Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Marzo
Marzo 2014
 
Mariachi…de Mexico

La red nos dice sobre el mariachi:

“El mariachi es originario del occidente de México, específicamente de los estados de Nayarit, Colima y Jalisco, que se disputan su paternidad. Lo cierto es que en un principio, el mariachi era una orquesta popular e indígena, y su indumentaria nada tenía que ver con la del charro (es decir, el traje de los ricos hacendados ganaderos) e interpretaban los "sones de mariachi". Una nota interesante es que estos conjuntos musicales arribaron a la Ciudad de Méxicoantes que a la capital de Jalisco. A partir de la primera década del siglo XX comienzan a transformarse: visten el traje de charro (mismo que ya usaban las orquestas típicas desde el Porfiriato), y amplían su repertorio con piezas de diferentes regiones de la República: sones abajeños, jarabes, corridos, huapangos y canciones bravías, al estilo de Lucha Reyes. También añadieron la trompeta como instrumento imprescindible.
Con el auge del cine mexicano las películas de Tito Guízar , Jorge Negrete, Pedro Infante y Javier Solís, dieron a conocer el mariachi así como un México rural idealizado.

El son es una música en la cual se mezclan las influencias indígenas, españolas y africanas, incluso asiáticas en algunos casos. Se trata de un género con ritmo de 6/8, cuya instrumentación varía de región en región. Un conjunto de sones es denominado jarabe, y de este tipo, existen los jarabes Tapatío, Mixteco, del Valle, Tlaxcalteca, Michoacano, etc. A demás de los ya señalados sones de mariachi, hay son jarocho, huapango, son abajeño y muchos más. Géneros de aparición más tardía son la jarana y la trova yucateca, que se cultivan en la península de Yucatán, y que recibieron influencia caribeña (especialmente del son cubano) e incluso andina (bambuco colombiano); la chilena, originaria de los estados de Guerrero y Oaxaca, y que recibió la influencia de la cueca chilena y la marinera peruana. Así mismo surge la rondalla, en las clases sociales estudiantiles populares urbanas, en aquéllas que no podían adquirir los instrumentos de la estudiantina”.

Parte de su historia y evolución resuena a la evolución  tenida en nuestro país (por caso, los trajes salteños, mas asociables con cierta clase pudiente que con el subalterno)
Sobre su problemática (tampoco demasiado diferente de la que sucede a la proyección folklórica argentina) tomamos el trabajo “LA MÚSICA TRADICIONAL MEXICANA: ENTRE EL FOLCLORE, LA TRADICIÓN Y LA WORLD MUSIC” de Héctor Vega, de la Universidad Autónoma de México

“En la actualidad es difícil estudiar la música tradicional: el contexto de la globalización y la producción de música masiva han dado como resultado una difuminación de los límites entre lo tradicional y lo comercial. Por su parte, los músicos tradicionales se encuentran en un dilema: conservar “intacta” su tradición o vivir de sus conocimientos acerca de la música tradicional. Además, hay que considerar la diversidad de actores sociales que intervienen en la creación y definición de la música tradicional. Todo esto hace del tema de la música tradicional un espacio desde donde se pueden generar una serie de reflexiones sobre la dinámica sociocultural de las sociedades actuales. El presente trabajo toma al caso mexicano, en particular la internacional música del mariachi y el ahora cosmopolita son jarocho, como objetos de análisis para desarrollar algunas de estas reflexiones”.

Con este contexto el Profesor Vega nos plantea que la música del mariachi (o ranchera), es una expresión musical de origen tradicional,impuesta como modelo nacional posrevolucionario, y en torno a la cual se fundó y exportó el primer producto cultural del Estado mexicano. En cambio el son jarocho, otra de las expresiones de música tradicional estudiada durante los últimos años, no logró convertirse en modelo nacional. Analizando estos ejemplos, su trabajo plantea reflexiones sobre los actuales cambios  de la música tradicional, en el contexto de la globalización. 
Mas alla de la diferenciación entre lo folklórico y la proyección ( que encara con terminología propia), y en particular para encuadrar el efecto de la globalización, recuerda que esto no es nuevo, ya que  “la música tradicional de México es producto de un proceso de interculturalidad que se da en un contexto de constantes migraciones, en donde hay dos factores que repercuten directamente en la creación de diversas expresiones populares que con el tiempo se vuelven tradición. El primer factor importante es la formación de nuevas identidades, regionales, étnicas, incluso nacionales, que tienen un carácter diferenciador ante el otro, y en esa diferenciación crean una identidad y con ella una tradición, en este caso musical. El otro factor que hay que tomar en cuenta es que la tradición mexicana es híbrida, es resultado de todas estas tradiciones, de muchas identidades, es producto de la constante migración. En ese sentido es una tradición inventada y es una tradición relativamente nueva, reconstruida constantemente, y es un ejemplo claro de la capacidad de la creación cultural y del proceso del cambio cultural.”

En ese marco refresca los orígenes (primera parte de lo que abordaremos aquí):“Hablar de música tradicional mexicana es hablar de todo y de nada. La inmensa gama de representaciones musicales que hay en México vuelve prácticamente imposible hablar de un tipo de música. Para los conocedores del tema, la música mexicana es el resultado de los procesos de mestizaje que se dieron desde la época de la colonia. Investigadores como PerezMonfort, García de León, Antonio Corona, Tomas Stanfort, sin olvidar los estudios de la música popular mexicana del eterno musicólogo, Vicente T. Mendoza, aunque con diferentes puntos de vista en cuestiones muy particulares, ya sea por diferencias históricas, teóricas y de enfoques sobre el tema, en general concuerdan que la música popular mexicana es un híbrido de tres líneas de posibilidad creativa musical: la música europea, la música indígena y la música negra. Además, hay un consenso que sitúa a la época novohispana como punto de origen de las expresiones musicales puramente mexicanas. Sobre la música europea, cabe señalar que, por obvias razones, se habla principalmente de la música española, aunque no hay que olvidar un sin fin de aportaciones que dejó la inmigración italiana, francesa, alemana, irlandesa y del resto de Europa del este en la configuración de música tradicional en diferentes regiones de México. Incluso el hablar de la música española, nos obliga a delimitarla. García de León por ejemplo, plantea la idea de que hay regiones -el Caribe, en su caso- con una influencia cargada hacia lo música andaluza. Antonio Corona rescata en sus reflexiones, la importancia de la música barroca española en la creación de un repertorio popular novohispano. Y Vicente Mendoza, que es uno de los que comienza a elaborar estudios meramente musicológicos, escribe una gran obra que estudia y explica concretamente, cómo perdura el romance español en el corrido mexicano. Además dentro de la música española habría que analizar las representaciones religiosas, cultas y populares que llegan a México. Al respecto, hay una gran producción literaria que habla de la importancia de la música religiosa novohispana en la creación de los repertorios musicales mexicanos y en la labor de enseñanza de la música occidental en México. Por el lado de la música culta, el hecho de que se encontrara en México el Códice Saldivar y los trabajos de Juan Antonio de Vargas y Guzmán, nos habla del interés que había en la época por estar al tanto de los últimos acontecimientos de la música de las Cortes, de los métodos europeos para crear música y de la presencia constante de músicos españoles en México. Por el lado de la música popular, simplemente me gustaría decir que la inmigración es un proceso social que sustenta la base del modelo colonial, y que significa, no sólo el traslado de la gente, sino el traslado de la cultura. Parece que es esta base de música popular la que aporta gran parte de las expresiones musicales que con el tiempo se convertirán en tradiciones, sobre todo lo que se refiere a las fiestas de tabla o fandangos. Sobre la música indígena hay dos momentos históricos que se estudian, el antes de la conquista el después. Hay una gran cantidad de trabajos que analizan la importancia que tenía la música en el ritual mesoamericano.

Las mismas narraciones de Díaz del Castillo y los trabajos de Fray Bernardino de Sahagún nos describen un universo indígena mesoamericano lleno de sonido, lleno de música. Lamentablemente, no hay registros escritos de esta músicamesoamericana, en parte porque la oralidad jugaba -y juega todavía- una papel muy importante en la transmisión de los conocimientos indígenas, por lo que no fueron llevados al papel, o simplemente se perdieron. Esto es una discusión sin salida. Pero hay varios trabajos etnográficos, musicológicos que se han dado a la tarea de conocer las expresiones musicales que hoy tienen los pueblos indígenas en México, y en base a eso, encontrar algunos elementos de tipo indígena que han perdurado matizándose en la cultura popular desde hace 500 años y que hoy forman parte de las expresiones de música tradicional. Vicente Mendoza, realizó la obra Trabajo y clasificación de la música tradicional hispánica en Nuevo México, donde habla sobre la incorporación del repertorio indígena en la música novohispana de tipo español, y de lo que pudo haber sido una música popular de la colonia que incluía dentro de su repertorio canciones indígenas adaptadas para el acompañamiento con instrumentos de cuerdas y órganos.En el caso de la música negra, hay una línea de investigación que analiza el caso mexicano. García de León, cuando habla del Caribe lo define como el Caribe afroandaluz, en el que hay una práctica cultural que involucra a las comunidades de esclavos y a los marineros españoles en la conformación de una macrorregión cultural desde el siglo XVII. Aquí me gustaría señalar, que hay un vació sobre el conocimiento de la diversidad de población africana llevada a Nueva España en calidad de esclavos.osiblemente y de acuerdo a los resultados que arrojan los estudios antropológicos, la población negra llegada a México puede proceder en su mayoría de Guinea, de Costa de Marfil y de Mali. De manera que la población étnica africana se dividía principalmente en Mandingas, Guineos y Carabalís, estos estudios se basan en los trabajos de campo que se hicieron en las poblaciones negras que quedaban con cierto cerco geográfico a mitad del siglo XX. (… en ese contexto la interrelación entre las tres fuentes tiene un sentido histórico) hay una serie de momentos históricos que posibilitan la interacción cultural, y que es en esos contextos, cuando se perfila la idea de las identidades particulares que con el tiempo darán como resultado la definición de lo mexicano, en este caso de la música tradicional. El primer momento son los doscientos años que dan origen al modelo colonial y a la sociedad novohispana, y que tiene como característica fundamental y base de la organización social la diversidad y diferenciación de identidades. Es en este contexto donde se da el origen de los rituales y festividades que definen a la música tradicional mexicana como conjunto, pero no es sino hasta consumada la independencia que se puede hablar de algunos aspectos de lo mexicano. El segundo momento es de 1750 hasta finales de la guerra de independencia, es decir casi un siglo, en donde se definen no una identidad nacional, sino múltiples identidades regionales, que bajo el estricto consenso de un nuevo orden social y político se esfuerzan en la creación de una identidad que agrupe a todas esas identidades, para dar origen al mexicano quien se pondrá en contra posición del español. Aquí las representaciones de la música tradicional mexicana están ya establecidas pero seguirán teniendo cambios muy importantes a lo largo de dos siglos. La tercer etapa es el convulsionado siglo XIX que terminó trágicamente en la revolución mexicana. Durante este periodo ya no se buscaba ser diferente del español, sino que la lucha de fuerzas, de grupos, por una parte impulsan de nuevo el modelo europeo y por otra parte intentan conciliar el aspecto indígena como base de un Estado que era insipiente, en banca rota, en guerras constantes contra las nuevas potencias, en luchas de poderes y en un proceso político que terminó dando como resultado el reforzamiento de los regionalismo en contraposición de lo mexicano. La revolución mexicana termina este periodo y da comienzo al otro, que me parece es el más importante en la configuración de lo que se conoce actualmente como lo mexicanoAl término de la guerra, el nuevo Estado se da cuenta que necesita concretar los ideales de nación en arquetipos que representen el proyecto revolucionario y se dedica a crear un aparato que lleve la revolución a la cultura, en todos los niveles. De la misma forma que el folclore romántico europeo, el Estado mexicano recoge todas las expresiones tradicionales para crear un producto cultural nuevo, acartonado y alejado de la realidad de las comunidades que viven ese folclore como ritual, como verdadera tradición. Entonces podemos ver como la cultura popular en México es producto de una complejidad histórica, étnica, social, política, que nos habla de procesos globales anteriores a lo que ahora llamamos la era de la globalización. Estamos hablando que la creación de una música tradicional en México se da siempre en el contexto de una sociedad compleja, diversa, multicolor; que permite, en un ambiente de interacción cultural, la generación de expresiones musicales populares que a lo largo de los siglos se convierten en tradición. Y que no se trata de una o dos, o tres expresiones, se trata de una enorme cantidad de manantiales musicales que emanan y se entrelazan formando auténticos ríos de cultura, de rituales, de fiestas, de cantos, de música que proviene de un montón de partes del mundo, y que en esa complejidad, dan origen a expresiones muy concretas. Es esta la antesala de la globalización actual, donde se da la creación de una primer etapa de interacción cultural entre todas las razas del mundo. La música me parece que es una materialización de este proceso, y me gustaría reflexionar estas ideas sobre los ejemplos del son jarocho y el mariachi. 
Mientras que seguiremos en próximas notas, dejamos estas grabaciones para ir recordando su belleza original:
http://www.youtube.com/watch?v=kidE5GZp7kg
http://www.youtube.com/watch?v=kdadth-J5nw
http://www.youtube.com/watch?v=J_-brHvjGRY
http://www.youtube.com/watch?v=UM7L9f6lfbg

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line