Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Marzo
MEDITACIONES ACERCA DEL FOLKLORE Por Rafael Rumich
 
En esta sección publicaremos una serie de notas especiales de nuestro Académico Correspondiente, Rafael Rumich, formoseño de ley. Que está desarrollando su investigación , profunda como todas las que hace, sobre un tema muy especial. En sus propias palabras:“estoy empecinado en demostrar  que el folklore (ya sea en la superficie o en el subsuelo) está en todos lados, en todos los saberes (científicos, artísticos, filosóficos, tecnológicos, como en los distintos ámbitos del saber, ya sea el provisto por los sistemas educativos o los adquiridos empíricamente). Estoy indagando bibliográficamente sobre las conexiones que pueden existir entre el folklore y la filosofía. En Argentina no hay muchos antecedentes, pero grande fue mi sorpresa al constatar que en otros países, especialmente  España, muchos filósofos se han dedicado a lo que llamaríamos Filosofía del Folklore. Para mi es sumamente interesante e importante, por lo tanto estoy decidido a seguir con estas investigaciones, utilizando de objeto de estudio el folklore formoseño, introduciendo a la filosofía folklórica como un instrumento o categoría de análisis.
Aquí entonces la primera de una serie de notas que prometen ser, no solo intensas, sino por demás interesantes  ( y  ¿porque no?) que  suscitan debates…. bienvenidos.


MEDITACIONES ACERCA DEL FOLKLORE
(Primera Nota)
Por Rafael Rumich

    Si examinamos con atención el contenido de la agenda 14, confeccionada por la Academia del Folklore de la República Argentina, advertiremos que más allá de la difusión de un convencional y rutinario programa anual de actividades, el mismo encierra, en todo su desarrollo, el claro propósito de establecer y cimentar un punto de convergencia que facilite el acercamiento de las diferentes posturas y líneas de pensamiento que hoy coexisten en el complejo e indefinido universo de lo folklórico.
    A partir de la implementación de este mecanismo, con la finalidad de provocar la confluencia e intercambio de concepciones, actuando como un procedimiento que brinde la  posibilidad de aproximación a la referida problemática, el mismo se comporta como un idóneo medio para la elaboración de ideas esclarecedoras, convincentes y superadoras, posibilitando que las concreciones y alcances obtenidos no se reduzcan a meros enunciados, como tantas veces ha sucedido, algunos para cumplir con una ineludible formalidad institucional, otras, para imponer ideas sustentadas por diversas tendencias o corrientes que se afanan por otorgarle sentido, significado y ámbitos de acción al folklore, pero que, la mayoría de las ocasiones, tales posiciones no son suficientes para vislumbrar, aprehender e interrogar todos los aspectos de la realidad folklórica.
    Para consumar este acto es necesario que  tal ejercicio sea considerado de acuerdo a su especial modalidad, ya que lo real puede ser visualizado desde distintos ángulos al existir diversas configuraciones anímico-espirituales, desde los cuales se puede visualizar el mundo (Mandrioni, Héctor: Introducción a la Filosofía.Kapelusz, Buenos Aires, 1974).
    No percibir el todo de manera integral impide su comprensión y limita el conocimiento que, respecto a los objetos de estudios, se pretende alcanzar. En ese sentido reflexiona Natalio Kinerman emitiendo el siguiente juicio acerca de la controversia planteada entre los distintos saberes, intervenciones, prácticas y producciones, de la que el folklore no está exento:  “ La misma ciencia ha debido admitir que sus lecturas de la realidad, cuyo desciframiento no tiene fin, no puede satisfacerse con sus formalizaciones, con su aislamiento de un medio en el que dichas afirmaciones son enunciadas; que deben efectuarse intercambios de lenguajes entre las disciplinas científicas, el arte y la filosofía, buscando caminos nuevos, saberes nuevos”. Categóricamente el citado autor añade: “Los periodos de transición hacen retroceder las fronteras de lo imposible” (Kinerman, Natalio: Pensar el Trabajo Social. Una introducción desde el construccionismo. Lumen-Hvmanitas.1998)
    Esto nos hace entrever que una mirada sesgada limita las  posibilidades de una intervención transdisciplinar y  enmarca los objetos de estudios circunscribiéndolos a espacios restringidos y exclusivos, orientados unidireccionalmente, reduciendo arbitrariamente vastas porciones de sus variados recursos, limitando así su diverso y enorme potencial. 
    Lo que se advierte en el contenido del programa aludido, tras un imparcial y ecuánime análisis, es que la institución patrocinante ha emprendido la búsqueda de posibles soluciones con el propósito de resolver aquellas cuestiones que tienen directa relación con el conjunto total del entender y hacer folklórico pero que aún hoy se muestran como indefinidas e inconclusas.
    Sin duda, lo que se persigue es posibilitar el ordenamiento de ideas, materias, conocimientos y prácticas, que se vislumbra como necesario para avanzar por el camino trazado hacia consecución de los objetivos fijados.
    Impulsar una  acción transdisciplinaria de esta característica es una tarea que está exigida por la realidad en que se enmarca y desenvuelve actualmente el cúmulo de actividades que se realizan y están insertas en el vasto campo de lo folklórico.
    Desde esta perspectiva se comprueba que lo más destacable de la acción programada es que ésta no se reduce al tratamiento exclusivo de una parcialidad del copioso dominio comprendido por las distintas especialidades o ramas que conforman el hacer folklórico,  correspondan estas diversidades a la  ciencia, las artes, la filosofía o a la variedad de actividades que intervienen en éste ámbito del quehacer humano, cuyos objetos de estudio o procedimientos son una parte específica y elemental de cada una de ellas, sobre las cuales poseen saberes o habilidades muy precisos quienes las cultivan o ejercen.
    Planteado así, el mencionado programa actúa como un eje transversal que vincula todas las clases, especies o prácticas que definen a los diversos sectores disciplinares del folklore, abarcando e integrando a manera de trama cultural a todos sus componentes.
    Una de las principales premisas que emergen a partir del análisis de esta cuestión, que arrastra una larga historia, es que debemos dedicarnos a dilucidar qué es lo que se debe entender por folklórico, cuales son sus partes o secciones,  tratando de esclarecer que ingresa y que no como componente o elemento constitutivo de cada una de esas áreas temáticas o disciplinares. Es decir, interactuar entre todos a fin de proveerles los perfiles, normas, trazos y contenidos que cada una debe tener, o lo que es lo mismo, sacarlas de la indefinición en que se hallan sumidas, otorgándoles la entidad que precisan para su reconocimiento y filiación en el universo folklórico, como así también en el amplio campo de las ciencias sociales, las humanidades, los estudios culturales, el arte y la filosofía.
    De ahí que valoramos como favorable la propuesta programática que propone la mencionada Academia. En principio, el procedimiento formulado no impone el abandono de las cuestiones sectoriales, puesto que, sin dejar de lado este tipo de tratamiento, impulsa la inclusión de todas las partes enmarcándolas dentro del campo general, sin excluir ningún sector.
    De por si, esta decisión ya es todo un avance. Muchas veces no nos percatarnos o no queremos admitir que todas estas esferas, aparentemente autónomas, mantienen una estrecha relación entre si; básicamente porque devienen de un mismo punto inicial. Es decir, tienen una génesis y una naturaleza original compartida desde el primer instante de ser o constituirse en “algo”. Para constituirse en “algo” precisa un principio y componer un proceso de formación. Si bien en la historia de esta materia siempre hubo confrontaciones y prevalecieron distintos puntos de vista corresponde aclarar que el folklore, que recibió todo tipo de ataques, fue negado y le vaticinaron, en cuanto a su existencia, “corta vida”, exterminio y desaparición. Caso curioso y notable, contra todos los pronósticos, no se dieron esos resultados, por el contrario: fue a la inversa. En ese aspecto, entre las tantas disciplinas que lo tratan, tomemos,  a manera de  ejemplo, la lingüística, ya sea desde la semántica o la pragmática, quien nos demuestra que folklore es uno de los vocablos más difundidos y utilizados por el hombre en los distintos ámbitos comunicacionales, tanto a través del lenguaje científico, artístico, filosófico o, simplemente, mediante el uso cotidiano u ordinario. Esto se debe a que, a pesar de un proceso tan convulsionado, subyace una serie encadenada de hechos y causas que condujeron a este estado de cosas y a los resultados que a diario observamos.
    Toda esta historia, de alguna manera, atesora una esencia que le otorgó existencia al término folklore, nominativo de una manifestación biopsicosociocultural, lo que le permitió que durante toda la modernidad hasta nuestros días fuera extendiéndose por todas las regiones del planeta, recibiendo, de una forma u otra, aceptación, inclusión, adaptación y utilización lexical que favoreció su difusión y trascendencia ecuménica. Esas cualidades y el proceso generado tienen una fecha de nacimiento: 22 de agosto de 1846.
    Este tipo de alumbramiento constituyen el punto que se considera como el momento de gestación de todo un movimiento filosófico, científico y artístico que se ha prolongado y extendido hasta el presente como uno de los procesos más formidables que experimentó  y vive la humanidad: “todo eso” y “algo más” es el folklore.
    La carta de William John Thoms (1805-1885), a pesar del tiempo transcurrido y los cambios que ha tenido la sociedad mundial,  marca la base, origen y la razón fundamental acerca de las cuales discurre y se reconfigura esta mega-disciplina.
    Es preciso que todos los que de una manera u otra desarrollamos actividades científicas, filosóficas o artísticas en torno al folklore nos relacionemos y tratemos, si no podemos interactuar interdisciplinariamente, al menos para buscar y encontrar algunos puntos de contacto y conexión. Si reflexionamos en torno a esta disgregación, sin duda comprenderemos que es necesario que actuemos juntos  quienes integramos  la comunidad folklórica en todas sus variantes y campos de acción,  para así resolver una serie de cuestiones que a todos nos interesan de manera ineludible. Si en verdad buscamos el bien del folklore, ningún sector puede creer que se puede salvar solo, aislado de los demás. Todos precisamos de todos: todos somos parte de un mismo cuerpo.
    En ese sentido, para diferenciar, otorgarle identidad, determinar sus contenidos, delimitar, categorizar y analizar los alcances de esas diversas partes que intervienen en la composición de lo folklórico como un todo, la Academia del Folklore de la República Argentina aspira  llevar a cabo, durante el presente año, el “Encuentro Nacional de la Poesía Folklórica”. Asimismo, a través de una acción transversal y de conexión en red que facilite la integración de todas los sectores,  el Tercer Congreso Nacional de Folklore.


« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line