Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Enero/Febrero
Maria Azucena Colatarci nuestra Académica Consulta trabaja siempre en la recolección de datos y elementos del noroeste, con pasión, dedicación y sobre todo, conocimiento.
 


Maria Azucena Colatarci nuestra Académica Consulta trabaja siempre en la recolección de datos y elementos del noroeste, con pasión, dedicación y sobre todo, conocimiento.

Copleando-  folklore filmado

  La recolección de las vivencias folklóricas, su registro, para su análisis posterior, es una tarea no solo esencial, sino bastante olvidada, o mejor, despriorizada. Hoy las filmaciones en la red nos permiten acercarnos ellas y este es uno de esos, escasos, momentos: Por ello, con breve introducción, las ofrecemos con orgullo en este Pregón Criollo, complementándolas  al final con una bella poesía, de nuestra Académica de Honor, la Dra. Olga Fernández Latour de Botas.  Disfrute de este material.
Vale la pena.





“COPLEANDO”
                                                           Por María Azucena Colatarci
                                                                     Enero de 2014

“…31 años de resistencia con el canto popular donde no hay escenario, premios ni competencia, sólo el sentir de la Copla de cientos de copleros y copleras que llegan desde todos los puntos de la provincia, de otros lugares del país y también de países limítrofes”. Con estas palabras se refería una amiga al 31º Encuentro de Copleros que se realizó en Purmamarca, provincia de Jujuy, el sábado 11 de enero de 2014.

Y a esa vital costumbre de coplear refiere esta nota que tiene por objeto compartir con los lectores algunas reflexiones en torno al tema; además de hacer público parte del  material documental colectado personalmente en la ciudad fronteriza de La Quiaca (Jujuy) en el año 2011 en el contexto mayor del tiempo del carnaval ; se trata de un fragmento representativo de esta profunda forma de expresión arraigada en la tradición argentina, y que en el norte del país se aprecia a lo largo del ciclo anual en los más variados momentos.
Se puede decir que el norte argentino  resuena y vibra al son de las copleadas pues ni bien va llegando a su fin el ciclo navideño, en punas, quebradas y valles se empiezan a oír las coplas y el son de las cajas que las acompañan.
La copla es un excelente ejemplo de expresión de la cultura tradicional, es así que se aprende empíricamente y su práctica - a cargo de hombres y mujeres en forma preponderante - es espontánea; se trata de una manifestación cultural independiente del género de las personas y de las clases sociales ya que, si se da la ocasión, todos coplean sin ningún tipo de distinción.
El acompañamiento instrumental de la copla es la caja sin embargo, si por alguna circunstancia llegara a faltar, algún otro objeto que se pueda percutir será el soporte rítmico para su acompañamiento.
Un aspecto interesante y caracterizador de la copla es su flexibilidad ya que, independientemente de sus variadas temáticas y entonaciones, tiene una estructura que permite reconocerla como tal . En cuanto a los temas que tratan los copleros se reconocen tanto el amor como el carnaval, y también en algunas coplas se advierte cierta picardía que refiere a asuntos relacionados con la vida de la gente y tantas otras cuestiones.
En lo que concierne a la entonación, es decir el modo de cantar la copla, ésta permite por una parte reconocer el ciclo anual al que corresponden (la Pascua por ejemplo), como también distinguir de dónde son las personas que las entonan, así por ejemplo, al oír a un coplero, los lugareños dicen: tal es “abajeño” , tal otro es “abrapampeño”  y así en diferentes casos.
También la copla da cuenta tanto de la persistencia de aquellas que todos conocen por tradición, como de la capacidad creativa de quienes las entonan puesto que, respetando la forma que la caracteriza, los copleros suelen adaptar los textos conocidos a las circunstancias del momento modificándolas fugazmente; y también interpretarla suele dar paso a la improvisación, es decir, a la creación popular dentro del formato conocido, de modo que en la práctica espontánea de la copla se conjugan tradición, innovación y creación.
En líneas generales se trata de una práctica grupal pero también, a veces, se oye el cantar solitario de algún lugareño que así se expresa al compás de su caja. Cuando la copleada se produce en conjunto puede ser que se arme una rueda en la que los integrantes se desplazan con cierta cadencia a derecha e izquierda mientras se van desgranando las coplas, interesa aclarar que no todos cantan, ni cada uno tiene una caja, sin embargo estar en la rueda es una forma de participación integrada. También la práctica en conjunto se produce a partir de que una, dos o tres personas comienzan a coplear y se les van uniendo otras sin que se arme una rueda, tal el caso del material audiovisual presentado.
Si bien se trata de una práctica grupal como ya se comentó, esto no significa que sea coral en el sentido de que no cantan al unísono, aunque esto no es excluyente pues por momentos es así, entonces ¿cómo es la ejecución? Bien, se puede decir que en la práctica se aprecia cierta variabilidad que se sintetiza a continuación: a) una persona comienza a coplear, se suma otra que a su vez entona una copla diferente, y así sucesivamente; b) una persona inicia la copleada, “da el pie”, es decir que da inicio y el resto repite; c) otra posibilidad es que alguien entone una copla y otro le responda con otra copla, y un nuevo lugareño también entone su copla y así se sigue; d) es posible que en esto de coplear se produzca cierta competencia entre los copleros. Por supuesto que la enumeración anterior de ningún modo agota las posibilidades sino que, por el contrario, las amplía pues diversas modalidades se pueden combinar en la misma ocasión
En suma, coplear es una actividad espontánea, tradicional, creativa y de profundo contenido social que está plenamente vigente y forma parte de la cultura tradicional argentina.

(Estos dos videos nos muestran los registros de la Mgt. Colatarci):
https://www.facebook.com/photo.php?v=10203073632345699&set=vb.1352571718&type=2&theater
https://www.facebook.com/photo.php?v=10202950577429403&set=vb.1352571718&type=2&theater

ACLARACIÓN: Es importante que disponga de un perfil en Facebook para acceder a los links.


Para complementar este video, nada mejor que una poesía…académicamente… bella

    Leyenda de la caja y la copla
 

                                    por Olga Fernández Latour de Botas

 

 

La copla está en la caja. Si golpeas
con huajtana de luz, se abre camino
y el canto se derrama, como vino
del odre musical, hecho marea.


Si huajtana de sombra es la que tienes
y procuras del canto hacerte dueño, 
al despertar los duendes de su sueño
la caja va doliéndote en las sienes;

 
la madera ensordece sus entrañas,
el cuero afloja guascas en su talle,
su vibración opaca  la chirlera…

 
y la copla que crece es tan extraña
que aunque trates de huir para que calle
te arrastrará a la mudez postrera.

                                           Buenos Aires, abril 2007.

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line