Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2013 Junio_ 2da Parte
Presentacion de “Léxico de los Bailes Criollos” . El miércoles 26 del corriente mes de junio, la Asociación Argentina de Estudios Folklóricos ...
 

Libros del Folklore

En la primer entrega de este Junio de 2013, presentamos de  “Claves de la cultura tradicional Argentina” un fragmento de la región Pampeana. Hoy complementamos de la misma región, con parte del “ciclo de la Vida y la Muerte” que Claudia Forgione presenta con la rica síntesis que la caracteriza.




Velorio del Angelito

Los habitantes de la llanura pampeana son tipos definidos de  criollos con características comunes a todo el grupo, sin vestigios de supervivencia de antiguas formas culturales indígenas, nos dice. Como han adoptado en mayoría la religión católica, el nacimiento, el casamiento y la muerte se rodena de  costumbres y  formas de la liturgia del catolicismo ( en los últimos tiempos con mayor presencia de iglesias evangélicas su accion no parece haber cambiado las citadas costumbres).

Solo como ejemplo de esto citamos los velorios: velación de cuerpo presente (adulto o niño) con sus ritos y ceremonias. Sin dudas el “velorio del angelito” ( velar a un niño) era usual en la campaña y solía extenderse por varios días, ya que el cuerpo era solicitado por los vecinos que celebraban en sus casas. Una cinta ( roja o azul) ceñia y colgaba del cuerpo, en la que los concurrentes practicaban un nudo: asi el niño llevaría con si el recuerdo de quienes lo querían, . Según Quereilhac el nuño “es el “enviado”, el que por estar al lado del Padre eterno es perfecto intermediario, el mediador, el instrumento para alcanzar la gloria celestial”: Cumplir entonces las normas era pasaporte para los vivos mas que para el muertito.

Cita Claudia Forgione también  la descripción de 1875 del Ing Ebelot, (en su trabajo sobre la campaña del desierto de Alsina): “al centro de un nimbo de candiolesparaecia el cadáver del niño ataviado con sus mejores ropas, sentado en una sillita, sobre unos cajones de ginebra arreglados enciumade la mesa a manera de pedestal, fijos los ojos, caídos los brazos, colgando las piernas, horrorosos y enternecedor. Era esta la segunda noche que estaba en exhuibición (…) Al lado del cadáver estaba sentado un gaucho (…) con la guitarra atravbesada sobre las piernas. Al verme entrar había interrumpido su música, como los demás el baile (…)La madre estaba al otro lado de ,la mesa, simétricamente con el guitarrero. Tenía la mirada fija y cruzadas las manos. Unos le decían: -el angelito está en le cielo. – Si está en el cielo; y seguía mirando fijamente. Mientras tanto seguía el baile. Al pasar frente al chiquilin muerto, al propio tiempo que meneaba las caderas con la provocativa ondulaciónpropia de de la habanera o zamacueca, una que  otra bailarina  persignábase furtivamente”
Una vez entrerado el cadáver `por nueve noches seguidas se rezaba la novena a cargo de una “rezadora” profesional y se bailaba. En esos días se remplazaba el cadáver por un cajoncito, siempre ubicado sobre una mesa.
A los adultos se los colocaba  en el cajón vestidos y se arrancaban los botones del saco y los tacos de los zapatos  (comprados para esa oportunidad). En este caso, ademas de rezos había durante la noche que se lo acompañaba ( “velaba”) juegos de prendas.

Tambien en Chile, nos comentan nuestro amigos, existe esta costumbre. La ilustración  agregada, por caso, es de Arturo Gordon, y datos interesantes sobre estos ritos se encuentran en la siguiente bibliografía
Ceruti, Ángel y Martínez, Alicia. El "velorio del angelito". Manifestación de la religiosidad popular del sur de Chile, transplantada en el territorio del Neuquén, (1884-1930).En

http://es.scribd.com/doc/52552185/Angelito-velorio

Plath, Oreste. Contertulios de la muerte.En http://www.oresteplath.cl/antologia/baraja4.html

Y en los siguientes enlaces:

De una chilena excepcional, por una tucumana excepcional el Rin del Angelito

ttp://www.youtube.com/watch?v=ZHm3pFLYyO4

Una descripción artística se puede ver aquí:

ttp://www.youtube.com/watch?v=OcnQymTYF8o






Presentacion de “Léxico de los Bailes Criollos”
        De Olga Fernández Latour de Botas

Presentacion de “Léxico de los Bailes Criollos” . El miércoles 26 del corriente mes de junio, la Asociación Argentina de Estudios Folklóricos "Dr. Augusto R. Cortazar" realizó, en la "Casa del Fondo", emblemático edificio de Barrio Parque del que fuera propietaria Victoria Ocampo - fundadora de la institución con cuyo auspicio se contó: el Fondo Nacional de las Artes -, uno de sus actos culturales programados para este año.  En este caso se trató de la presentación de dos obras elaboradas por la Dra. Olga Fernández Latour de Botas y la Prof. Teresa Beatriz Barreto para la Colección "La Academia y la lengua del Pueblo" que edita la Academia Argentina de Letras por loable iniciativa y con la dirección del Dr. Pedro Luis Barcia, su expresidente.

Se trata del Léxico de los bailes criollos y del Léxico del Tango-baile, obras únicas en su género ya que nunca antes se había encarado el universo coreográfico popular argentino desde un enfoque lexicológico.


El acto fue sumamente animado y, ante el numeroso público, que colmó la sala del  pequeño teatro existente en el edificio, hablaron la presidenta de la Asociación patrocinante, Prof. Elena Rojo y el Dr. Barcia, para dar lugar luego al diálogo con que las autoras se refirieron a las obras, a las distintas instancias de su elaboración, a la metodología lexicográfica adoptada, a la colaboración técnica-informática recibida del personal del Instituto de Filología de la Academia, encabezado por el Dr. Francisco Petrecca, y a las aportaciones más novedosas y originales que las obras encierran surgidas de la labor contrastiva y de la visión integral de los campos estudiados. Pero como "el movimiento se demuestra andando" se presentó luego una pequeña pero representativa muestra de los hechos mencionados en estos libros. En primer lugar "abrieron el baile" la  profesora Elena Rojo y el Dr. Rodolfo Argañaraz Alcorta, con una incomparable Zamba santiagueña;  se presentaron luego los bailarines Débora Soto y Gaspar Jofré: quienes con destreza y frescura juvenil bailaron el Gato y la Firmeza. Como contribución de la Casa de Corrientes la pareja de Cristina Pereira y Héctor Letieri bailó el Chamamé y, como digno fin de fiesta,   Paula Bonatti y Germán Ballejo interpretaron con maestría notable  Tango criollo y Tango de salón.
Las autoras no bailaron pero disfrutaron de la compañía de numerosos colegas, discípulos, alumnos de escuelas de arte e invitados especiales entre los que podría destacarse al presidente del Instituto Nacional Sanmartiniano, Eduardo García Caffi, al Presidente de la Academia Argentina del Ceremonial y académico de la Historia, Carlos Dellepiane Cálcena, a Mario Rojman - el Payador Urbano-, a la Presidenta de las Damas del Estandarte  Belgraniano, Prof. Eva Etchegoyen de Andereggen y a personalidades de la Universidad Católica Argentina, del Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA), de la Asociación Amigos de la Educación Artística, de la Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil, del Centro de Profesores de Danzas Folklóricas Argentinas, entre otras.
Los libros pueden adquirirse en la Academia Argentina de Letras. Sánchez de Bustamante 2663, Depto de Publicaciones.


Los investigadores del folklore esta muy activos. De hecho, y por ello, en  el próximo número comentaremos también la presentación del libro de Hebe Luz Avila, de la misma Colección, Léxico de la Cestería Argentina,  así como  el libro Los Camba de la Paraguaría – La cultura negra del nordeste, 1588-2013;  de Andres Alberto Salas Enrique y Antonio Piñeyro.
FELICITACIONES, a todos

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line