito
Lo llevamos a enterrar


Camino a Campo Verano
Los romanos ven pasar
A cuatro fieles amigos
Que en hombros llevando van
Un ataúd pequeñito
De madera natural
Pintado con ramos de oro
Por el sol primaveral.
Se nos ha muerto el santito
Lo llevamos a enterrar

Ya traspuestos los portales
De la ciudad de la paz
 En su silencio piados
Lo dejamos descansar
entre dos altos cipreses
que había en aquel lugar
bajo una cruz de madera
y su nom,bre de señal
Se nos ha muerto el santito
Lo llevamos a enterrar

Cuando se vino la noche
(muchos no lo creerán)
En aquel cielo italiano
Se empinó la Cruz austral,
Y desde entonces en Roma
Marca ese pobre lugar
Al tiempo que resplandece
Sobre mi tierra natal.

En Roma, Ciudad Eterna,
Urbe de la Cristiandad,
Se nos ha muerto el santito
Lo llevamos a enterrar

            JM C de D

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line