Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Enero/Febrero
Las recetas de la zona sur del país, no necesariamente se agrupan en el sentido tradicional, pues con los mismos elementos básicos, actualmente los cocineros le aportan eso que se denomina “cocina de autor”: Pero si uno ve un
 

Carlos Gardel grabo en su inicio canciones criollas que hoy se denominan folklore”. En esta grabación podemos recordar 12 bellas páginas. Tres zambas, tres estilos , chacarera, cifra, triunfo y tonada… un lujo

0:01 01 - Madreselva - zamba - (2:20)
02:21 02 - El sol del 25 - gato - (2:41)
05:03 03 - La mariposa - estilo - (3:23)
08:27 04 - Una rosa para mi rosa - canción - (2:45)
11:13 05 - Mañanita al sol - zamba - (2:35)
13:49 06 - La tropilla - triunfo - (2:30)
16:20 07 - Pobre gallo batarás - estilo - (3:25)
19:46 08 - Gajitos de cedrón - chacarera - (2:24)
22:11 09 - Mi manta pampa - zamba - (2:43)
24:55 10 - El sueño - estilo - (2:39)
27:35 11 - Para quererte nací - cifra - (2:38)
30:14 12 - Mirala como se va - tonada - (2:41)

http://www.youtube.com/watch?v=ZXzjqXwd9qY

Dicen las páginas de la web (ver  http://www.lagazeta.com.ar/gardel.htm) que los pasos iniciales con canciones criollas  derivaron recién en 1917 al tango. Y se constituye en un maestro de lo popular. Repasemos algunos datos.

“…hacia 1910 ya merodeaba por el conocido café “O Rondeman”, emplazado en Agüero y Humahuaca. Lily Franco -fina escritora de estirpe circense- asegura que el llamado “O Rondeman” era, en realidad, el restaurante, café y billares “El Progreso”, al que le quedó el nombre de “o Rondeman” porque alguno de sus dueños, para ordenar una vuelta de bebida, de salame o de lo que fuera profería algo que sonaba como “o rondeman de ...”. Los dueños eran los Traverso -Yiyo, Constancio, Félix y José-. Por allí solía vagabundear el pibe Carlitos, que ya no era tan pibe, pues tenía 20 años, y a quien su nacionalidad -¿francesa?, ¿uruguaya?- le había permitido “salvarse” del servicio militar. Al pibe Carlitos le tiraba el canto, las canciones melódicas que podían escucharse en los cilindros fonográficos donde se perpetuaban las voces de Angel G. Villoldo, Arturo Navas, Diego M. Munilla, Juan A. Sarcioni, José Luis Betinoti. Es posible que lo llamaran el Morocho o el Francesito y, ¿por qué no el Gordito, ya que lucía morrudo? Los Traverso le habían cobrado afecto y lo dejaban cantar y pasar el platito. Su fama se fue extendiendo por el Abasto y alguien pensó en enfrentarlo con el oriental José Razzano, hombre que cultivaba el tradicionalismo o criollismo en boga, cantaba cosas camperas y malambeaba con destreza. La tradición quiere que se hayan encontrado en la casa de un pianista llamado Gigena, situada detrás del Mercado. Allí se alteraron en el canto y no excluyeron a otro aficionado, Panchito Martino.

Aquella velada debió afianzar la incipiente fama del “tenor”, porque en 1912 José Tagini, que grababa bajo licencia de Columbia Gramophone, lo contrató para quince registros. Inmediatamente después comenzaron sus andanzas canoras, primero con Panchito Martino; luego con el trío Gardel-Martino-Razzano, que pronto se hizo cuarteto, al incorporarse Saúl Salinas (quien enseñó a sus nuevos compañeros a cantar a dos voces y no al unísono, como lo hacían) y finalmente devino al dúo de Gardel y Razzano. Una circunstancia feliz los llevó a cantar en el “Armenonville”, suntuoso cabaret construido en 1909, el 31 de diciembre de 1913. Escucharlos y contratarlos con un cachet fabuloso fue todo uno para los concesionarios del lugar, los señores Loureiro y Lanzavecchia, y allí se quedaron cantando durante tres meses, si bien muy pronto se les sumó Panchito Martino.

El “Armenonville” fue su plataforma de lanzamiento profesional, porque el día 12 de enero ya estaban cantando en un fin de fiesta en el teatro “Nacional”, donde continuaron hasta el día 20. De allí en más comienza la rutina de los triunfadores. En julio de 1915 se embarcan hacia el Brasil con la Compañía Dramática Rioplatense y en el barco “Infanta Isabel” los oye cantar Enrico Caruso. Poco después se lucen en la Compañía Tradicionalista Argentina, que presenta en el teatro “San Martín” algunas piezas criollas. Ese mismo año, al cumplir sus 25 -es decir, en la noche del 10 de diciembre-, el patotero Roberto Guevara le incrustó en el pulmón izquierdo una bala que lo acompaño sin moverse de allí hasta el día de su muerte. El dúo cantó luego para Ortega Munilla, Ortega y Gasset y Eduardo Marquina.

 En 1917 Gardel entona su primer tango, Mi noche triste, en el escenario del “Empire”. El dúo se codea ya en el varieté porteño con las figuras más rutilantes: Lola Membrives, la Argentinita y hasta Antonia Mercé (la Argentina). Antes de cantar, en 1924, para el Príncipe de Gales (luego Eduardo VIII), en la estancia que los Casares tenían en Huetel, el dúo viajó a España, para hacer los fines de fiesta en las representaciones de la compañía de Enrique de Rosas y el 7 de enero de 1924 debutó en el “Apolo” de Madrid. No les fue bien; aprovecharon, entonces, para correrse a Toulouse, donde estaba de paseo su madre, doña Berta. Luego hicieron la consabida escapada a París y el 2 de febrero estaban de regreso a Buenos Aires, a bordo del Giulio Cesare. Los diarios informaban cumplidamente de estas andanzas.

Y si quiere “ver” su historia

http://www.youtube.com/watch?v=JQmOMAcTWG8


« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line