Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

Las Adoraciones de Navidad
Las Adoraciones de Navidad
Las adoraciones al Niño en Quebrada y Puna Jujeñas, por María Azucena Colatarci
 

Desde los primeros días del mes de diciembre se desarrollan, en diferentes lugares de las quebradas y punas, así como de los valles salto-jujeños, los preparativos para la Navidad; los mismos se inician una vez finalizadas las celebraciones a la Purísima  hasta entrada la primera quincena del mes de enero según se vayan “levantando”  los pesebres; de tal modo que se puede decir que a partir de ese momento se desenvuelve el tiempo de Navidad.
Este período de profunda significación para el cristianismo,  ya que la natividad de Dios hecho hombre es su origen y fundamento, conserva en la mencionada región del noroeste argentino, piadosas y antiguas tradiciones religiosas de las que se considerarán dos en particular, la representación del pesebre o nacimiento por una parte, y las denominadas adoraciones que se realizan en los mismos en honor al Niño Jesús.
Los Pesebres
Se conoce con la denominación de pesebres o nacimientos  al conjunto de figuras que representa el nacimiento de Cristo constituyendo su núcleo mínimo e indispensable el Niño Dios, la Virgen María y San José; a partir de esta trilogía se agregan diversos personajes tales como los tres Reyes Magos, los pastores y diversos animales según el gusto y la creatividad de quienes los realizan. Si bien esta costumbre  tiene antecedentes muy antiguos, tanto para José M Garrut , como para otros autores, fue la teatralización que San Francisco de Asís hizo en 1233 en el Bosque de Greccio la que le dio mayor impulso hasta cristalizar en forma definitiva en el siglo XVIII para, a partir de ese momento, extenderse a través del tiempo y del espacio.
La costumbre de armar Pesebres arraigó desde antiguo en el noroeste argentino y se mantiene hasta el presente. En las punas y quebradas salto-jujeñas es posible distinguir diversos tipos de Nacimientos de modo que a partir  de la propia documentación de campo se elaboró la clasificación que se presenta a continuación:
a) Pesebres Públicos: Se trata de aquellos que se realizan en los atrios de las iglesias – o en su interior -, en las plazas o en cualquier espacio adecuado al efecto. Los nacimientos de este tipo se pueden subdividir de la siguiente manera:
a.1) Estáticos: Es decir que están compuestos por una cantidad de figuras      realizadas en diferentes materiales que representan a los diversos personajes del conjunto.
a.2) Vivientes: Aquellos en los que los personajes están representados por personas y animales reales.
b) Pesebres Privados: Son los pesebres que se realizan en ámbitos           particulares, en especial casas y oratorios, los que también se pueden subdividir en:
       b.1) Íntimos: Aquellos que las familias arman en sus casas para recuerdo y        devoción doméstica.
       b.2) De puertas abiertas: Se trata de nacimientos – en general de importante elaboración – que se hacen en casas particulares, algunas de las cuales tienen oratorios, que se mantienen abiertos para ser visitados tanto por los vecinos como por los grupos de niños que realizan las denominadas “adoraciones al Niño”.
El inicio del período de Navidad da lugar a las actividades previas al armado de los Nacimientos tales como desempolvar las imágenes que se utilizarán, conseguir nuevos elementos para ampliar y mejorar el pesebre del año, diseñar montes, cursos de agua, pequeños lagos entre otras muchas posibilidades. Es importante destacar que hace ya varios años se organizan en la puna jujeña, y como una de las estrategias misionales, concursos de pesebres  en cada localidad, situación que ha generado nuevos comportamientos con relación a esta costumbre.
El Niño Dios
En los Pesebres o Nacimientos la representación de Dios Hijo hecho hombre, pero recién nacido, es la figura central  en la versión iconográfica del Niño Dios en su pequeño y humilde lecho, ya acostado de espaldas, sonriente y estirando sus brazos, ya de costado. Las denominaciones documentadas en la zona que se presenta para referirse al mismo son: Niño Jesús, Niño Dios, Niño Manuelito, o simplemente Manuelito, así como Cuzqueño, esta última denominación remite más precisamente a la factura de la imagen y su vinculación topográfica.
En los Pesebres Privados, en especial en los de puertas abiertas, es habitual advertir la presencia de más de una imagen de Niño Dios integrada al conjunto, sin embargo sólo una es la que corresponde al Nacimiento y las otras están de “visita”, es decir que son llevadas por sus dueños para compartir el espacio y recibir también las “adoraciones” que realizan los chicos del lugar ya que sus propietarios  arman pesebres íntimos y, por lo tanto, hasta ellos no llegan los grupos que hacen las “adoraciones” .
Por otra parte en la región andina es común que a las niñas se les regale una imagen del Niño Jesús cuando son pequeñas y la conserven a través de los años. En muchos casos algunas nenas reciben la imagen que ha sido de sus propias madres, se trata de casos particulares cuyo tratamiento excede el espacio de la presente nota.
Las Adoraciones
En las quebradas y punas salto-jujeñas (más precisamente en la puna) el término  adoración se emplea en forma genérica para hacer referencia a diversas expresiones coreográficas que se ejecutan en las distintas celebraciones correspondientes al santoral católico, incluyendo las dedicadas a la Virgen María en sus distintas advocaciones y a Dios Hijo en sus varias representaciones. Diversos autores han denominado a estas manifestaciones con los términos danzas y juegos ceremoniales como las que llaman de suris, con cuartos, de torito y caballitos entre otros y reservaron la palabra adoraciones para las que se realizan en época de Navidad para el Niño Jesús. Por nuestra parte adoptamos para todas estas manifestaciones el término empleado por los lugareños, es decir adoraciones, aclarando que en general se realizan en cumplimiento de promesas, situación que no es aplicable a las adoraciones al Niño .
En esta ocasión se ofrece una síntesis referida a las “adoraciones” dedicadas al Niño Dios entre las que se destacan la llamada danza de las cintas (conocida en la puna como trenzados), el huachi torito  y los serpenteos entre otras denominaciones según las variaciones locales.
En honor al espacio la descripción de las Adoraciones al Niño no se puede presentar, sin embargo es posible destacar que los trenzados, o danza de las cintas, como en forma corriente aparece en la bibliografía, es una expresión coreográfica en la que los participantes – sin distinción de sexo – realizan diversas evoluciones en torno a un palo de cuyo extremo superior penden cintas, éstas son tomadas por sus extremos por los que adoran con una de sus manos y, al son del acompañamiento instrumental, trenzan y destrenzan las cintas alrededor del palo que recuerda a los antiguos Palos Mayo europeos; entre cada trenzado y destrenzado hacen un alto y entonan los villancicos.
Del resto de las adoraciones se destacan los serpenteos que realizan grupos mixtos ubicados en hileras y de a pares sucesivos, que realizan variados desplazamientos ubicados frente al pesebre, es en ese sitio en el que siempre hacen una genuflexión al Niño.
En síntesis, la diferencia que se advierte a simple vista entre trenzados y serpenteos es:
a) que los primeros son colectivos, circulares y sus desplazamientos - en un sentido u otro - tienen el fin de trenzar y destrenzar el palo logrando diversos y vistosos diseños, unos tradicionales y otros creados para la ocasión; en tanto que en los segundos los pares de participantes mantienen su ubicación en hileras desde las que avanzan, retroceden, hacen molinetes y distintas figuras;
b) que en general los trenzados se ejecutan al aire libre en tanto que los serpenteos se realizan en el recinto en que se encuentra el Nacimiento y
 c) que sólo los serpenteos se pueden realizar acompañando a las pequeñas columnas procesionales que llevan a los Niños Dios a la Iglesia y los retornan a sus casas particulares.
Interesa destacar que es opinión generalizada que las adoraciones al Niño son una práctica infantil pues así ha sido documentado por la mayoría de los autores, sin embargo de nuestros datos de campo surgía la mención relativa a que antiguamente también los adultos adoraban en los pesebres, pero que lo hacían de noche; parecía entonces ser una costumbre caída en desuso pero, hace un par de años, registramos  in situ la adoración al Niño realizada por adultos ya avanzada la tarde.
En las casas particulares con nacimientos íntimos de puertas abiertas es costumbre que entre adoración y adoración se convide a los niños, y a todos los presentes, con bebidas (chocolate y gaseosas), buñuelitos y tortas fritas caseras.
Esta apretada síntesis da cuenta de la vigencia de las tradiciones navideñas que se realizan  en el más extremo noroeste argentino, en el que la devoción de la gente se advierte con mayor expresividad en el despliegue del pesebrismo y de las Adoraciones al Niño.

Bibliografía

Armanini, José: El pesebrismo misional en la quebrada de Humahuaca. En: La Navidad y los Pesebres en la Tradición Argentina. Dirigido por Rafael Jijena Sánchez. Hermandad del Santo Pesebre. Buenos Aires, 1963
Colatarci, María A.: Nuestra Navidad. En: Revista  VINCULOS. Año 12 – Nº 45. – CARGILL. Buenos Aires. 1984.
Colatarci, María A.: Aportes para el estudio de las celebraciones vigentes en la puna jujeña (República Argentina). En: MITOLOGICAS. Nº 9. CAEA. Buenos Aires.1994.
Colatarci, María A.: El oratorio privado en la puna jujeña. República Argentina. En: Folklore Latinoamericano.  T. II. A. Colatarci (Comp.), M. Bs. As. IUNA – FOLKLORE. 2000.
Colatarci María A.: La danza como hecho cultural: algunas consideraciones. En: La danza por la paz. Buenos Aires. CAD. 2001.
Colatarci María A.: Aspectos ceremoniales de la cultura tradicional vigente en las quebradas y punas salto jujeñas (R. A.). En: Jornada MERCOSUR CULTURAL: UN ESPACIO PARA LA INTEGRACIÓN POPULAR. Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales. Bs. As. 2006.
Colatarci María A.: Tiempo y espacio en las celebraciones y rituales del noroeste argentino. AAEA. Buenos Aires, 2008.
Fernández Latour, Olga: Las Danzas del Pesebre. En: La Navidad y los Pesebres en la Tradición Argentina. Dirigido por Rafael Jijena Sánchez. Hermandad del Santo Pesebre. Buenos Aires, 1963.
Garrut, José Ma.: Historia del Pesebre. En: La Navidad y los Pesebres en la Tradición Argentina. Dirigido por Rafael Jijena Sánchez. Hermandad del Santo Pesebre. Buenos Aires, 1963.
Jacovella: Bruno C.: Los Villancicos folklóricos en la Argentina. Poesía y música. En: La Navidad y los Pesebres en la Tradición Argentina. Dirigido por Rafael Jijena Sánchez. Hermandad del Santo Pesebre. Buenos Aires, 1963.
Jijena Sánchez, Rafael: Director: La Navidad y los Pesebres en la Tradición Argentina. Hermandad del Santo Pesebre. Buenos Aires, 1963.
Moretti Canedo, Melisa: La Navidad y los Pesebres jujeños. En: La Navidad y los Pesebres en la Tradición Argentina. Dirigido por Rafael Jijena Sánchez. Hermandad del Santo Pesebre. Buenos Aires, 1963.


« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line