Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2013 Agosto
2013 Agosto
La Capilla De Los Funes, Punta Del Agua, San Luis, Argentina Lic. María Inés Malchiodi
 

La Capilla De Los Funes, Punta Del Agua, San Luis, Argentina
Lic. María Inés Malchiodi

En el III Simposio Internacional Sobre Religiosidad, Cultura Y Poder- Imaginarios Religiosos, Ritualizaciones Y Escenarios,  mantenido en Buenos Aires, en Agosto de 2008, La Lic. Malchiodi presentó un interesante trabajo sobre la capilla de los Funes, que vamos a publicar en tres partes, por su extensión. En este número (tercer y última  entrega)  la segunda parte y más  de las bellas ilustraciones que lo acompañan.

SEGUNDA PARTE

HERENCIA CULTURAL Y CONSTRUCCIÓN SOCIAL

El  Consejo Internacional de Monumentos y Sitios  (ICOMOS) en ocasión de la conmemoración en 2007 del 25° Aniversario del Día Internacional de los Monumentos y Sitios declarado por UNESCO el 18 de Abril, ha  puesto el énfasis en el amplio campo del Patrimonio Cultural, destacando un tema entre las múltiples dimensiones que lo conforman.
De esta manera se ha propuesto que se examine el concepto de “sitios” como una de las principales preocupaciones de ICOMOS.
En el Artículo 3° de sus Estatutos lo define como sigue: “Todas las áreas topográficas y paisajes, las obras del hombre o las obras combinadas entre el hombre y la naturaleza, incluyendo parques históricos y jardines que posean valor desde el punto de vista arqueológico, histórico, estético, etnológico o antropológico”.

La Convención de Patrimonio Mundial habla de “obras del hombre o las obras combinadas del hombre y la naturaleza, y las áreas, incluidos los sitios arqueológicos, que sean de un valor universal sobresaliente desde el punto de vista histórico, estético, etnológico o antropológico”.
Los paisajes culturales como categoría patrimonial fueron incluidos en las Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial en el año 1992. según dicho texto, los paisajes culturales constituyen  “obras combinadas del hombre y la naturaleza”. Son ilustrativos de la evolución de la sociedad y de los asentamientos humanos en el tiempo, bajo la influencia de condicionantes y oportunidades físicas derivadas de su entorno natural y de las sucesivas fuerzas sociales, económicas y culturales, tanto internas como externas.

El caso que nos ocupa está enmarcado en la diferenciación de “paisaje que ha evolucionado orgánicamente”, como resultado de un imperativo inicial de tipo social, económico, administrativo, religioso, entre otros, y que desarrolló su forma actual por asociación con y en respuesta a su entorno natural. Estos paisajes reflejan ese proceso evolutivo en su forma y en sus rasgos componentes y se pueden reconocer dos subcategorías:


a) un paisaje relicto o fósil, cuyo proceso evolutivo tuvo un fin en el pasado, de modo abrupto o a lo largo del tiempo. Sus rasgos distintivos son –no obstante ello- aún reconocibles en su forma material;

b) un paisaje continuo, que conserva un papel social activo en la sociedad contemporánea, íntimamente asociado a modos de vida tradicionales en el cual el proceso de desarrollo continúa exhibiendo a la vez evidencias materiales significativas de su evolución a lo largo del tiempo.

 

De acuerdo con la Ley de Patrimonio Cultural de la Provincia de San Luis, en el Art. 2° se enuncia la “Composición Potencial del Patrimonio Cultural”, previendo que se consideran como tales potenciales componentes, “todos aquellos Bienes Inmuebles y Muebles aún cuando por su conexidad configuren una unidad constitutiva de un área, paraje, sitio, yacimiento, repositorio y análogos o similares, localizados en el territorio provincial tanto pertenecientes al dominio público que revistieren un interés prehistórico, histórico, arqueológico, paleontológico, antropológico, etnográfico, documental, bibliográfico, artesanal, artístico, científico y técnico, así como las simbolizaciones o representaciones inmateriales que testimonien y perpetúen el sustento histórico -  cultural de la Provincia de San Luis, la Nación o la Región de Cuyo”.

IMAGINARIOS RELIGIOSOS, RITUALIZACIONES Y ESCENARIOS

Hasta aquí, la descripción acerca de la importancia que reviste para los habitantes y lugareños de la región del Valle del Conlara, Villa Dolores (Provincia de Córdoba), Santa Rosa, Traslasierra.
La profundidad temporal tanto de la devoción a la Virgen de las Mercedes como la referencia de la Capilla como tal, está registrada en varias referencias.

1° - En el Archivo Histórico de la Provincia de San Luis, colección fotográfica de La Vía, existe una toma en geometral de la Capilla. El fotógrafo, al realizar dicha toma, hizo una valoración del edificio que bien podría ser catalogada como precursora del relevamiento del patrimonio en San Luis. Si bien  la vista que se ha obtenido de la fachada no permite apreciar la riqueza volumétrica del ejemplo que podría ofrecer una vista en perspectiva, permite apreciar con toda claridad las proporciones del plano de fachada .

2° - En la obra “Historia Eclesiástica de Cuyo   el Presbítero José A. Verdaguer dice: “Tenía de jurisdicción la parroquia de la ciudad de San Luis en ese tiempo, es decir en el Siglo XVIII, unas doscientas leguas de circunferencia y, en ese radio, varias capillas y parajes poblados. Existían las Capillas del Señor de Renca; de Nuestra Señora del Rosario de Piedra Blanca (Falda de la Sierra); de Nuestra Señora de Mercedes de la Estancia de los Funes; de San José del Morro; de San Antonio de Piedra Blanca; ... y continúa.

3° - En “Documentos de Arte Argentino”, Cuaderno XVI correspondiente a la “Región de Cuyo”, publicada por la Academia Nacional de Bellas Artes, aparece la fotografía de la mencionada Capilla y en el texto que acompaña a la fotografía también se la menciona, adjuntando además la siglatura topográfica y catastral (L – CXVIII) . Según Pérez Camargo, lo más valioso de esta referencia es el valor atribuido por la Academia en su tiempo y circunstancia a este ejemplo, destacado de manera puntual en la publicación que – ajustado en cuanto al volumen del Cuaderno – ha obligado al recopilador a seleccionar en extremo los ejemplos a incluir en él.

El esfuerzo que se está realizando con el objetivo de rescatar el valor histórico – cultural y patrimonial de la Capilla de los Funes tiene que ver en algún punto con la complejidad de los cambios que están ocurriendo en el ámbito de lo religioso. Éstos no afectan tanto sólo a las instituciones sino también al significado de las experiencias e imaginarios. La manera de vivir y expresar la religiosidad está en transformación.
Al interior de las religiones más institucionalizadas es marcada la existencia de una diversidad de formas de vivir y expresar la propia religiosidad.
Las ritualizaciones mantienen la vigencia de la tradición al interior de una comunidad que va perdiendo fuerza en la dispersión de sus fieles, al no encontrar continuidad en sus expresiones en el sostenimiento del culto a partir de la desvalorización de los espacios sagrados, como por ejemplo lo demuestra el abandono de la Capilla.
Se habla de un déficit de religión, que no significa necesariamente una inexistencia de búsquedas religiosas en los individuos. Estas búsquedas –en los casos que ocurren en la dispersión geográfica de los devotos de la Virgen de las Mercedes de Punta del Agua, están crecientemente poco conectadas con las instituciones religiosas.
Aumenta el número de los creyentes “a su manera”.
En  algunos casos, se trata de cierta desazón respecto de formas institucionales que se consideran inapropiadas para la situación actual.
Por las condiciones de arrinconamiento, distancia, falta de sacerdotes oficiantes, la participación de los fieles en la liturgia es casi inexistente, y se circunscribe a la presencia en la novena que se reza a la Virgen, nueve días antes de la celebración de su fiesta patronal. (sigue...)

 
La relevancia social y cultural del cristianismo parece debilitarse, así como también el carácter comunitario, social y político, de la fe.
Puede resultar muy significativo detenerse en el conocimiento de los sujetos y procesos implicados en los cambios, así como establecer conexiones entre prácticas, universos simbólicos y discursos conceptuales .
El sentido de los cambios religiosos en el presente se encuentra tanto en el campo amplio de la historia como en el espacio íntimo de la subjetividad. Los fenómenos de las búsquedas cristianas de hoy revelan una búsqueda más allá de la relación entre el hondo cambio de los nexos  entre el discurso y las prácticas; el verdadero  sentido de la tolerancia, de la pluralidad de expresiones religiosas, el impacto en la sociedad de consumo, de la sociedad de la información, los procesos implicados en los cambios.
De cualquier manera, el sentido de los cambios en la forma de expresar el sentimiento religioso en la actualidad difiere de acuerdo con los diferentes escenarios. Esta cuestión de la globalización enunciada en un comienzo abarca tanto una reconfiguración histórica del cristianismo, una renovación honda tanto en el espíritu del sujeto como en  las estructuras eclesiales.
La idea de Dios continúa presente más allá que las devociones se expresen de acuerdo con la imaginería que permanece en los lugares, que se han ido transformando en poblados acaso aglutinados escasas veces al año, gracias al don de la fe, manifiesta de acuerdo con nuevas formas de pertenencia y expresión de la religiosidad.
En algunos casos, como  el de Los Romeros, se trata de un pueblito de la Provincia de Córdoba, Departamento San Javier, ubicado entre Conlara y Tilquincho, en la margen derecha del río Conlara. Su nombre proviene de romerías dado que tanto del Valle del Conlara como de Traslasierra, cuando se acercaba la época de la función de la Virgen, las caravanas de peregrinos llegaban desde muy lejos, en carretas o a caballo, agregándose los devotos a lo largo del camino. El último descanso de la caravana se hacía a la sombra de los añosos algarrobos y talas en el paraje que con el tiempo se transformó  en un vecindario permanente. Esas romerías dieron lugar posteriormente a “Los Romeros”  .
Para las comunidades desperdigadas en las serranías adyacentes a Capilla de los Funes, acaso la religión se resuma en una celebración al año, la preparación del novenario, la esperanzada espera de la fecha de los encuentros con los vecinos y con la vivencia acrisolada de la fe.
Para esta gente acostumbrada a los padecimientos de toda índole, que aún conservan la relación con la naturaleza con la misma prístina y sensible costumbre de relacionarse con el mundo de lo sobrenatural a partir de su pensamiento, su manera de creer y de curar, la fortaleza de la creencia se entrelaza con las manifestaciones de la fe acaso una vez al año, por obra y gracia del poder que emana de la reunión de la energía de los caminantes, que a pie o de a caballo, tal vez en algún vehículo ahora y con otros enseres para las celebraciones, tienen la misma fuerza que antaño, cuando la invocación hacía aparecer la fortaleza en la confianza y la construcción del templo fuera el mandato divino para resguardar las imágenes que se corporizaban en figuras a fuerza de rito y mito.
Sin embargo, el paso de los tiempos y las globalizaciones no han podido acabar con la repetición constante y quizá no importa ya si la curandera reparte sus bondades en la misma época que la imagen sale de ronda o se aprovecha la fecha para los encuentros que volverán a repetirse con la misma seguridad de todos los años, con la certeza de la repetición de la ritualización. El rito sigue existiendo más allá que Dios esté presente en la Comunión y en la confesión de un puñado de cristianos que profesan el culto y piden que se sostenga en pie el templo en el cual se sacralizó la imagen que los acompañara durante más de trescientos años, trascendiendo las fronteras de los Comechingones, aglutinando gente de Córdoba y de San Luis en la pequeña Capilla de los Funes de Punta del Agua, en el Departamento Junín, una vez al año, para venerar a la Virgen de las Mercedes el 24 de septiembre, después del Novenario.
Después, cada uno con su religión a cuestas, con su creencia y su espiritualidad resumida en la cotidianidad de pastorear la hacienda, ordeñar las cabras, esquilar la oveja y terminar las mantas que habrán de intercambiarse en el próximo encuentro, si la fuerza de la naturaleza ayuda a Diosito y viceversa.-

 


« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line