Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Septiembre
Continuamos con el Documento Inicial del Primer Congreso Nacional de Folklore de nuestra Academia, realizado ...
 
Continuamos con el Documento Inicial del Primer Congreso Nacional de Folklore de nuestra Academia, realizado en 2010, en San Luis. Este, redactado por Olga Fernandez Latour de Botas, Elena Rojo y Maria Azucena Colatarci, presenta la Historia  de la Ciencia Folklórica, su relación con las restantes y la visión  útil y asentadamente consolidada,  que en su primer parte sobre las tres que lo componen,  reproducimos aquí. Disfrutelo, coméntelo, es la base que todos debemos conocer, para a partir de allí construir, crear, reveer.

Documento Base


Ppara distribución gratuita en todas las Jornadas del Primer Congreso de Folklore organizado por la Academia del Folklore de la República Argentina en el marco del Bicentenario de la Independencia.

Editado por la Academia del Folklore de la República Argentina

                                     Buenos Aires 2010


“Pasado y presente

del Folklore como

ciencia en la Argentina”


Segunda parte



2.-DESARROLLO DEL FOLKLORE EN LA ARGENTINA (segunda mitad del siglo XX- 1). 
 
 PERÍODO 1960 -1979

Al Primer Congreso Internacional de Folklore de Buenos Aires- 1960 asistieron las más prestigiosas figuras nacionales e  internacionales de su época, como puede apreciarse en la nómina de quienes presentaron trabajos y ponencias a que hacemos referencia en nota (5) . También se  llegó a acuerdos de tipo general, tanto en el orden nacional como en el internacional. Uno de esos acuerdos que incumben a la Argentina fue el de reconocer a Juan Bautista Ambrosetti como nuestro primer folklorista científico. Otro, más general, fue el de declarar al 22 de agosto de cada año  DÍA MUNDIAL DEL FOLKLORE.

Una de las más importantes resoluciones del Congreso fue la creación, con el auspicio de la Comisión Nacional Argentina para la UNESCO, de la Comisión Permanente de Folklore  que debía presidir el Dr. Cortazar con el profesor Félix Coluccio como Secretario. Esta Comisión comenzó trabajando con gran empuje, realizó publicaciones,  proyectos iniciales en los que participaron jóvenes discípulos de los maestros que la conducían e investigadores independientes. Lamentablemente, la falta de apoyo financiero por parte de las autoridades argentinas impidió continuar con esta labor y la Comisión dejó de funcionar a mediados de la década de 1960. Por esos años, no obstante, el mismo gran promotor de todo tipo de instituciones dedicadas al Folklore,   Augusto Raúl Cortazar, fundó un Centro que había de tener un futuro perdurable. A continuación incluimos un resumen de su historia.  

Según consta en el Acta Nº 174 del Honorable Consejo Superior de la Pontificia universidad Católica Argentina “Santa María de los Buenos Aires”, presidido por su Rector Octavio H. Derisi, el 14 de mayo de 1965, conforme a los dictámenes favorables de las Comisiones, se aprobó la creación de un Centro de Estudios Folklóricos (CEFUCA). Por la misma Acta quedaban aprobados los estatutos de dicho Centro, que indicaban, entre otros puntos cuidadosamente establecidos, que el CEFUCA funcionaría en Jurisdicción de la Facultad de Letras, estaría destinado a la investigación, a la enseñanza  y a la  difusión del folklore, “concebido como el conjunto de fenómenos característicos de la cultura  folk, por lo tanto populares, regionales, anónimos y tradicionales.” Aunque en el documento no se menciona quién ha sido su autor, las precisiones del texto, su riqueza en cuanto a la misión y las funciones del centro, su optimismo respecto de las posibilidades de trascendencia que las acciones allí emprendidas podrían tener en el futuro en beneficio todos los sectores sociales y culturales del país, trasuntan la presencia, en cuerpo y espíritu, en la lúcida trastienda de su elaboración, de quien había sido consagrado pocos años antes como la personalidad argentina más universalmente reconocida en materia de estudios folklóricos:  el doctor Augusto Raúl Cortazar.

El CEFUCA, conducido por Cortazar, cumplió durante  diez años  con la mayor parte de los planes aprobados en el acta a la que hemos hecho referencia y reunió en torno a su creador y Director, a un gran número de jóvenes ansiosos de extender hacia las manifestaciones tradicionales de la cultura regional y popular, los conocimientos adquiridos en otras carreras, ya fuera dentro de la misma UCA o en otras instituciones educativas. Larga sería la nómina de quienes recuerdo entre sus colaboradores y discípulos, que incluye a personalidades hoy relevantes como la Dra. Sofía Carrizo Rueda,  las profesoras Elena Rojo – hoy Secretaria Académica del Centro - Dora Lestani, Mabel Ladaga y Alicia Quereilhac de Kussrow.
 En 1974, tras el fallecimiento del doctor Cortazar, a los 64 años y en la plenitud de su obra intelectual, esta última,  Profesora Nacional de Danzas Folklóricas Argentinas  y Licenciada en Folklore por la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires, comenzó a desempeñarse como Directora. Eran años de cambios importantes en la Universidad y la pérdida de su fundador hizo mella en la labor del Centro, pero, no obstante, siempre con  Elena Rojo como Secretaria, fueron muchos los cursos, conferencias, asesoramientos, etc. que el Centro brindó, bajo la dirección de Alicia Quereilhac de Kussrow. Ya no se le llamó CEFUCA: en homenaje a su creador, se lo denominó Centro de Estudios Folklóricos “Dr. Augusto R. Cortazar”, cuya sigla es la que actualmente utilizamos, CEFARC/UCA. En 1994, cuando casi a la misma edad que su maestro nos dejó Alicia Quereilhac, se formó un consejo asesor que designó en ese cargo de conducción a quien fue un distinguido colaborador del Dr. Cortazar, Carlos Dellepiane Cálcena,  y posteriormente, en tiempos en que era Directora de la Carrera de Letras la licenciada Teresa Giovachini, recayó en Olga Fernández Latour de Botas el compromiso y la   responsabilidad de continuar con los planes iniciales del Centro. La profesora Elena Rojo mantuvo, en todo momento, su función de Secretaria Académica del CEFARC   Actualmente, aunque ubicado en otro sector de la Universidad, este Centro sigue existiendo  y, como adhesión al Congreso de la Academia de Folklore de la Argentina que nos convoca, el CEFARC/UCA ha querido contribuir con este documento destinado a presentar una visión epistémica del desarrollo de los estudios del Folklore en nuestro país.
Los folkloristas estuvieron siempre alertas en cuanto a “las vísperas” de las conmemoraciones y de las festividades por ello es que, cuando desde el Centro de Folklore Aplicado de la Secretaría de Estado de Cultura de la Nación, se promovió la realización de un Congreso Internacional de la especialidad “a veinte años del memorable encuentro de Buenos Aires-1960”, se  planificó otro un año anterior, tendiente a tomar contacto con los estudiosos de todo el país, sus investigaciones, las instituciones existentes, las cátedras de todo nivel y modalidad que entonces se dictaban.
Con el patrocinio de la Secretaría de Cultura de la Nación y el gobierno de la provincia de Formosa, se realizó, pues, el Congreso Nacional de Folklore que se celebró del 21 al 23 de junio de 1979 en la localidad formoseña de Laguna Blanca, reunión preparatoria para el  Primer Congreso Internacional de Folklore Iberoamericano que se realizaría, en la ciudad de Santiago del Estero, en septiembre de 1980. La Comisión Organizadora estaba presidida por Ramón Alberto Alderete Núñez, Vicepresidentes: Bruno C. Jacovella y Julián Cáceres Freyre, Secretaria Olga Fernández Latour; vocales Martha Blache, Alicia Quereilhac de Kussrow y Rafael Rumich (de la provincia de Formosa).  Además de los citados  concurrieron allí con sus ponencias especialistas de distintas regiones del país . El Congreso Nacional de Folklore (1979) fue un hito importante ya que, luego de tantos años, se volvían a reunir los estudiosos en una convocatoria realizada y financiada por el Estado Nacional y la provincia de Formosa, asimismo este encuentro posibilitó la participación de algunos jóvenes investigadores que pudieron interactuar con destacados referentes del campo científico del Folklore.
 
Los temas planteados, en torno a los cuales se presentaron las ponencias fueron:
Tema I: Teoría del Folklore.  Problemática de los conceptos básicos.
Tema II: Métodos y técnicas de la investigación folklórica. Experiencias y resultados.
Tema III: Vitalidad actual de los hechos folklóricos en las distintas regiones culturales del país.
Tema IV: a) El folklore artístico. b) El folklore artesanal. Realidad actual y proyecciones en el marco de la política cultural.
Tema V: Folklore aplicado.

Los trabajos expuestos en el Congreso, así como la convocatoria y las conclusiones de las sesiones se publicaron con posterioridad. (Bibl. 10).

INSTITUCIONES OFICIALES DEDICADAS AL FOLKLORE

          En 1978 observaba Olga Fernández Latour de Botas en el Atlas Histórico de la Cultura Tradicional Argentina: “Ya hemos visto que no existe ninguna institución educativa  dedicada exclusivamente al Folklore como ciencia. Nos toca ahora señalar que tampoco existe ninguna - en el orden nacional- cuyas funciones se refieran íntegramente a esta disciplina, pese a que ellas han proliferado en todo el mundo –particularmente en América- y que en períodos anteriores las hubo en nuestro país, y plenas de prestigio”. (Bibl. Nº 21, p. 28). Efectivamente, el Folklore como ciencia tiene sólo cabida parcial en diversas instituciones dedicadas a la investigación antropológica general y a la enseñanza de las artes,  tanto en el orden público como en el privado. Debemos recordar que en 1964 el Instituto Nacional de Investigaciones Folklóricas modifica su nombre y se convierte en el Instituto Nacional de Antropología (INA), hoy Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, cuya publicación anual sigue llevando el título de  Cuadernos. También el Museo “José Hernández”, dependiente de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, fue desde este tiempo, al igual que el INA, un espacio en donde la investigación folklórica y  sus producciones pudieron desarrollarse sin exclusividad, prueba de ello son las innumerables muestras de artesanías tradicionales argentinas ofrecidas por el Museo a la par de otras manifestaciones propias de la cultura urbana  o de patrimonios étnicos.
          El Fondo Nacional de las Artes, a cuya creación en 1958 nos hemos referido antes, fue, desde entonces, el organismo oficial que, regido por un Directorio constituido por personalidades eminentes de todos los campos de la cultura,  abriría a esta especialidad el marco institucional para llevar a cabo una larga y meritoria labor. El apoyo al folklore nacional y la protección de las diversas expresiones, con especial interés por las artesanías, son desde su creación, por iniciativa de su primer director de Folklore, Augusto Raúl Cortazar, objetivos fundamentales del organismo que se concretaron en múltiples acciones cuyos resultados altamente positivos marcaron rumbos en el país. En cumplimiento de lo recomendado por el Congreso Internacional de Folklore de Buenos Aires (1960) se implantó la celebración del Día Mundial del Folklore -22 de agosto-; se otorgaron premios, becas y préstamos para ediciones a numerosos especialistas y se organizaron ciclos de conferencias de muy alto nivel sobre estos temas. Diez años de intensa labor de un equipo dirigido por el Dr. Cortazar dieron como resultado en 1967 el “Régimen para estímulo de las artesanías y ayuda a los artesanos”. Además enmarcó metodológicamente un amplio sistema con vista a la conservación de las técnicas tradicionales y al desarrollo de la producción. El Censo Nacional de Artesanos que el Dr. Cortazar organizó con técnicos contratados a tal efecto constituyó otra de las actividades más importante de este período. Además se creó el Registro de Honor de Artesanos Representativos que incluía a quienes demostraran no solo dominio de la técnica y compenetración con el estilo artesanal de la región, sino también condiciones intelectuales y de carácter que los distinguieran como personalidades representativas de la cultura popular y tradicional argentina . Innumerables programas  creativos y de proyección social se pusieron entonces en marcha en el FNA.  Entre los frutos más brillantes de esta labor se cuentan las exposiciones representativas de artesanías tradicionales argentinas. La primera fue presentada en Salas Nacionales de Exposiciones en la Capital Federal en 1968, con la publicación de catálogo y seguida de otras en varias ciudades del interior. Otras muestras, renovadas en cuanto a su contenido, riqueza y selección de piezas, se exhibieron en la Capital Federal en la Sociedad Rural Argentina coincidentes con las Exposiciones Internacionales de Ganadería en los años, 1971 y 1972. Las muestras organizadas por el Fondo Nacional de las Artes fueron imagen de la Argentina en distintos centros culturales del mundo, así en la Exposición de Artesanos Latinoamericanos efectuada en Lima (Perú) en 1968, en el marco de la Exposición del Pacífico.  Los buques escuela de nuestra Armada como la fragata Libertad y el crucero La Argentina fueron portadores en sus viajes a través del mundo en los años 1967, 1969, 1970 y 1972 de sendas exposiciones de artesanías argentinas provistas por este organismo. También en 1972, respondiendo a un pedido del Comité Organizador de las actividades culturales paralelas a los Juegos Olímpicos de Munich, el FNA envió, con destino a la exposición “Cultura del Mundo y Arte Moderno”, un seleccionado conjunto de instrumentos musicales autóctonos que, por su originalidad y autenticidad, fue objeto de interesada y viva atención por parte del público internacional y en particular de los especialistas en folklore musical.
          Con la finalidad de promover y apoyar la producción de películas de cortometraje, el FNA puso en vigencia un “Régimen de Fomento al Cine de Cortometraje” que consistía sustancialmente en ayuda de carácter crediticio. La temática de las películas debía encuadrarse dentro de las disciplinas que apoya la institución. A partir de este régimen se realizó un relevamiento cinematográfico de Expresiones Folklóricas Argentinas y, en acuerdo con la Universidad Nacional de Tucumán, el FNA colaboró técnica y financieramente para llevar a cabo este proyecto. Se han realizado 23 películas que documentan todas esas expresiones en el país, filmadas bajo la dirección del talentoso cineasta Jorge Prelorán y con asesoramiento y coordinación general del Dr. Cortazar. Entre las películas podemos citar: Araucanos de Ruca Choroi, Artesanías Santiagueñas, Casabindo, Cochengo Miranda, Chucalezna, Feria de Yavi, Feria en Simoca Fiesta en Volcán Higueras, Hermógenes Cayo, Iruya, Quilino, Señalada en Juella, entre otras. Dentro de este plan de acción se editaron las series de diapositivas comentadas sobre Noroeste y Patagonia titulado Folklore en Imágenes y los discos con documentos musicales aborígenes y criollos de todo el país.
       Por otra parte, en marzo de 1974, Augusto Raúl Cortazar dirigió y dictó en la ciudad de Salta el Seminario sobre Plan Integral de Folklore Aplicado de su autoría en el Instituto de Arte y Folklore en la Universidad Nacional de Salta. Acompañaron en esta oportunidad al Dr. Cortazar en el dictado del Seminario las Profesoras María Carmen Lauría y Luisa Traverso y la Lic. Claudia Forgione de Pelissero. Este tema del Folklore Aplicado fue el último al que volcó sus aptitudes científicas nuestro gran maestro, el Dr, Cortazar, quien enfermó gravemente y  falleció en Buenos |Aires el 16 de septiembre de 1974. El Fondo Nacional de las Artes publicó la obra póstuma de Cortazar, Ciencia Folklórica Aplicada, con prólogo de su amigo de siempre, el Prof. Félix Coluccio y nóminas bio-bibliográficas preparadas por su esposa, la profesora Celina Sabor de Cortazar. .
          Nombrar todo lo realizado por este organismo a favor del Folklore excedería el marco de esta propuesta, pero no es posible obviar que en 1971, se aprobó el proyecto presentado por Cortazar para la creación del Instituto de Folklore del Fondo Nacional de las Artes, entidad que ha dado cumplimiento a múltiples programas siguiendo el ordenamiento y finalidades del régimen de creación:- Ciclo sobre Folklore Argentino;- Relevamiento cinematográfico de Expresiones Folklóricas;- Exposiciones de Artesanías Argentinas en Capital e interior;- Estudio y promoción de las artesanías;- Viajes y excursiones de estudio;- Conmemoración del Día Mundial del Folklore;- Convenios bilaterales con las provincias;- Institución del Día del Artesano .
A raíz del exitoso ciclo organizado por el FNA “Expresiones Folklóricas Argentinas” y también por iniciativa del Dr. Cortazar, dado que no había una entidad de estudios folklóricos de carácter privado, se había creado en Buenos Aires la Sociedad Argentina de Estudios Folklóricos, cuyo funcionamiento comienza en el mes de noviembre de 1962. Su primer presidente fue Federico Oberti, con la sobresaliente actuación, como secretaria, de María Carmen Lauría. La trayectoria de esta institución fue muy importante ya que no solo promovió la investigación en el campo de la ciencia del Folklore sino que alentó su difusión. Grandes personalidades han colaborado con la institución entre los que podemos mencionar a Gregorio Álvarez, Isabel Aretz, León Benarós, Félix Coluccio; María Delia Millán de Palavecino, Berta Elena Vidal de Battini.  Distintos motivos hicieron que en l981 cesaran sus actividades pero, en agosto de 2000, éstas se reinician bajo  el nombre institucional  de Asociación Argentina de Estudios Folklóricos “Dr. Augusto Raúl Cortazar”, y con la presidencia de Elena Rojo.
         Como corolario de su importante labor en el Fondo Nacional de las Artes, digamos que Cortazar había creado y asumido la dirección honoraria de la Bibliografía Argentina de Artes y Letras publicación de aparición bimestral, con importantísimas Compilaciones especiales, que, al fallecer su inspirador, se vio obligada a desaparecer. Nuevas políticas de reordenamiento de la estructura interna del Fondo dejan entonces también sin funcionamiento al Instituto en 1974. La actividad en relación con las artesanías se canalizaría por medio de la Comisión de Expresiones Folklóricas a cuyo frente estuvo el prestigioso don Félix Coluccio, nuevo Director de Folklore: se continuó con la entrega de becas, premios y subsidios.
           Para dar continuidad a la disciplina que ocupó los últimos días del maestro Cortazar, en 1979 fue creado, en el ámbito de la  Secretaría de Cultura de la Nación, el Centro de Folklore Aplicado, impulsado por quien fue su Directora, Olga Fernández Latour de Botas, para radicar allí su programa Atlas de la Cultura Tradicional Argentina. En el ámbito de este Centro se reunió, con la presidencia del Prof. Coluccio,  la Comisión Organizadora de las ya citadas reuniones científicas: el Congreso Nacional de Folklore (Laguna Blanca- Formosa 1979) que presidió el Dr. Ramón Alberto Alderete Núñez y el Primer Congreso Internacional de Folklore Iberoamericano (Santiago del Estero-1980) cuya presidencia fue ejercida por la Dra. Berta Elena Vidal de Battini.
          

  Doctora Olga Fernández Latour De Botas
                                  Profesora Elena Rojo
                                  Magister María Azucena Colatarci

« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line