Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2013 Julio
2013 Julio
Un artículo de Folkloreadas, el periódico digital de la ANCROF, nos da el pie justo, para reproducirlo (es a la vez extraído de Boletin Salta Nuestra Cultura) y recordar
 
Un artículo de Folkloreadas, el periódico digital de la ANCROF, nos da el pie justo, para reproducirlo (es a la vez extraído de Boletin Salta Nuestra Cultura) y recordar.

HISTORIANDO CANCIONES
           
VIDALA PARA MI SOMBRA
Música y letra: Julio Espinosa


En el suplemento “Radar” de Página 12, el domingo 19 de abril de 2009 publicaron una nota de Chacho Echenique (integrante del Dúo Salteño junto a Patricio Jiménez) y es oportuno reiterar algunos párrafos:





“Hay una vidala del compositor salteño Julio Espinoza (sic), “Vidala para mi
Sombra”, que siempre recuerdo y me acompaña desde mi adolescencia.
La escuché gracias a la mano de algún duende que me llevó al Centro
Argentino en Salta. Allí, después de un asado, cantaba Julio Espinoza, que
convocaba con su voz, su magia, su poesía y su guitarra a todos los amigos
para esos silencios sin aplausos.
Por primera vez me encontré con mi sombra y ahí aprendí a acariciar el tiempo,
reconociendo huellas, silencios, demoras…
En esos tiempos mi única ilusión estaba puesta en buscar alguna perspectiva
de subsistencia a través del deporte. Jugaba al fútbol en Juventud Antoniana,
sin imaginar que años más tarde llegaría a Buenos Aires en un tren a Retiro
para integrarme en la primera división del Club Atlético Lanús. Luego me
compró San Lorenzo de Almagro y en ese trajín de la gran ciudad, una guitarra
que me regaló mi abuela me acompañó en las largas horas de concentración y
soledad con esta “Vidala para mi sombra” y otros temas que cantaba en esos
años.
Venía de una infancia de incertidumbre y pobreza, lejos de escuelas y
universidades, traía esa necesidad de triunfar para “forjarme un porvenir
económico y casarme como Dios manda…”
Esta ilusión fue propia de esa época./…/ Ese romanticismo frustrado que han
padecido muchos de mi generación, posiblemente nos condujo a laberintos de
los que cada uno tuvo que salir de alguna forma. Muchos lo hicieron a través
de la poesía, la música y todas las expresiones del arte. A mí me llevó coplas
como: “De arriba vive lo verde/ del medio de rama dura/ de abajo son las raíces/ por donde nace la altura”. O: “La muerte es descanso ciego/ que se llena de osamenta/ y sólo sirve de abono/ cuando se queda en la tierra”. O las de esta “Vidala para mi sombra”.
Volviendo a Espinoza, este poeta que además era carpintero, querido por
algunos e ignorado por otros, murió en un hospital neuropsiquiátrico,
preguntando que le había dejado la vida. La Salta de antes, como la de ahora,
dividida en intereses económicos y sociales, se olvidó de su sombra. Menos
mal que quedarán siempre esas voces que siguen a su sombra, develando
misterios que aquellos dioses escondieron y que aún estamos buscando”.

Aquí, la “Vidala para mi sombra” compuesta por el salteño Chacho Echenique y
en esta transcripción escribo con “cursiva” los versos de la original de Julio Santos Espinosa:


Y dónde otro país
para esta sombra
que los muros y la propia tierra,
viniendo conmigo con las lámparas
indecisas de la infancia
y  los corredores de la casa vieja,
arrinconarse junto a mí
sin preguntarme nunca,
cuánto dura este tiempo
de estar oyendo los relojes
que ensayan el rumbo
de mi sombra hasta la última muerte.


Letra de “Vidala para mi sombra”

A veces sigo a mi sombra
a veces viene detrás,
pobrecita si me muero
con quién va a andar.
No es que se vuelque mi vino,
lo derramo de intención,
mi sombra bebe y la vida
es de los dos.
Y tal vez deseas quedarte
y no me quieras seguir,
pero a quién has de arrimarte
me tienes tan sólo a mí
Achatadita y callada,
dónde podrás encontrar
una sombra compañera
que siga igual.
Sombrita cuidame mucho
lo que tenga que dejar,
cuando me moje hasta adentro
la oscuridad.

Fuente: Nidia Álvarez de Fontanini
Blog: Salta nuestra cultura


En versión de Liliana Herrero: http://www.youtube.com/watch?v=lQMycheaqyw
De Pedro Aznar: http://www.youtube.com/watch?v=kPFhBVCJa54
Y el Chaqueño Palavecino: http://www.youtube.com/watch?v=93H2LwKM-lA

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line