Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Julio
Ildo Patriarca nació en la Carlota Provincia de Córdoba el 10 de mayo de 1939. Hijo de familia de agricultores. Su madre doña María Ernesta Gamaleri y su padre Salvador se dedicaban a las tareas del campo. Su inclinación musical lo lleva a los 9 años a estudiar con Jorge Cagna, quien lo inició en las primeras nociones de música. Luego Ildo siguió estudiando el acordeón como autodidacta, comenzando a actuar con los conjuntos locales. "Los indios de la Carlota". "Estrellas grises de Huacacha...
 
    Ildo Patriarca nació en la Carlota Provincia de Córdoba el 10 de mayo de 1939. Hijo de familia de agricultores. Su madre doña María Ernesta Gamaleri y su padre Salvador se dedicaban a las tareas del campo. Su inclinación musical lo lleva a los 9 años a estudiar con Jorge Cagna, quien lo inició en las primeras nociones de música. Luego Ildo siguió estudiando el acordeón como autodidacta, comenzando a actuar con los conjuntos locales. "Los indios de la Carlota". "Estrellas grises de Huacacha", con Severo Vietri, "Los electrónicos", "Estrellas fugaces" son algunos de los nombres de los conjuntos en los que participaba. Estudió en Buenos Aires con Norberto Koppel y con Roberto Maggiolo, siguió actuando en distintas orquestas y también en conjuntos propios, y al mismo tiempo perfeccionándose como solista. En el año 1981, le llega la oportunidad de presentarse como solista, destacándose en música de tangos con arreglos propios. Actúa como invitado en el "Primer Festival de Tango" en Villa Mercedes, San Luis, organizado por el Sindicato de Música de esa ciudad resultando ser la revelación como ejecutante del acordeón a piano. Se señala que en ese mismo lugar, le fue ofrecido grabar por primera vez, que se concretó con un sello de Rosario, Santa Fé a través de la diligente intervención del maestro Domingo Federico. Distinguido con la Lira de Plata, en el Segundo Encuentro Nacional de Músicos efectuado en Rosario, se consagra como eximio solista. Junto a estas importantes concreciones, realizó diversas presentaciones en emisoras radiales y televisión del interior del país.
    En el año 1982, realiza su segunda grabación, logrando exponer nuevamente su excelente nivel interpretativo, siendo reconocido en el ambiente musical como uno de los mejores intérpretes en la Argentina de este tradicional y noble instrumento. Prosigue su actividad como solista, actuando en el Anfiteatro de Rosario, en Córdoba, Río Cuarto, Rafaela, Venado Tuerto, etc.
    En 1984 actúa en la edición XXIV del Festival de Cosquín, accediendo a una invitación de Raúl Barboza.
    Todo este período de gran actividad musical, tiene amplia repercusión e impresiona vivamente al público, por su estilo moderno, su gran despliegue de armonización y el prodigioso manejo del acordeón a piano, destacándose especialmente en el trabajo virtuoso de la mano izquierda.
    En el año 1985, además de recitales llevados a cabo en la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, realiza presentaciones en radio y televisión. Se concreta además su tercer grabación. Lo contratan para actuar en el "Tercer Festival de Música y Canto" (MUSICANTO) en Santa Rosa, Brasil, en noviembre del año 1985. La crítica y los músicos coinciden en destacar que la buena música, funciona con virtuosismo, gracia, calidez, con este ejecutante que rescató el sonido de este maravilloso instrumento, usando con destreza sin par su digitación, en especial su mano izquierda. Actuó en el Centro Cultural San Martín en la ciudad de Buenos Aires, en la sala "F", dependiente de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Buenos Aires. A esta sintética crónica debemos agregar que este músico es también un buen compositor y muchos de los temas ejecutados son de su autoría, arreglados con singular concepción, dando un estilo muy particular a sus interpretaciones. Actuó en el festival de la Asociación de Acordeonistas de Casilda, Santa Fe, en las ediciones 1991,1992,1993 y 1994. En abril de 1994, invitado por John Gaffoglio, un entusiasta amigo del acordeón en California, USA, actúa en Los Angeles, "Festival Argentino 94", auspiciado por la Embajada Argentina en Santa Mónica, Valle de San Fernando. Graba en Hollywood un casette como solista con sus arreglos especiales de tangos.
    Se fue un Jueves, 10 de Julio de este año de 2014.
    Lo recuerda Litto Nebbia, en un artículo que también difundió el Ministerio de Cultura de la Nacion
    Ildo Patriarca, el acordéon
     Por LittoNebbia en Pagina 12, 15/7/14
    Un amigo de Orense me recomendó oír a un acordeonista. “Mandame un disco”, le dije. “Es que no tiene ninguno...”, contestó. Todo terminó en que mi amigo le pasó mi teléfono al acordeonista, diciéndole que me llamara. Un domingo por la mañanita, atiendo y escucho: “Buenos días, señor Nebbia, soy Ildo Patriarca, lo llamo desde Córdoba. Soy acordeonista y quiero que me escuche tocar”. Cuando empiezo a decirle la dirección adonde me puede mandar sus trabajos, me dice “Yo quiero tocarle ahora, si tiene usted un minuto de tiempo”. Pues claro que sí. Toque, nomás.
    El hombre comenzó a tocar de una manera excepcional el instrumento. Confieso que jamás me había sucedido escuchar a alguien tocando por teléfono. Cuando ya íbamos por el segundo tema, yo escuchaba un murmullo bastante sugestivo a través del tubo. Le pregunté qué era ese sonido y me contestó “son los pájaros”. La cosa es que estaba tocando en el patio de su casa, pegado al teléfono y a su lado estaba el jaulón de pájaros. “¿Y por qué suena así?”, le pregunto. “Es que son como 200 entre jilgueros y corbatitas”. Y entonces le digo: “Bien, Ildo, hagamos una cosa: venite la semana que viene para Melopea y tratamos de grabar algo. Pero haceme un favor. Grabame con un grabadorcito cualquiera ese murmullo de los pájaros que lo ponemos en el disco”. La semana siguiente ya estábamos grabando el primer álbum de Ildo Patriarca, titulado simplemente El acordeón. Allí está registrado su hermoso tema “Aromas de Montmartre”, donde mientras él toca, los pájaros no paran de hacer comentarios.
    Así es como conocí a este extraordinario músico. Un Maestro del instrumento, que por esas cosas injustas que a veces suceden en nuestro bendito país, tenía un solo CD grabado, que fue editado únicamente en Francia. El primer disco que tuve la suerte de producirle es un álbum solista al instrumento. Es que, Ildo era ese tipo de músicos que, tocando, se autoabastecía. Solo con el acordeón, mientras mantenía una rítmica increíble, hacía los bajos, cambiaba los registros cuando llegaba el momento solista y no dejaba instancia armónica sin visitar. Realmente un Músico Completo. Así es que pensé que no hacía falta entrecruzarlo con otros músicos. Decidí que el primer álbum fuera sólo para su lucimiento personal todo el tiempo.
    Luego, al llegar el momento del Vol. 2, incluimos algunas participaciones con artistas invitados, siempre buscando gente que lo conociera y admirara. En el segundo disco aparecen la señora Suma Paz, también León Gieco, la trompeta del gran Roberto “Fats” Fernández, el Coro Melopea arreglado por Clarisa Alvarez y yo mismo al piano.
    Nunca alcanzará el tiempo para divulgar y hacer conocer realmente la cantidad de músicos excepcionales que habitan nuestro país. Ildo nació el 10 de mayo de 1939 y nos dejó anoche. Hacía rato que vivía bastante apenado. Un poco de tiempo atrás, su compañera había enfermado. Sus presentaciones por el interior habían cesado. Fue un hombre de gran corazón. Recorrió nuestro país de punta a punta. Siempre con sus dos acordeones, interpretando tangos y zambitas, así como también temas propios.
    Nos quedan sus discos, su Música. El recuerdo de su calidez, a los que tuvimos la suerte de encontrarlo en este paseo con la Vida.





« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line