Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2013 Noviembre
Tres libros de Hebe Luz Ávila, de Olga Fernandez Latour de Botas y Teresa Beatriz Barreto y de Andrés Salas y Enrique Piñeyro.
 
Libros


Tres   muy interesantes aportes se comenta en este número: Dos se encuentran incorporados por la Academia Argentina de Letras. Y además pertenecen a dos destacadas Academicas de nuestra institución. Por ello es doble placer  reseñarlas para este número



Léxico de la Cestería en la Argentina
                        de Hebe Luz Ávila


Este es el número 24 (Ac. Arg. de letras, Bs As 2013) de la Colección “La Academia y la lengua del Pueblo”. Ycomeinza con “Cestera de Juncos, un tema que pertenece a Tonada Larga para el País del sol, una “cantata mendocina” que tiene como referencia justamente el recorrido del río Mendoza, con poesía del mismo tejada Gómez y música de Daniel Talquenca, gestada en 1979 ( en su exilio) y grabada en 1987.

De ella rescatamos aquí su inicio disparador de su poema:

    “En las ciudades lejanas del tumulto y la prisa, vi esta copla y la dije para siempre. No lo olvidéis mendocino:
Una casa sin patio
Es una pajarera
Tiene como de todo
Pero el cielo está afuera”

Hebe nos cuenta que la cestería, es una de las actividades más antiguas que practica el ser humano, con restos registrados de más de 10.000 años  en el alto Egipto, y al menos 9000 años en América. Anterior a la agricultura,  sus restos, por orgánicos no perduran, salvo restos que se usaron para moldear en cerámica y que así perduraron.  El Inca Garcilaso de la Verga quedo impresionado por los trabajos encontrados, puentes enteros de fibra vegetal, y hasta propone que Perú deriva de pirua, por abundar estas construcciones para almacenar frutos o cereales. Su estudio avanza sobre las técnicas y características en el NOA, el NEA; Cuyo, el Centro y la Patagonia, así como sobre el futuro de presente y futuro de la cestería, a través de una treintena de páginas.
Luego unas 150 páginas de terminología abarca el léxico de la actividad, con instrumentos (como el abridor, o rajador) plantas (como la achira o el caranday) fibras (como la chambira), accesorios (como el pashquil, que también encontramos en el diccionario de regionalismos de la Rioja), utensillos( como el yrupé o el zarzo), etc. Y la bibliografía correspondidente
Como ella misma lo define, es un trabajo que intenta  contribuir al conocimiento lingüístico, y a través de él al folklórico, del país, a través de una de las manifestaciones culturales más antiguas. Porque si al desaparecer una actividad se pierden con ella las palabras, al cabo de no más de dos generaciones, este aporte sin duda servirá para reflotar su vigencia.









Léxico de los Bailes Criollos


de Olga Fernandez Latour de Botas y Teresa Beatriz Barreto


Este es el número 21 (Ac. Arg. de letras, Bs As 2012) de la Colección “La Academia y la lengua del Pueblo”. Y fue presentado  en Junio  en nuestro “Pregón Criollo”, el acto de lanzamiento en la Casa del Fondo Nacional de las Artes. Por ello nos limitamos solo a resumir su contenido. Su introducción, redactada por la primera de las autoras en unas 40 páginas, sirve de estudio detallado de la temática. Desde la caracterización de baile y danza, no demasiado diferenciados en las obras de  Isabel Aretz y Carlos Vega, aunque si en la de Juan Alfonzo carrizo. Reservan baile para manifestaciones de carácter social, donde los bailarines potenciales o activos pertenecen a un mismo nivel y son portadores de un mismo tipo de respuestas tanto en este aspecto de su patrimonio cultural como en cualquier otro, y de allí que pueden ser folklóricos. El léxico multicultural, con pluralidad de influencias en las distintas generaciones de bailes tradicionales encuentran también su tratamiento, como así mismo una serie de consideraciones metodológicas de alto interés para los folkloristas. Unas 200 páginas de glosario completan con términos  que incluyen indicaciones  (como  adentro!, aura! o a la vuelta!, se acaba! o tercera!), partes del baile,  como avance, cambio o cruce), tipos de bailes (como bailecito, galopa, gato, taquirari, schotis, etc), Mapas (como las areas de cultura tradicional), lugares ( como bailanta o sarao) figuras ( como  la chicada, zapateo,  o zarandeo, refalada, etc). Y una muy completa bibliografía.
Si los aportes de de cada nueva generación coreográfica no excluyen las anteriores, muchos de los bailes criollos se apropian de figuras de todas ellas , el léxico refleja con pintoresquismo “esas efusiones de las que surgen interesantes adecuaciones, metáforas y sinonimias”. Un libro para disfrutar, y aprender.









El tercero, también de uno  de nuestros académicos es





“Los Cambá de la Paraquaria. La cultura negra del Nordeste 1588-2013”,

de Andrés Salas y Enrique Piñeyro,


Fue editada por la Subsecretaría de Turismo de la Provincia de Corrientes,  esta obra mas que interesante. Esclarece “herencias aletargadas, rescata un valioso patrimonio hasta hoy invisibilizado, pero que perdura en esta Corrientes mestiza, con marcadas herencias en la toponimia, en la gastronomía, en leyendas y personajes, en la música, los bailes y sobre todo en los cultos a San Baltazar y a San Benito”.

La presencia negro-africana se viabilizó a través del  mecanismo del infamante tráfico de esclavos en las rutas del océano Atlántico. Alrededor de 12.000.000 de africanos desembarcaron en Latinoamérica. Sin embargo, no es tanto  lo que se conoce del tema en nuestro Nordeste, tal vez por carecer de  grandes plantaciones agrícolas, estos grupos ya integrados mayoritariamente por mulatos, trabajarán fundamentalmente en el servicio doméstico, en la ganadería y en trabajos menores (principalmente artesanías). Con la presencia importante en las misiones jesuíticas.

Andrés Salas y Enrique Piñeyro, autores de buena parte de la bibliografía esencial de la correntinidad, rescatan con “un prolijo estudio muy documentado y con imágenes inéditas” esta parte de la historia correntina, poco conocida y distorsionada. En él “se incorporan significativos datos del tema de la esclavitud que van desde los sistemas vigentes con asientos, contratos y contrabando, los países africanos involucrados, las cofradías, asombrosas cifras silenciadas, las distintas crueldades sufridas por los esclavos y las herencias aún vigentes en esta provincia”.Sus páginas recuerdan la abnegada participación negra en todos los ejércitos, desde las invasiones inglesas a los distintos enfrentamientos en las luchas civiles, donde fueron calificados como carne de cañón por sus abultadas bajas, y el escaso o nulo reconocimiento a sus sacrificios.

Escrito de manera muy didáctica, resulta una valiosa contribución para integrarla cultura de origen afroamericano y apuntalar además (¿Por qué no?) al turismo cultural, que genera a lo largo del año un flujo de visitantes silencioso y trascendente….No se lo pierda!


« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line