Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaArtesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

2014 Octubre
Biografía de Emeric Essex Vidal
 
Introducción

La influencia extranjera en la pintura latinoamericana -específicamente argentina- presenta variadas vertientes, principalmente la de proveniencia europea, anglosajona, entre otras y, en segundo lugar, la producción interna de los artistas argentinos. En este caso, se estudiará la influencia extranjera específicamente de la zona austral así como el contexto de Argentina en el siglo XIX incluyendo un poco la literatura producida para poder comprender un poco más tal influencia.

Asimismo, se tomará como ejemplo de esta influencia la obra a Emeric Essex Vidal por ser el primer artista en representar paisajes rurales y urbanos que visitó Argentina en dos ocasiones: entre 1816-1818 y 1828-1829. Poseía conocimientos cartográficos por ser oficial de la marina. Podemos deducir entonces su espíritu científico y su afán por plasmar la naturaleza tal y como se presentaba a sus ojos, otorgando un aire figurativo a sus obras que en ocasiones se han catalogado de costumbristas.

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos52/influencia-plastica-argentina/influencia-plastica-argentina.shtml#ixzz3FfyIeE1Y


2.- Biografía de Emeric Essex Vidal


Se estudia la obra de Emeric Essex Vidal por tratarse del primer extranjero que se interesó por plasmar la pampa argentina y el carácter del gaucho. Nació en Inglaterra en el año 1797, ingresando en la Marina Real Británica durante su niñez, allí estuvo prestando servicios hasta 1853. En 1818, estuvo a bordo de la flota inglesa estacionada en el Atlántico Sur. En los últimos meses de 1816 se trasladó con el navío Hyacinth al Río de la Plata visitando Montevideo y Buenos Aires, donde realizó una serie de dibujos y acuarelas. Prestó sus servicios también en Lisboa y Río de Janeiro.



A fines de 1818 regresa a Inglaterra, poniéndose en contacto con el editor Rudolf Ackermann, de Londres, quien le comisionó la preparación de un libro ilustrado con sus acuarelas, que llevaría la descripción de los paisajes, costumbres, tipos humanos y vestimentas de las ciudades de Buenos Aires y Montevideo. Vidal volvió a pintar, sobre la base de sus acuarelas originales, 22 acuarelas con vistas y personajes de Buenos Aires, y 3 con motivos de Montevideo y de la Banda Oriental.
El libro fue impreso en 1820 con el título de Picturesque Illustrations of Buenos Ayres and Montevideo. Fue editado en forma de seis cuadernos en total, y la tirada alcanzó ochocientos ejemplares. Esta obra es su principal aporte a la plástica argentina.

3.1.- Obras seleccionadas

3.1.1.- Tropilla de mulas en Mendoza (1816)

En el nivel pre-iconográfico, tenemos a un hombre en una mula de pequeño tamaño en posición ecuestre dibujando una sombra amorfa en el suelo, lleva una especie de garrote en su mano derecha dirigido al suelo. Tras de sí, otras mulas le siguen. En el nivel iconográfico de esta representación, un grupo de mulas se dirigen hacia Mendoza, en el oeste de Argentina, cargadas con barriles, dirigidas por un hombre, un gaucho. El garrote hacia el suelo denota lo innecesario de golpear a estos animales quienes se dirigen a su destino pacíficamente. Llama la atención en esta ilustración una de esas mulas en la parte horizontal media, cegada por una especie de tela y guiada -a través de una soga- por otras mulas de mayor tamaño en un segundo plano. Los colores ocres y parduscos muestran un paisaje desolado y desierto, pero a la vez tranquilo.


3.1.2.- Escena de pesca

En el nivel pre-iconográfico, puede observarse un grupo de hombres, algunos pescando. En la parte inferior izquierda una carreta guiada por dos vacas con yunta, sigue en un primer plano un hombre de espaldas arrastrando una red, detrás de la carreta otro hombre recoge otra red.

Otro hombre arregla el pescado quitando despojos probablemente, en la parte media, un hombre a caballo. Asimismo, hacia el lado derecho del espectador, un hombre sostiene otra red y su caballo es de color más claro. A lo lejos, la sombra de un hombre pescando igualmente en su caballo. El paisaje en la parte media se muestra más amplio y de colores cálidos, pero a la vez pasteles: naranja, rosa, amarillo. El límite del horizonte neutro, de un color gris también claro. Cuatro de estos hombres llevan en sus indumentarias una especie de delantal a rayas blancas y negras, dos de ellos llevan pañuelos doblados en la cabeza alrededor de la frente y el occipucio.
A nivel iconográfico, estos pescadores -también gauchos- no abandonaban sus caballos ni para estas labores como pescar. Probablemente esos delantales son para plasmar de alguna manera, la aversión de estos seres hacia la servidumbre. En esta representación hay un aspecto que sobresale, el hecho de que estos pescadores del primer plano están lanzando sus redes en la orilla del mar –lo que puede evidenciarse si se observa detenidamente el nivel del agua en las extremidades inferiores de los caballos.-

3.1.3.- La diligencia

Prei-conográficamente puede observarse un paisaje donde se encuentran tres hombres. En la parte izquierda un hombre a caballo detrás de una carreta dirigida por otro hombre, un jinete y cinco caballos: dos de color pardo y uno blanco. En el medio, otro hombre con un fuste amedrenta a los caballos que tiene delante de sí. El paisaje muestra más colores, esta vez verdes, morados, amarillos en la composición. El suelo verde y llano muestra también un color malva. Iconográficamente, también se trata de gauchos, pero esta vez mestizos, la obra se caracteriza por su horizontalidad.


Conclusiones y Recomendaciones


A grandes rasgos, puede decirse que la pintura argentina del siglo XIX representa una imbricación de culturas diversas. En cuanto a la influencia extranjera, fueron muchos los artistas que plasmaron la cotidianeidad argentina de ese momento. El romanticismo literario por su parte, confluyó en el costumbrismo pictórico mostrando a su vez, los diversos cambios generados en lo socioeconómico y político de la zona austral.

En cuanto a las recomendaciones sugeridas de esta monografía es la de abordar la plástica argentina y latinoamericana desde su contexto inmediato, lo que nos lleva a comprender lo intrínseco de las manifestaciones que, en este sentido, se gestan en el seno de esta sociedad. Del mismo modo, dejar la investigación abierta a otras ideas e investigaciones.
Obras significativas de Emeric Essex Vidal

"Esta vista de la 'plaza', o gran 'squeare' de Buenos Aires, está tomada desde abajo del arco central de la Revoca (...). Al norte pueden verse algunas buenas casas particulares y parte de la catedral. El Cabildo o Ayuntamiento ocupa el lado oeste y tiene también una plaza. Al sud existe una fila de casas de comercio bajas y míseras con un ancho pavimento frente a ellas, sobre el cual los revendedores colocan sus puestos, llenos de toda clase de objetos europeos de quincalla. Se había pensado continuar la Recova por este lado, para formar un paseo cubierto por tres lados de la plaza, pero el proyecto no se ha realizado por falta de medios.
El cabildo se usa principalmente como cárcel, pero en el piso alto existen algunos salones donde a veces de reúnen las autoridades municipales, que arengan desde el balcón a los ciudadanos en los días de grandes solemnidades, exhibiendo estandartes y otros trofeos arrebatados a sus enemigos. A un extremo de este edificio, existe un cuarto de guardia, y después de la puesta de sol a toda persona que pasa le es dado el alto por el centinela.
En el centro de la plaza hay un pequeño obelisco, erigido para conmemorar la declaración de la independencia de Buenos Aires y provincias unidas, tal cual se le conoce como El Altar de la Libertad.
En esta plaza se forman todas las procesiones públicas y se realizan exhibiciones, tales como bailes, fuegos artificiales e iluminaciones, en días de fiesta. Los días de festividades religiosas, la ostentación de oro y plata, piedras preciosas, reliquias y objetos exóticos, supera a los más espléndidos despliegues de igual índole que se realizan en los Estados católicos de Europa."

La primera cosa, por lo tanto, que generalmente llama la atenciòn de un extranjero al desembarcar, es el carro del aguador. Estos carros trabajan todo el día, excepto durante el calor del verano, cuando trabajan por la mañana y la tarde, y toda la ciuad se abastece de agua por intermedio de ellos; porque los pozos, a pesar de ser numerosos, no producen màs que agua mala, sucia, impropia para la cocina: el nùmero de estos carros es, en consecuencia, considerable. (...) La construcciòn de estos carros es curiosa, no usàndose ningùn hierro en ella. Estàn construidos de dura madera paraguaya; tres largas vigas y dos cruzadas componen el armazòn, que està sujeto mediante tarugos de madera. (...) La larga costumbre de se cruel con los animales hace que el aborigen mire con sorpresa a un extranjero que expresa su compasión, y se extrañe de que un buey pueda ser objeto de su interés.
Los carros aguateros estàn provistos de una campana para anunciar su llegada; y en este caso el conductor ha colocado su santo (un muñeco) en lo alto de uno de los palos.

No es improbable que este modo inconveniente de suministrar a la ciudad una de sus primeras necesidades para la vida y la salud continúe, hasta que algùn inglés emprendedor demuestre la practicabilidad de un método menos caro o infinitamente menos incòmodo




« Volver

 

CopyRight 2018 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line