Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Septiembre
2014 Septiembre
Queso Casero y Vacio relleno a la parrilla
 
Queso Casero
La preparación del queso de manera artesanal era algo cotidiano en la vida de nuestros abuelos en el campo. Actualmente no es tan común que a estos productos los preparemos en casa, los compramos en el supermercado donde los encontramos en infinidad de variedades y presentaciones. Hoy los invitamos a animarse a prepararlo con este procedimiento sencillo. Vamos a producir un queso fresco, sin aditivos ni conservantes y lo vamos a poder usar igual que el que compramos.

Ingredientes:

•    4 litros de leche
•    ¾ taza de jugo de limón exprimido
•    sal

Preparación:

En una olla grande ponemos la leche a calentar a fuego lento,  movemos con una cuchara de madera hasta que hierva y luego de un minuto retiramos del fuego y dejamos que la leche se enfríe un poco, que se temple. Este es el momento de añadir el jugo de limón y mezclar suavemente para que se incorpore. Ahora sí, es importante dejarlo reposar por al menos 70 minutos sin que se lo mueva para nada. Transcurrido el tiempo de reposo vamos a encontrar que en nuestra preparación se han formado dos fases, una líquida y una sólida. Con un cuchillo o espátula metálica vamos a cortar la parte sólida, la desarmamos en grumos, y volvemos a mezclar con el suero. Una vez realizado esto, colamos usando un colador grande cubierto con un lienzo fino, vamos a poner abajo un recipiente para que recoja el líquido. Dejamos escurriendo durante 3 horas en un lugar fresco y seco, cuando ya no caiga más líquido abrimos el lienzo y despedazamos el contenido, en esta etapa incorporamos la sal (que se pone según el gusto del quesero). Colocamos en un recipiente y lo damos vuelta en una rejilla (es buena idea usar alguna panera plástica que tenga agujeros en el fondo). El recipiente le va a dar forma, y la rejilla hará que se escurra el líquido que le queda. Colocamos sobre un plato, lo llevamos a la heladera y lo dejamos ahí durante un día antes de desmoldar.
Es preferible usar leche cruda de vaca recién ordeñada, si no tenemos como conseguirla podemos usar leche pasteurizada, en este caso no es necesario que hierva la leche. La olla en donde vamos a hervir la leche puede ser de cualquier material, aunque si podemos evitar las de aluminio mejor ya que existe riego de que se formen grumos en el queso. Podemos colgar la bolsa de lienzo para escurrir el cuajo enganchándola en una percha invertida y colgándola de un grifo. Al suero que resulta de colar podemos usarlo para preparar tortas o alimentar animales.
 

Vacio relleno a la parrilla
 
Si el día se presta, está bueno para hacerlo al aire libre, en la parrilla y hacer sentir el aroma a todos los vecinos para que se mueran de envidia jajaja o sino al horno cuando está lluvioso y acompañarlo con un buen vino.
Les dejo la receta de esta exquisitez….
 
Ingredientes:
4 feta/s de Panceta
6 rodaja/s de Mozzarella u otro queso fresco
4 lonja/s de Jamón Cocido
1 kilo/s de Vacío
4 unidad/es de Diente de Ajo
20 gramo/s de Perejil
3 unidad/es de Huevo duro
Cantidad a gusto de Sal y Pimienta
hoja/s de Lechuga y papas fritas

Preparación:

- Dorar la panceta en una sartén para que quede durita y crocante
- Envolver el queso y la panceta en dos fetas de jamón, armando dos tubos (repartir equitativamente los ingredientes, mitad en cada tubo) bien compactos
- Agujerear el vacío como si fuera una bolsa (o pídaselo a su carnicero de cabecera) y distribuir el ajo y el perejil picados en el interior
- Luego introducir los tubos y en el centro ubicar, alineados, los huevos. Cerrar la bolsa con un palillo de brochette, salpimentar y llevar a la parrilla, vuelta y vuelta. La cocción es a gusto de cada interesado. Puede ser 20 minutos, 10 de cada lado. ¿Otra opción? Al horno, bien caliente, 25 minutos (unos 350 grados)
- Servir en una fuente sobre un colchón de lechuga, rodeado por guarnición de papas fritas cortadas en rodajas finas (a la española).

FUENTE:

http://www.biencasero.com

Uníte a gente que esta orgullosa de su origen
http://www.facebook.com/razafolklorica


Como elegir fuego para el asado
 
Un buen fuego es un componente esencial de todo buen asado, por eso es importante elegir bien el material que vamos a usar para encenderlo. El fuego para el asado se logra a partir de carbón vegetal o leña pero es posible que no logremos encenderlo, que se apague o se extinga muy rápido y no alcancemos una cocción adecuada. Por eso, es importante tener en cuenta algunos aspectos a la hora de elegir la leña o el carbón.
Si vamos a utilizar leña,  debe estar siempre estacionada y bien seca, nunca verde o húmeda. Lo mejor es usar una madera dura, ya que  tarda más tiempo en consumirse y produce brasas de buena calidad, mientras que las maderas blandas se queman muy rápido. Algunas de las mejores variedades para hacer el fuego para el asado son el espinillo, ñandubay, quebracho, piquillín, coronilla, ñire. No debemos usar leñas tratadas, de árboles resinosos o con restos de pintura ya que pueden contaminar la carne o dejarle un sabor desagradable.  La leña arde mejor que el carbón y las brasas retienen más el calor, y además, según el tipo de madera, la carne adquiere un sabor único. Por otro lado, hay que tener en cuenta que un leño grande tarda una hora y media hasta que está listo para cocinar, por lo que es fundamental tener paciencia.
El carbón, por su parte, tiene la ventaja de producir menos humo y de ser muy fácil de manejar.  Es fundamental que el carbón que vayamos a utilizar esté seco y que no sea muy viejo. Si el carbón está húmedo o mojado, va a ser muy difícil prender el fuego y distribuirlo uniformemente. Es conveniente elegir las bolsas de carbón con trozos más grandes y tener en cuenta que si hace chispas es carbón de mala calidad y seguramente va a desparramar cenizas sobre la parrilla y la carne.
Una opción es prender el fuego con una mezcla de leña y carbón para poder aprovechar las ventajas de ambos, conseguir un buen manejo de las brasas y ahumar nuestro asado con los mejores sabores y aromas de la madera.

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line