Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaAño 2010Letras y PartiturasAsí nacióNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Julio
El Himno Nacional
 
    Carlos Molinero-segunda nota


    ¿Donde se “estrenó”?

    Según la tradición, tuvo su estreno en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson, dama de la sociedad porteña de la época, asidua anfitriona de concurridos eventos sociales y veladas musicales. Pero “otras fuentes”, dicho en otros términos, lo único documentado,  sostiene que el debut de la obra se produjo el 25 de mayo de 1813 en la Plaza de la Victoria, al pie de la Pirámide de Mayo, cantado por los alumnos de la escuelita del maestro Rufino Sánchez. Y que el mismo día, por la noche, se entonó en el Coliseo Provisional. Esta segunda versión se fundamenta básicamente en que, tratándose de un encargo gubernamental de tamaña magnitud, difícilmente su estreno se confinara a un ámbito reducido. Además en los pocos días que pasaron desde que Blas Parera lo compuso ( encargado por la Asamblea, luego de la aprobacion de la letra,el 11 de ese mes, y que ya estaba con derecho a cobrar el 1º de Junio…Conclusión: la performance en casa de Mariquita Sánchez de Thompson tendría que haber sido posterior a su estreno oficial. Aunque no resulta descabellado pensar en un pre-estreno en las condiciones antedichas, habida cuenta de que es muy probable que tanto López y Planes como Blas Parera fueran asiduos concurrentes de las reuniones organizadas en casa de la dama en cuestión.

    Dice Carlos Vega:


    “Por sobre divagaciones o anticipos que haya ofrecido en alguna tertulia o en el piano de tal familia, lo natural es que el músico se haya llevado el texto a su casa, y que allí solo, concentrado, se haya aplicado a la densa y honda tarea; y es muy probable que, ya terminado el himno lo haya tocado y enseñado aquí y allá, con satisfacción de autor aplaudido, antes de la aprobación oficial. Tal quieren algunas tradiciones y no es imposible.”

    En resumen, no hay constancia del “estreno” que las tradiciones ubican en lo de Marquita Sanchez. Y no hubo mucho tiempo hasta el 25 de Mayo,cuando sí se cantó, dos veces, y no en privado…lo demás, es tradición…

    Lucha por sentidos


    Y esta popularidad y sentido, en lucha, sigue. Y si ha variado, también esta variando y su uso trasciende, vitalmente la rigidez de lo formalmente decidió:

    Su ritmo en tonalidades mas “tradicionales” (con instrumentos folklóricos) o en idiomas no castellano (quechua o guarani por caso) y en estilo rock (Charly Garcia), multiplicando efectos políticos (los dedos en V de la JP en “o juremos con gloria morir” en los setenta, y a veces ahora, o tarareando su introducción musical ( en partidos de fútbol, donde por brevedad solo se pasa esta parte).
    Ver https://www.facebook.com/photo.php?v=728101813897857&set=vb.100000941365051&type=2&theater

    Citamos entre otras fuentes para quienes deseen profundizar el sentido e importancia  de la version http://www.redalyc.org/pdf/996/99612494004.pdf :
    Sin olvidar el papel de los himnos nacionales en las relaciones entre los Estados, por ejemplo con ocasión de eventos deportivos, vector privilegiado, como se sabe, de las pasiones nacionales o nacionalistas, en Argentina como en muchas otras partes.
    Así fue como en 1990, durante el Mundial de Fútbol de Italia, el himno argentino fue objeto de una verdadera polémica internacional: chiflado por una parte del público italiano durante la semifinal ganada frente al equipo local, y luego de nuevo chiflado antes de la final perdida contra Alemania, la reacción de cólera e impotencia de Diego Maradona frente al “ultraje al símbolo patrio” se convirtió en la Argentina en el símbolo mismo de la derrota.
    Ese fue el momento escogido por el rockero Charly García para presentar su versión personal del himno nacional argentino, última canción de un álbum titulado Filosofía barata y zapatos de goma. Algunas semanas después del Mundial, Charly García cantará el himno al cerrar la serie de conciertos que acompañó el lanzamiento del disco, luciendo en esta ocasión una camiseta de futbolista con los colores de la bandera nacional y, en la espalda, el número diez de Maradona. La voluntad de reparar el ultraje recibido durante el Mundial era clara.
    Y en cuanto a la “profanación de simbología patria” llego a tribunales, en un proceso cuyo resumen es:
    Charly García había resumido su posición diciendo: “Si es la canción nacional, es de todos, mía también, así que supuestamente puedo hacer con ella lo que quiero”. Sobre este punto, sin embargo, los acontecimientos le mostrarán que estaba equivocado. La casi totalidad de los defensores del Himno de Charly insisten en que se trata de una versión “respetuosa” del símbolo nacional, sin jamás poner en cuestión ese principio del respeto. La única excepción en este punto es la de un diputado trotskista, Luis Zamora, que, no sin paradoja, va a expresar un argumento de corte netamente liberal: “Repudiamos cualquier formar de censura. Un artista tiene el derecho a expresar sus sentimientos con la más amplia libertad”. Ello se diferencia de los argumentos a favor del sobreseimiento del juez Blondi, que no se basan en la libertad de expresión de la que debería gozar toda artista para hacer del himno lo que quiera, sino más bien en la convicción de que lo que ha hecho efectivamente Charly García es compatible con la exaltación del “sentimiento nacional” de los jóvenes, ajustándose ello muy bien, al fin de cuentas, con los objetivos de la Asamblea Constituyente de 1813, por lo menos en su componente militar. De esta manera, un gesto artístico con un potencial iconoclasta innegable puede ser llamado en refuerzo de un discurso patriótico, aquel que busca la renovación del lazo emocional subjetivo de los ciudadanos con la Nación, a la luz de las recientes mutaciones históricas, culturales y generacionales.
    Una canción patria, no cualquiera, formalmente representante de la Nación, y símbolo al que se le deben honores, ha sido, es, fluctuante, des-rigidizada, usada por los argentinos urbana y ruralmente, para expresar-se sus propias variante de concepción de la patria.
    Cada una de las anteriores (la futbolera, la rockera, la militante guerrera, la indigenista, la tradicional, erc). Lo extraño reciente es que ciertos medios han querido mostrar un “intento” de tergiversación militante reciente, al “cambiar” la letra del himno. Duro poco. La ignorancia hoy no requiere mas que entra a wikipedia, y desasnar. La letra del himno que aprendíamos los mas ancianitos, es completa, y se resumió por razones de facilidad de memoria (análogo a la ejecución de la introducción en el futbo, coreada o tarareada), pero no cambiando su historia ni su legalidad. El intentar dar sentido político, no es un error simple. De hecho lo antes señalado sobre las “variantes” del himno hoy usuales, pero cuando éramos chicosparecian gravísimas y seguramente merecedoras de prisión o castigo serio, por “ofensa a los simbolos nacionales (comparable a escupir la bandera)

    Juremos Con Gloria
    Ya en los 70 (ahora luego del regreso de la democracia con ciertas reiteraciones), se ejecutaba con los “dedos en V” para convertirlo ( reconvertirlo?) en marcha guerrera, en este caso para política interna,  funcionalmente a uno de los partidos, también le fue dado “no oficialmente” un sentido al “o juremos con gloria morir.

    Múltiples voces
    La aparición en escena de la multiculturalidad, llevo a la aparición de versiones en idiomas indígenas, u “originarios” (término no agradable a todos, lo sabemos) que afirman a la vez identidad sectorial y grupal, “apropiándose” de él.
    Valor que no hubieran imaginado en el Centenario, aunque si en la época de la revolución de Mayo.
    Y esto se da en escuelas o en la “marcha de los Bombos”

    Por caso quechua
    http://www.youtube.com/watch?v=lu0CjtxnQxA
    http://www.youtube.com/watch?v=ICnsbxT_MM8
    http://www.youtube.com/watch?v=63kBAzP8AN8
    en guaraní y con ritmo litoraleño:
    http://www.youtube.com/watch?v=VDSF4vqLaMo
    http://www.youtube.com/watch?v=JnaXf2QzLwg
    en toba
    http://www.youtube.com/watch?v=XPp3ZR4Yjhg
    en mapuche
    http://www.youtube.com/watch?v=CNw2oQwgE7A


    No nos parece casualidad que en la última versión del mismo, cantada

    Tarareando
    Para concluir: cuando en los partidos de futbol (hoy múltiplemente escuchados por más de mil millones de habitantes en todo el globo), se “ejecuta” el HIMNO, solo se lo hace con una pequeña parte. Seguramente por tiempo “organizativo”, en un acto simbólico de unir la Nacion con un equipo de futbol profesional. En el caso argentino se ejecuta solo  la introducción. Como ésta NO tiene versos, la hinchada (representación del “pueblo” en cuanto indefinida e indefinible, que siente suya esa música popular y a la vez anónima colectivamente compartida, y funcionalmente …) la tararea. Un ¡Oh, oooh, Oh! dura como “soporte” del simbólico acto preparatorio para la “guerra” a la que simbólicamente se sustituye con el deporte del balompié.
    Hasta tal punto la “costumbre” se va difundiendo que se ha plateado ponerle letra, con esta falsa “Introducción” que aparentemente fue de difusión hace varias décadas
    http://www.youtube.com/watch?annotation_id=annotation_3615058433&feature=iv&src_vid=u88Ud9-x0H0&v=KLlXecipPdE
    con esta “letra”

   Gracias a Dios, suena ya la hora de la libertad
    Cesó la angustia y el dolor ya pasó, ya pasó.
    Elevemos las voces al cielo y que nuestras almas tengan consuelo.
    Vamos muchachos en masa a la plaza a cantar
    los clarines nos invitan al son militar de su alegre canción
    las trompetas le responden
    mirá cómo vienen mujeres y niños
    y trotan caballos y suenan tambores
    y todo el mundo acude a la plaza
    y no hay uno solo que quiera faltar

    Nota del Editor: La sensación es de que muchachos, en masa, y a la plaza… resuena a la década del 45 al 55.- pero el libro de donde sacaron estas estrofas es de 1927, propuesta por Antonio Dellepiane, historiador, libro cuya foto acompañamos. Y justamente en el momento, ya comentado, de modificación de letra y música, tratada en el libro de Carlos Vega. Y también tratado en
www.musicaclasicaargentina.com/mondolo/himnoNaclUCA.pdf
    Ahora  se interpreta hasta escolarmente.
http://www.youtube.com/watch?v=u88Ud9-x0H0
    Con esta “explicación” que supone además un proyecto para oficializarla.
https://www.youtube.com/watch?v=BcgO3BHa_ok

    Para nosotros esta anécdota, del oeste de la Republica, no es importante sino la motivación de participación  que la multitud adquiere con una música (más allá del sentido de la letra). Que fue espontánea, y que le da un sentido de hoy, siempre pasional, menos “político” o “institucional” o solemne, pero más de impulsividad y entusiasmo.

    Completamos este informe, entonces, con la letra original. Que hoy ya no se enseña completa, aunque en las décadas de los 50 y 60 si. Con ella se enmarca la muestra de lo que fue y lo ya no es. En una evolucion secular que reflejamos desde la larga descripción de combates, la simplificación a principios libertarios…hasta el silencio deportivamente tarareado.


    HIMNO NACIONAL ARGENTINO
     (original de 1813)( de estas centralizamos las estrofas que desde 1900  se cantan en actos públicos oficiales)


    ¡Oíd, mortales!, el grito sagrado:
    ¡libertad!, ¡libertad!, ¡libertad!
    Oíd el ruido de rotas cadenas
    ved en trono a la noble igualdad.

    Se levanta a la faz de la Tierra
    una nueva y gloriosa Nación
    coronada su sien de laureles
    y a sus plantas rendido un león.
    De los nuevos campeones los rostros
    Marte mismo parece animar
    la grandeza se anida en sus pechos
    a su marcha todo hacen temblar.
    Se conmueven del Inca las tumbas
    y en sus huesos revive el ardor
    lo que ve renovando a sus hijos
    de la Patria el antiguo esplendor.

    Pero sierras y muros se sienten
    retumbar con horrible fragor
    todo el país se conturba por gritos
    de venganza, de guerra y furor.
    En los fieros tiranos la envidia
    escupió su pestífera hiel.
    Su estandarte sangriento levantan
    provocando a la lid más cruel.

    ¿No los veis sobre Méjico y Quito
    arrojarse con saña tenaz,
    y cuál lloran bañados en sangre
    Potosí, Cochabamba y La Paz?
    ¿No los veis sobre el triste Caracas
    luto y llanto y muerte esparcir?
    ¿No los veis devorando cual fieras
    todo pueblo que logran rendir?

    A vosotros se atreve, argentinos
    el orgullo del vil invasor.
    Vuestros campos ya pisa contando
    tantas glorias hollar vencedor.
    Mas los bravos que unidos juraron
    su feliz libertad sostener,
    a estos tigres sedientos de sangre
    fuertes pechos sabrán oponer.

    El valiente argentino a las armas
    corre ardiendo con brío y valor,
    el clarín de la guerra, cual trueno,
    en los campos del Sud resonó.
    Buenos Aires se pone a la frente
    de los pueblos de la ínclita Unión,
    y con brazos robustos desgarran
    al ibérico altivo león.

    San José, San Lorenzo, Suipacha.
    Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
    la colonia y las mismas murallas
    del tirano en la Banda Oriental,
    son letreros eternos que dicen:
    aquí el brazo argentino triunfó,
    aquí el fiero opresor de la Patria
    su cerviz orgullosa dobló.

    La victoria al guerrero argentino
    con sus alas brillantes cubrió,
    y azorado a su vista el tirano
    con infamia a la fuga se dio;
    sus banderas, sus armas se rinden
    por trofeos a la Libertad,
    y sobre alas de gloria alza el Pueblo
    trono digno a su gran Majestad.

    Desde un polo hasta el otro resuena
    de la fama el sonoro clarín,
    y de América el nombre enseñando
    les repite: ¡Mortales, oíd!


    Ya su trono dignísimo abrieron
    las Provincias Unidas del Sud!
    Y los libres del mundo responden:
    ¡Al gran Pueblo Argentino, salud!

    Sean eternos los laureles
    que supimos conseguir:
    coronados de gloria vivamos,
    o juremos con gloria morir.
    (Se canta después de cada estrofa)

    Letra: Vicente López y Planes
    Música: Blas Parera

    
    ACOTACIONES:
    Vicente López y Planes (1785-1856), poeta de la literatura de Mayo. Se graduó en Derecho en la Universidad de Chuquisaca.
    Blas Parera, español, maestro de piano y violín. En 1860, Juan Esnaola realizó algunos cambios a la música del Himno basándose en manuscritos de su autor. Los arreglos fueron aceptados como versión definitiva en 1944.
    No hay acuerdo sobre cuándo fue ejecutado por primera vez en público; algunas tradiciones cuentan que fue en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson y otras fuentes sostienen que el debut de la obra se produjo el 25 de mayo de 1813 en la Plaza de la Victoria.
    El 30 de marzo de 1900, el Poder Ejecutivo decreta que se canten sólo la primera y última cuarteta más el coro.




« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line